Cinco años después de 'Los riesgos del amor adolescente'

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Nelson Peñaherrera Castillo. Hay dos principios que he ido probando en estos años gracias a mi trabajo: todo el mundo está llamado a hacer ciencia, y tu título profesional no te limita al campo científico que quieras explorar. Dicho esto, puedo decir que en el difícil y casi incomprendido mercado de la divulgación científica, he tenido logros que me inflan el pecho. A lo largo del departamento de Piura, los y las periodistas que nos especializamos en ello somos un puñadito, y, creo, soy el menor del grupo.

La divulgación científica, desde mi punto de vista, es importante porque permite activar la curiosidad de la audiencia sobre algo que conocía apenas o que ignoraba del todo. Y la curiosidad que generas parte de tu propia curiosidad, que además se basa en la curiosidad de algún o alguna profesional, especialista en una rama de la ciencia quien un día bendito se hizo una pregunta que parecía innecesaria, fue profundizando en ella, y descubrió que por fin había encontrado la llave de una puerta que no se abría ni con dinamita, o que estábamos sentados y sentadas sobre dinamita pura y nosotros ni enterados. Y ése fue el caso de “Los riesgos del amor adolescente (en la tierra de Edita)”, publicado por El Regional de Piura el 30 de julio de 2014.

La idea de la historia partió desde la curiosidad del obstetra Marco Paulini Espinoza, al preguntarse cuánto conocían los y las adolescentes del quinto año de secundaria en la escuela de Bellavista de Cachiaco, distrito de Pacaipampa (provincia de Ayabaca), acerca del preservativo en tanto método anticonceptivo; y, sobre la base de ese conocimiento, qué actitud habría en cuanto a su uso.

Paulini se topó con el tema porque estaba haciendo su Servicio Rural y Urbano Marginal de Salud (SERUMS) entre fines de 2013 e inicios de 2014, justo en ese caserío. La historia de cómo llegó a aterrizar allí es épica, y mejor que algún día él mismo se las cuente en vivo.

Ustedes dirán: ¿Y por qué enfocar el estudio en escolares a meses de dejar la educación básica regular? Simple, gente. Uno de los problemas muy fuertes que tenemos a lo largo de Piura, y sobre el que aún no podemos cantar victoria, es el embarazo adolescente, esto es tener gestantes entre los 13 (11 en algunos países) y los 19 años de edad. Aunque, si son fieles visitantes de El Regional de Piura, se habrán topado con varias historias generadas principalmente en la sierra de Piura, sobre gestantes menores de 13 años.

Se supone que la adolescencia es cuando muchas mujeres y muchos varones están pensando qué hacer con su vida con tal de realizarse, y entonces, por la razón que sea, viene un niño o una niña, y muchos de esos planes se posponen o se truncan, lo que, en muchos casos, acentúa las condiciones de pobreza. Y Pacaipampa es uno de los distritos piuranos con mayores índices de pobreza. Dicho sea de paso, el departamento de Piura tiene una tasa de embarazo adolescente que ha fluctuado entre el 14% al 16% durante el último lustro, por arriba de la tasa peruana que ha rondado por el 13%.

Encima, si alguna vez invitan a que Marco les dé una sesión educativa, conferencia o lo incluyen en un conversatorio, que les cuente sobre los niveles de violencia basada en género existentes, la que está muy aferrada de la mano con el machismo y la precaria calidad de vida que hay en muchas partes del Perú Andino.

Como siempre digo, el valor de esa investigación fue que nadie se la pidió. A él se le ocurrió hacerla y la planteó como un proyecto de tesis (a pesar que hacía meces de meses que había sustentado y aprobado su propia tesis de licenciatura), y de hecho el original del que salió la historia de cuatro carillas y media era toda una obra de casi cien páginas tamaño A4, de la que solo extrajimos la parte de resultados, las conclusiones, le agregamos una introducción para que tenga valor periodístico y la enviamos para publicación.

