fbpx

Todo el mundo necesita un libro

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castillo1ERP/N.Peñaherrera. Hoy comienza la Feria del Libro de Piura. La noticia es mejor que buena, debido a las miles de razones por las que invertir en un libro es la mejor manera de gastar tu dinero.

Es más: sigo creyendo que un libro es el mejor regalo que alguien puede hacerte o que le puedes hacer a alguien.

Justo el martes, estuve en la presentación de la nueva novela de Eduardo Borrero en Sullana, y dos cosas me llamaron la atención: el lleno de la sala (raro en Sullana) y una frase en el discurso del brindis.

Lo del lleno se explicó rápidamente: "El profe nos dijo que vengamos; si no, nos jala". Bueno, así cualquiera, ¿no?

Y la frase que me llamó la atención fue aquélla, y estoy parafraseando, en la que se destacó que muchas personas (especialmente cantantes) están publicando libros, pero que es probable que pocos de ellos pudieran considerarse como literatura.

Sí, es probable; pero, al menos están escribiendo y publicando.

Quién sabe. Ese aporte, quizá frívolo, quizá ocioso, podría inspirar a generaciones que pudieran generar alguna explosión en ese arte difícil de generar belleza a través de la palabra.

Y así pasa en cualquier disciplina humana: todo el mundo puede hacerlo pero solo pocos y pocas destacan, con esfuerzo, ciencia y pasión.

Todo el mundo puede nadar, pero solo algunos y algunas lucharán hasta ganar la medalla de oro (y no gastar sus madrugadas buscando quién les invite trago en una discoteca).

Todo el mundo puede buscar la cura del cáncer, pero solo algunos y algunas darán con la fórmula correcta (y con la menor cantidad de efectos secundarios).

Todo el mundo puede cantar, pero solo algunos y algunas paralizarán nuestras emociones con su voz (sin dejar de tener sus piececitos sobre la tierra).

Todo el mundo puede, pero solo algunos y algunas destacarán.

Y esa selectividad no es un tema de suerte, sino de fe personal, esfuerzo, disciplina y todas las cosas que mencioné líneas arriba.

Me alegra que los libros invadan la Plaza de Armas de Piura. Espero que no se queden en manos de algunos y algunas, sino que invadan toda la región... todo el mundo.

PD: Un homenaje a Giuseppe Aguinaga, quien cumplió su meta de dotar de una nutrida biblioteca a internos del penal de Castilla, en Río Seco. ¡Eres un héroe!

(Sigue al autor en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255