¿Pobres mis viejitos? No. Pobres mis autoridades

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castillo1ERP/N.Peñaherrera. El Consejo Consultivo de la Radio y la Televisión (CONCORTV) desarrolló un taller en ciudad de Piura, el jueves pasado.

Su objetivo es lograr que comunicadores y comunicadoras sociales incorporemos en nuestra cobertura, un enfoque más positivo a las personas de la tercera edad, es decir, quienes pasan las seis décadas de vida.

En el trabajo de grupos, saltó que no hay una tendencia a hacer visible a este segmento, salvo cuando hay una policial de ésas que abren cualquier edición.

Aunque también es cierto que –incluído este medio- aún le estamos rreconociendo a este grupo, la experiencia de vida que nos alumbra el camino que debemos seguir para mejorar nuestras comunidades, gracias a su esfuerzo y al legado de toda una vida.

Empero, un comentario que también salió es que, de nada iba a servir al CONCORTV que reúna a comunicadores y comunicadoras, si es que allí mismo no sentaba a propietarios y propietarias de medios de comunicación, pues son quienes, en última instancia, deciden qué se publica o no.

(A Dios gracias en los medios donde participo, los dueños son periodistas, así que tienen una visión de amplio rango sobre la necesidad de publicar las historias que recojemos del público.)

Pero más allá de los medios, el problema parecen ser las autoridades (para variar), quienes no están incluyendo ampliamente a las personas de la tercera edad por una cruel razón: la ley no se los exige (para variar, de nuevo).

Hay legislación que protege la integridad de estas personas y aún promueve su organización, así como mecanismos de incidencia pública; pero, a diferencia de las personas con discapacidad, su cúmulo normativo obvió meter una sanción si es que gobiernos regionales o municipales se pasan por alto esta recomendación.

Por supuesto que con multa ya no es recomendación sino obligación, pero ¿qué autoridad en este país hace las cosas de buen grado?

Y para los candidazos y las candidazas que parecen infantes de biberón, caprichudos y caprichudas a través de las redes sociales, deberían saber que pasarse por alto a las personas de la tercera edad en Sullana es un error tan garrafal como escribir burro con V. sí, burro se escribe con B. sigamos.

según el Instituto Nacional de estadística e Informática (INEI), en nuestra provincia (o sea, los ocho distritos), una por cada cinco personas está sobre los 60 años de edad.

Hagan su regla de tres, incorporando los 250 mil habitantes que, según INEI poblamos los más de cuatro mil kilómetros cuadrados de territo.... Ah, perdón, de veras que somos medio torpes en razonamiento matemático... bueno, ahí se las dejo de tarea.

La pirámide poblacional, que solían enseñarnos en la escuela, mostraba que la gente de la 'tercera edad' era apenas un puntiagudo vértice. ¡Ya no más! Ahora parece cima de templo maya, o de pirámide moche... ah, cierto, no nos gusta leer tampoco... bueno, ahí también se las dejo de tarea.

Conforme el techo de la pirámide se hace ancho, la pobreza se incrementa. Muchos adultos y muchas adultas mayores no tienen cobertura previsional –solo una persona por cada cinco-, sin contar el abandono físico y moral de que son objeto.

Aunque también es cierto que muchos gobiernos locales no tienen muchos recursos para atender a este segmento poblacional.

Expuesta tal realidad, ¿qué estrategias aportará nuestra comunidad política aspirante y gobernante para atender a las personas mayores de 60 años? Como dije antes, ahí se las dejo de tarea.

Y les apuesto algo: no la harán. Entonces, con todo el gusto del mundo, les pondré 00... para variar.

(Sigue al autor en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255

Juan Manuel propaganda