Claro, ésa es la historia resumida. La forma cómo nació es casi graciosa. Era como las nueve de la noche del 15 de agosto de 2014 cuando Marco me conversaba algo triste que estaba tratando de reengancharse laboralmente tras su SERUMS en Pacaipampa, sin éxito.

En mi afán de consolarlo, porque ésa fue la razón, le planteé trabajar algún tópico de su área que podría despertar el interés público. Para entonces ya tteníamos como mes y medio de conocernos y uno de los temas recurrentes era su vida en Pacaipampa. Presumo, por su reacción, que mi propuesta le sonó a un arroz con mango, pero no dijo que no, lo que era una buena señal.

Lo siguiente que hizo fue recuperar todas sus encuestas que se había traído desde la sierra y se puso a procesarlas en uno de estos programas que se especializan en trabajar estadísticas, y de ahí comenzó a escribir todo el documento de casi un ciento de páginas. Digamos que tenía todo el tiempo posible para hacerlo en ese entonces, y era tiempo libre útilmente aprovechado encima.

Hagamos elipsis y saltemos hasta las Fiestas Patrias de 2014. Mientras todo el mundo descansaba o se emborrachaba diz’que para celebrar al Perú, Marco y yo nos pasamos todo un día –almuerzo incluído- trabajando el artículo, y avisando al pobre Andrés Vera que por favor nos esperara porque le iba a llegar sí o si antes de la hora de cierre,, luego que me había pasado tres días vendiéndole la idea. Si mal no recuerdo, llegamos a mandarlo con fotos y todo diez o doce minutos antes de las cinco de la tarde, uno de los plazos, y muy a pesar de nuestros productores web que ya querían irse a su casa a descansar. ¿Mencioné que era 28 de julio?

Al día siguiente, el 29, cambiamos el título original como dos veces, hasta que quedó en su forma actual al estilo de canción country. Bueno, la historia se había producido en un entorno rural, así que cabía la licencia literaria. Y la referencia a edita fue mía en clara alusión a Edita Guerrero Neyra, una de las vocalistas fundadoras del grupo originalmente-sanjuanero-pero luego ya no sabemos qué- Corazón Serrano, fallecida justo ese verano. Para quienes no saben la historia del grupo, los hermanos Guerrero Neyra son justo de Bellavista de Cachiaco. ¿Caíste en la cuenta? Ya. Chévere.

Entonces, como que la filosofía cumbia hacía corto circuito con todas las políticas de prevención del embarazo o el retardo de la iniciación sexual, y a mi juicio, las respuestas que dieron los chicos y las chicas eran románticamente absurdas, como ésa de que yo lo haría con mi enamorado sin usar protección cual prueba de amor. O sea, perdonen, pero aquí no hay interculturalidad que valga: o le aplicas racionalidad a tu proyecto de vida o todo lo mandas al tacho en un abrir y cerrar de ojos. No de eso que están pensando porque sonaría feíto.

[Lee el reportaje original: https://www.elregionalpiura.com.pe/index.php/especiales/163-reportajes/3502-los-riesgos-del-amor-adolescente-en-la-tierra-de-edita ]
Sí, sí, yo también fui adolescente, y también creí que podías bajarle todas las estrellas del cielo al ser amado; pero conforme creces, y entiendes que lo metafórico suena lindo pero es científicamente improbable, y además genera un escenario de vulnerabilidad para una parte de la población, no hay romanticismo que valga. O actúas con madurez, o eres parte del problema.

cachiaco2

Entonces, como dice Marco, si no te vas a contener, al menos mira cómo te vas a proteger, y el preservativo ha demostrado que puede tener hasta un 97% de éxito para evitar embarazos y un 95% de éxito para la prevención de infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH/SIDA. Y en un departamento que está a 150 mil personas de llegar a los dos millones de habitantes, según el último censo, las decisiones que adolescentes y jóvenes tomen respecto a su sexualidad sí son un problema de salud pública, especialmente cuando tienes chicos de quinto de media que tienen un conocimiento del 7% y una actitud positiva del 5% frente al uso del preservativo. O sea, ¿y el otro 95% qué?

