Quizás un remedio a la vista para acabar con la violencia hacia las mujeres

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Nelson Peñaherrera Castillo. El 25 de noviembre se observa el Día de la No Violencia contra la Mujer, una fecha que no celebra ni festeja nada, sino que sirve para que tomemos conciencia sobre las agresiones que siguen recibiendo nuestras amigas, vecinas, madre, hermanas, hijas, primas, sobrinas, enamorada, esposa, abuelas, en fin: ellas. La provincia de Sullana parece no estar avanzando mucho por reducir o acabar con el problema.

Hasta el último octubre, solo el Centro de Emergencia Mujer (CEM) registraba 329 casos en lo que va de 2018, de los que el 95% más o menos son violencia psicológica, ésa que no deja huellas en la piel pero que debilita tanto el espíritu, al punto que la mujer se hace, quizás, más vulnerable ante la vida.

Violencia Mujer Talara

Hay unos 20 casos de violencia sexual, y la mayor parte de víctimas son mujeres menores de 18 años, muchas de las que terminan incrementando sin quererlo las estadísticas de embarazo adolescente.

Esta semana pude entrevistar a Mary Sosa, encargada de promoción del CEM de Sullana, quien me hizo hincapié en que éste es solo el registro de su oficina. Falta agregar el del módulo que tienen en la comisaría de Nuevo Sullana, y que, según sus cálculos, duplica los suyos, y a éso falta sumarle los casos de los otros establecimientos donde se reciben denuncias, cuando se denuncia: comisarías, fiscalía, juzgados de paz, DEMUNA.

La señora Sosa dice sentirse algo disconforme con la sensibilización. Manifiesta que no basta, que no es suficiente, porque puede que empodere a cada mujer; pero, si cuando ésta regresa a casa, no tiene otros medios para imponerse sin violencia a la violencia del varón o de cualquier otro miembro del núcleo familiar, es probable que todo el esfuerzo sea ineficaz.

Por éso, una de sus propuestas es conseguir la independencia económica de la mujer mediante emprendimientos de diversa índole. El principio dice que, cuando una mujer genera su propio dinero deja de esperar que alguien se lo proporcione (y vaya usted a saber cómo se lo proporciona), de tal manera que lo puede priorizar en lo que realmente hace falta. Al menos, en teoría. Entonces, al romper uno de los "cordones umbilicales" por donde se da poco o nada, ella tiene vida por sí misma, y comienza a romper el círculo vicioso de la violencia

Sí, la pobreza es uno de los factores que más acentúan ese círculo: como nada tengo, aguanto cualquier maltrato con tal de tener algo. Y éso es lo que debe cambiarse para que las mujeres, ante todo, vivan con dignidad.

Suena bien hasta ahí, pero revisemos los casos de violencia en nuestro departamento. Tenemos desde quienes aún siguen contando a la mujer como parte del kárdex doméstico, y hay quienes están ligados a ella pero como si estuvieran ligados al viento; entonces, tenemos o celotipia aguda o el más absoluto abandono. Sí, los dos extremos que terminan siendo violencia por igual.

Creo que la idea del emprendimiento podría ser un éxito completo en el segundo escenario: si el hombre se da por no enterado, la mujer tiene el campo libre para salir adelante y progresar. Claro que la otra parte del mensaje es desafiarla a no convertirse en el cajero automático de nadie, porque cada centavo a ella le ha costado inventiva, tiempo y chamba.

Pero, en el primer escenario, donde nos enfrentamos a varones con las peores psicopatías existentes, ¿cómo podríamos proceder de tal modo que la mujer esté a salvo, además de progresar? Recordemos que muchos de estos enfermos mentales -porque lo son-, cuando sienten que han perdido su espacio o su "valor", se inventan esas fantasías de la infidelidad y no encuentran mejor manera que el feminicidio como solución a su problema. Y, llegado a este punto, desgraciada y obviamente, no hay camino de retorno.

Y, por lo menos esta semana, hubo uncaso que encaja perfectamente en el modelo, el del varón de 28 años de edad en Chulucanass quien se inventó una infidelidad como pretexto para asesinar a su pareja. sí, un pretexto, porque nada justifica que actuemos violentamente contra nadie, incluso quien nos agrede (hay otras formas creativasa de hacer justicia).

Menos mal las autoridades le capturaron, y que le caiga todo el peso de la ley por éso; pero ya mató (porque lo admitió). Ya le cortó a una mujer la oportunidad de salir adelante.

Mary sosa dice que una necesidad del Estado Peruano es darle fuerte (por favor, entiéndase en el sentido proactivo de la expresión) al fomento de la salud mental en general. Y en el caso específico que nos incumbe aquí, a educar en que el varón no es ilimitado ni dominante, y la mujer no es un objeto más sobre el que todas las voluntades se sientan a tener derecho de decisión. La estrategia debe apuntar a que ambos se aprecien como iguales, con los mismos derechos y las mismas obligaciones, a que aprendan a dialogar y tomar decisiones en consenso, a que apunten a una misión en la vida, a que se perfeccionen tanto como puedan, a que sepan darse la mano todo el tiempo, a que vivan los momentos más románticos que puedan, y a que honren su relación de pareja.

Si uno de esos componentes falla, a mi juicio, todo falla, y es mejor no insistir hasta que cada quien se prepare individualmente para ir con alguien el resto de su vida. Por último, el emparejamiento, y menos el matrimonio, no son las únicas formas de realización personal o colectiva. No es que no crea en esetipo de estado, pero si todo sirve para completar una supuesta conveniencia social, o porque hacen falta los papeles, tarde o temprano comienza a venirse abajo.

Y ésto solo para comenzar. Ya, conforme se vaya avanzando en el proceso de reconstrucción personal nos iremos complicando la vida con conceptos más elaborados como el género, la nueva masculinidad, y etcétera. Pero sí necesitamos comenzar de algún lugar y en algún momento. Y éso es aquí y ahora. Más tarde puede ser demasiado tarde.

[Opina al autor en las redes sociales con el hashtag #columnaNelson]

Pristina 255

Juan Manuel propaganda