Muertes maternas: ¿a quién le dejan la difunta?

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP/Nelson Peñaherrera Castillo.Ésta ha sido la semana de la Maternidad Saludable y Responsable (¿si es saludable, es responsable, ¿no?), en realidad una especie de camino pavimentado con carbón al rojo vivo, donde si no eres fakir, terminas con unas ampollas del tamaño de tu mano: saltaron los casos de muerte materna, no tanto por la prensa sino por los mismos funcionarios. ¿Cura en salud, o cura en Salud? Veamos.

No voy a repetir las estadísticas que maneja la Dirección regional de Salud (DIRESA), QUE PUBLICAMOS POR ACÁ EL MARTES PASADO (http:// fb.me/4QI15NWgC), pero sí puedo decir que me sirvió para comprobar una tesis muy repetida aquí en Piura: cuando las cosas no marchan de lo mejor en cuanto a salud sexual y reproductiva (SSR), el muerto –la muerta mas bien- queda en manos de los y las obstetras.

Resulta que el martes hubo una conferencia de prensa en la sede de la Dirección Subrregional de Salud Luciano Castillo Colonna en Sullana, familiarmente conocida como la DISA. En la mesa central estaban el director del Hospital de Apoyo II de Sullana (HAS) quien también es el flamante director de la DISA, Dante Salazar, y la jefa del Área de SSR, Lizbeth Pasache.

Salazar apenas si dio el saludo, el director de Salud de las Personas de la DISA, Rodrigo Sánchez, estaba no habido, y la que se despachó fue Pasache –obstetra para más señas, con un rollo que duró laaaargos 35 minutos. Para quienes no manejan el formato de una conferencia o rueda de prensa, los portavoces hablan diez minutos a lo mucho y los otros 20 o 25 son interpelación del periodismo; si quieres profundizar, entrevistas aparte o ves tu carpeta de prensa.

Ah, y el único cargo que se firma es el de nota recibida. Los refrigerios, recuerdos, kits de prensa y demás son costos de representación asumidos por la entidad convocante sobre la que ningún o ninguna periodista tiene por qué rendir cuentas con una firma (eso ya sonó raro). Por supuesto que tienes que saber alguito de relaciones públicas y protocolo para entenderlo. Sigamos.

Tengo que reconocer que la sesión de aprendizaje sobre muertes maternas estuvo bien llevada por la especialista dentro del libreto que se manejó a nivel regional (bueno, sí, tenemos muertes, pero es porque las gestantes no van a controlarse y el periodismo tiene que ayudarnos a educar –what?- a ese público), hasta que Mariana Vásquez, de La República, fue directo a la yugular y preguntó por las denuncias de presunta negligencia del personal de Salud.

En teoría eso le tocaba responder a Salazar o a Sánchez, y adivinen qué. Cuando Pasache volteó a ceder la palabra se dio con la sorpresa que su compañero se había evaporado. O sea, al diablo con todo el rollo de la interdisciplinariedad; cuando se trata de salvar el pellejo, no hay compañerismo ni lealtad que valga.

Y la presencia de ambos funcionarios era vital teniendo en cuenta que habría una denuncia penal por una de estas muertes, y se estaría negando información al Ministerio Público para que proceda con las diligencias del caso. ¿Posible blindaje?

Así que a la pobre obstetra le tocó poner su mejor cara para explicar que tenemos un HAS colapsado porque atiende el doble de la gente que debería atender, que hay malos profesionales a pesar del dinero que invertimos capacitándolos, y que se está haciendo el mejor esfuerzo posible. Se agradece la sinceridad, aunque afuera, tempestades raras se movían desde la propia sede del Gobierno Regional cambiando personal y modificando la cadena de mando hasta el último chupe.

De hecho, Pasache ya fue, y la DIRESA repuso a su antecesor, en cuya gestión habría pasado la peor parte de la crisis de muertes maternas, al punto que había una por semana. Si se comparan números de esa gestión con la de Pasache, parece evidenciarse que los casos disminuyen, lo que significa una de dos: o se sigue ocultando información o el manejo de la crisis por la profesional fue impecable.

Quedo disponible para que las partes se lo expliquen a la opinión pública.

Y como van las cosas en el Gobierno Regional, y por ende la DIRESA y la DISA, quizás dure 60 o 90 días. En efecto, desde que comenzó la crisis de las muertes maternas en enero de 2015, la DISA ha cambiado hasta cuatro directores en 15 meses. Y con esa estúpida política de deshacer lo que hizo la gestión anterior, ¿qué sostenibilidad tiene ninguna estrategia?

Bajo ese contexto, ¿qué tipo de confianza pretenden generar en las gestantes? ¿Cómo se van a quitar ese sambenito de que “en el hospital matan”? ¿Cómo rayos van a agregarle calidad y calidez a la atención del personal?

Por cierto, ¿cuándo sabremos lo que acuerda el Comité de Muertes Maternas de la DISA (controlada por ginecólogos), que es algo así como una secta esotérica? ¿Hay ginecólogos ‘intocables’? ¿es cierto que se boicoteó dentro de la DISA , el pasado marzo, un plantón de obstetras en reclamo por aparentes bloqueos de las referencias dentro del HAS? ¿Por qué se murmura que las cifras de muertes maternas en 2014 son de escándalo?

Las gestantes están muriendo, y ustedes parecen estar más pendientes de seguir sangrándolas –literal- porque las cesáreas en la clínica cuestan unos mil dólares (aunque clínicamente no se requieran) mientras que los partos naturales son prácticamente gratuitos en el HAS, con consecuencias fatales, quizás, especialmente si el ginecólogo presuntamente no está cubriendo su turno.

¿Algún funcionario o alguna funcionaria de alto nivel tiene una explicación dicha de frente, aunque Mariana Vásquez vuelva a saltarles a la yugular?

No pidan al periodismo complementar el trabajo que tienen que hacer ustedes… una vez que tengamos claro qué clase de trabajo están haciendo ustedes.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

nelsonpenaherreracastillonueva1

Pristina 255

Aviso de publicidad