Y si eso lo llevamos a la gestión de políticas públicas, que, en realidad han acostumbrado a la gente más pobre al clientelismo gubernamental o empresarial, entonces entiendes la trascendencia de trabajos de investigación con estas características. Y ojo, no digo que sea el único de su especie, lo que digo es que es uno de los pocos en los que el autor confió en un periodista y decidió hacerlo público.

Ése es el valor del estudio de Marco Paulini, y ése es el valor que una vez publicado casi nadie, excepto los colegas de Radio Cutivalú (digo, además del equipo de El Regional de Piura) pudo ver. Y, perdonen, ni siqiera los esfuerzos del Gobierno Regional de Piura por bajar la tasa en ciertos distritos, donde incluso se han puesto oficinas especializadas en la atención de adolescentes, ha tenido el resultado esperado a pesar de los esfuerzos.

No insinúo que sea una pérdida de tiempo y dinero; lo que digo es que por más esfuerzo que hagan nuestras autoridades, el problema son los entornos culturales en los que crecen adolescentes y jóvenes, y en los que cierta campaña de corte antisemita, porque eso es, antisemita, hitleriana, dice que no hay derecho a intervenir. Quizás no a intervenir, pero sí a disponer de información científica suficiente para que adolescentes y jóvenes tomen sus propias decisiones, porque si no les enseñas a ser responsables desde tan corta edad, y a darse cuenta que Maluma y compañía, además del sindicato peruano de la cumbia, son unos lavacerebros de pacotilla, nunca serán responsables en toda su vida personal, familiar, profesional y social. Ya, si con toda la información insisten en desgraciarse la vida, asunto suyo, pero el Estado ya cumplió con su parte, por más cruel que parezca.

[Escucha y descarga la entrevista que dio Marco Paulini tras publicarse el reportaje: http://factortierra.podcast.es/episodio.php?id=49488 ]

El propio Paulini volvió a repetir el plato en 2016, esta vez con usuarias del servicio de planificación familiar en Huasimal de la Solana, distrito de Lancones (provincia de Sullana), ahora sobre la actitud respecto a la anticoncepción oral de emergencia, que recientemente recibió el espaldarazo de la justicia peruana para su libre distribución en el sistema público de salud, y se volvió a encontrar con que las creencias culturales y religiosas de la población, muchas de ellas basadas nuevamente en el machismo, terminaban poniendo en riesgo la vida de las mujeres y perpetuaban muchos casos de violencia que terminaban en embarazos no deseados, amén de la actitud obsesiva de muchas madres quienes confesaron que controlarían la sexualidadde sus hijos e hijas al punto de prohibirles el uso de métodos anticonceptivos.

[Lee “La desinformación como método de control”: http://www.factortierra.net/2016/1228/index.html ]

¿Y qué recibió Marco Paulini a cambio de su esfuerzo? Nada. Ni las gracias. Incluso con el reportaje publicado y reventando de visitas (todos los reportajes de Marco terminaron en 2014 con el récord de 20 mil acumuladas), la entidad rectora de la Salud, aunque sea a nivel regional le pasó como quien pasa un mosquito, apanado incluído. Por ahí que la gestión de Jorge Camino, mal que bien, se lo reconoció a nombre de la Municipalidad Provincial de Sullana, y la Municipalidad Distrital de La Matanza lo invitó a dar una sesión educativa en su salón de actos y en uno de los colegios secundarios locales (el alcalde de entonces era Nelson Mío, ahora alcalde provincial de Morropón); pero la Distrital de Pacaipampa, y peor aún la Provincial de Ayabaca ni se dieron por enteradas.

