fbpx

Artistas a favor de autoridades: ¿dónde está la incompatibilidad?

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castillo1ERP/N.Peñaherrera. El pasado 15, el 'decano de la prensa nacional' publicó una historia donde revelaba que muchos y muchas artistas –que incluso vemos por la tele- habrían recibido remuneraciones de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML).

Según la historia, estos mismos y estas mismas artistas luego habrían mostrado su apoyo a la alcaldesa Susana Villarán, especialmente durante la campaña en oposición a su revocatoria, el año pasado.

Para ser transparente, tengo que decir que de las personas mencionadas por esa publicación conozco directamente a uno, y converso de vez en cuando con otra, que es una periodista que sigo y respeto.

Con ambas personas, mantengo comunicación directa por Internet, pero hasta ahora no hemos conversado sobre este asunto aunque sí leído sus descargos.

Y como también lo dijeron la actriz Mónica Sánchez y el actor Christian Thorsen, el domingo durante un programa producido por una cadena que pertenece a la del diario en cuestión, no habría nada que ocultar.

Se trataron, en efecto, de pagos por trabajos artísticos; pero bajo ningún concepto se buscó 'comprar' su preferencia partidaria, aunque todas las personas enlistadas se han pronunciado a favor de la gestión de la alcaldesa Villarán.

Por último, la información es tan pública que el propio diario solo copió y pegó desde el portal municipal de transparencia, al que tú y yo también tenemos acceso.

Ah, claro –dirás tú-, la MML solo contrata a quienes le hacen segunda voz. Quién sabe; aunque es bien raro que una gestión te contrate a quien no la respalda ni abierta ni privadamente.

Un ejemplo es este columnista (yo, pues). En 2012 y 2013 fui contratado para dar sendas conferencias en los dos Congresos Provinciales de Juventudes, y mis pagos vinieron de fondos públicos, o sea de tu dinero como contribuyente.

Modestia aparte, fue dinero bien invertido porque se trató de una actividad educativa, y existen las pruebas de que aquello sucedió, digo, por si te interesa fiscalizarme.

Tal pago fue en contraprestación a una de mis actividades profesionales, no para orientar mi opinión que, te consta, no es a favor ni en contra de la gestión local actual.

Cuando se tuvo que criticarla, se hizo; cuando se tuvo que felicitarla, se hizo; cuando se tuvo que defenderla, se hizo; y cuando se le tuvo que hacer 'bullying' por algunos disparates dichos en público, también se hizo.

Por supuesto que eso de recibir dinero por tu trabajo pero no por tu conciencia está sujeto a análisis. Lo que quiero decir es que la persona a quien se le hace la oferta es libre para decidir si la toma o no en base a su propio criterio.

Por ejemplo, en mi caso, está más que claro que no vendería ninguna conferencia a un partido en campaña por simple ética. Pero si el dinero viene de una fuente fácilmente identificable, sea pública o privada sin compromiso partidario directo, podría aceptar salir a un escenario, o dar una asesoría, o un 'coaching' o lo que se requiera.

La clave está en no engañarme ni pretender engañarte. Lo primero porque sería una reverenda estupidez que me dejaría sin autoridad para hablar sobre coherencia; lo segundo, doblemente reverenda estupidez porque, si algo aprendí en todo este tiempo, es que al público no se le puede engañar... peor aún en la era de la Internet, aunque no faltará quien caiga por ahí.

Y esa gente que no analiza con profundidad es víctima fácil de quienes juegan con sus sentimientos y sus opiniones.

Así que antes de balonear al arquero, verifica que no esté vistiendo tu propia casaquilla.

(Sigue al autor en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255

Aviso de publicidad