[Así anunció la Municipalidad Provincial de Sullana su reconocimiento a Marco Paulini: https://www.youtube.com/watch?v=_oTBCXLmlSs&feature=youtu.be ]

Claro, quizás no tenían que estar en todas, pero si eres una autoridad preocupada por resolver problemas de tu comunidad, al menos le hubieras dado una llamada. “Licenciado Paulini, ¿¿y qué plan de acción sugiere?” Y ese material sí tenía –bueno, tiene- un plan de acción: insistir en educar para prevenir y acercar los servicios de salud sexual y reproductiva a adolesentes. Eventualmente, el gobierno peruano ha implementado lo segundo; lo primero, insisto, con este engañoso velo de lo moral, se ha prestado a discusiones falazmente doctrinal-religiosas, en vez de debates abiertamente técnico-científicos. Porque en estos casos, me perdonan, la ciencia nos salvará. NO hay de otra.

Y Marco Paulini lo comprobó cuando fue delegado por la Dirección Subrregional de Salud Luciano Castillo Colonna a la red de establecimientos en el distrito de Sapillica, logrando junto con ese equipo y las instituciones distritales representativas, la hazaña, porque lo es, de reducir el número anual de muertes maternas (que estaba en tres) a cero (sí, a cero) para fines de 2016, récord que se mantuvo, hasta donde verifiqué en nuestro archivo, durante 2017. Por cierto, el machismo –otra vez los patrones culturales negativos- es una de las causas de la mortalidad materna por lo menos en ese territorio.

Por eso, también es importante el aporte profesional que él hizo a la campaña internacional Un Billón de Pie desde Sullana para luchar contra la violencia basada en género, entendiendo que el esfuerzo no puede durar un solo día sino todos los días y a cada minuto, o su participación vía virtual a la Conferencia Anual de Empresarios 2014, realizada en Paracas, Ica, y donde El Regional de Piura tuvo muchísimo que ver.

Y eso es lo que celebro cinco años después. Que el periodismo de soluciones, como se llama ahora a esa rama de la producción de contenidos, haya generado, primero, curiosidad en la audiencia, segundo, la necesidad de ver si se trata de un patrón general o una realidad aislada (nos convencimos que es la opción uno), y tercero, que se impulsen en los foros sociales existentes, esos planes de acción para que tales realidades se reviertan o se prevengan.

Y en el periodismo de divulgación científica, el periodismo de investigación, el periodismo de soluciones o el periodismo a secas, si no te alías a alguien que en su vida ha pisado una sala de noticias para explorar esos planes de acción, difícilmente verás que una realidad cambia. Y en este punto, quiero recordar el trabajo de divulgación que Marco hace mediante su propio blog en https://marcopaulini.blogspot.com que nos ha dado la grata sorpresa de haber logrado interés positivo en audiencia anglohablante (yes, the one speaking English) en mercados tan complicados como los Estados Unidos, Inglaterra, emiratos Árabes Unidos, Kenia, Tanzania, Uganda, y hasta Jordania y Afganistán. Y, ojo, son tuiteros orgánicos.

Aunque a nadie más le importe me enorgullece haber marcado ese pequeño hito, y hacer que los contenidos que produjimos te ayuden a tomar mejores decisiones. Y por supuesto, orgulloso del talento piurano que sigue bregando hacia adelante y hacia arriba, que sigue evolucionando. Yo sigo generando contenidos en ese sentido, Marco sigue trabajando conmigo cuando puede y anda libre de sus estudios de Medicina Humana en la Universidad César Vallejo de Piura, con buen ponderado dicho sea de paso. Me emociona creer que habrá un nuevo reto a continuación, ¡y claro que lo tomaremos!

[Opina en tus redes sociales utilizando el hashtag #columnaNelson]

Diario El Regional de Piura

 

Pristina 255

Juan Manuel propaganda