Debate naranja (y no por el atardecer piurano)

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP/Nelson Peñaherrera Castillo. Dentro de una semana tendremos debate presidencial en la ciudad de Piura. Tanto Keiko Fujimori como Pedro Pablo Kuczynski se reunirán para –en teoría- confrontar sus planes de gobierno a ver cuál de los dos nos parece más atractivo para votar el 5 de junio –en teoría, también- en la segunda elección de este proceso donde no vale el empate estadístico: aunque sea por un voto de diferencia, ganas.

Muchos piuranos y muchas piuranas han acogido la idea con beneplácito como si ambos fueran a agarrarse de las mechas (que en el caso de Kuckzynski está bien difícil), como si ambos ganaran por un duelo de baile con coreografía rebuscada (ahí si puede que Keiko le saque ventaja), o a ver quién se come la mayor cantidad de chifles de un solo respiro (para nadie ahí porque deben estar a dieta), o quién hackea más rápido las fanpages incómodas (¿Por qué sospecho de una tercera fuerza?).

En el colmo de la inocencia, ignorancia, desconocimiento, desinformación, en fin, más de uno y una también pensó que la señora y el señor vienen a debatir sobre temas que le importan a la comunidad piurana, a juzgar por una encuesta radial que escuché el jueves con mis pelos de punta (“jue horrible, ¡jue horrible!”). ¿en serio debatirán sobre la descontaminación del Chira, el área protegida en el mar, cómo cavar el túnel del Alto Piura, cómo terminar de asfaltar el tramo Paimas-Ayabaca, cuándo iniciar Vilcazán, quién trabajará en la refinería de Talara… y siguen firmas?

Bueno, sí y no. Desde que Piura es parte del Perú, salvo mejor parecer, los temas deberían incluir el interés departamental, pero resulta que somos 25 administraciones regionales en todo el país, así que, a menos que la candidata y el candidato quieran bronquearse tontamente con el resto de la nación, el encuentro no estará dedicado a Piura.

Sorry.

Encima, desde que el Jurado Nacional de Elecciones ha asumido la organización, desde que va a ser transmitido en cadena NACIONAL de radio y televisión, y desde que los medios limeños acapararán las mejores ubicaciones del pre-show y del post-show (sería bien huachafo si incluye una ‘red carpet’), pues el hecho del dónde se hace el debate pasará a segundo plano. Gracias al satélite y la Internet, igual da si es en Trujillo, Cusco, Iquitos, Huancayo, Choquequirao, Imaza, Cachaquito, Purús, Marcapomacocha… o Arequipa: quien nos gobierne desde el 28 de julio, gobernará para todo y toda que tenga alguna relación con el Perú, no solo con Piura.

En último caso, si queríamos debate sobre temas regionales, para eso teníamos a los y las congresistas, o esperemos a la próxima elección de alcaldes, alcaldesas, gobernadores y gobernadoras en un par de añitos.

Sorry de nuevo.

Quizás nos salgan con el cuento de que somos el segundo departamento más poblado del Perú, lo que sí es cierto, pero somos el tercero en peso electoral con 1,2 millones de votantes (La Libertad es el segundo en peso electoral y tercero o cuarto en población total). Lima es tres veces más grande en población total y dos veces más grande en población electoral, si los números no me fallan. Como cereza, creo que apenas aportamos algo del 7% del electorado nacional.

Sorry por tercera vez.

Para nada quiero mezquinar el debate presidencial en Piura; al contrario, creo que es excelente que se descentralicen este tipo de encuentros, aunque hubiese sido mejor si se realizaran también en la macrorregión oriente, la sur y la centro.

Allí también hay peruanos y peruanas con tanto derecho como acá de saber qué se hará en ese sistema tetraaxial que constituye nuestra geopolítica descentralizada: financiamiento de obras de impacto, proyectos varios con alcance extradepartamental, seguridad ciudadana, empleo, prevención de desastres, combate a la pobreza, despegue internacional para las regiones, diversificación económica y energética, soberanía alimentaria, lucha contra la discriminación y protección a poblaciones vulnerables, eficiencia en la representación congresal, tolerancia cero a la corrupción, y los dos ejes matrices como son salud y educación.

Solo quiero dejarte pensando en este detalle: Piura se convirtió en sede de debate luego de la pataleta de Keiko Fujimori tras ese viaje de ocho días que tuvo Kuckzynski a los estados Unidos. Agrega que la Fujimori le hizo el ‘chu’ a Arequipa porque diz’que no estaban dadas las condiciones (¿no será porque ella perdió Arequipa en la primera vuelta y la ganó su actual contendor?). Por otro lado, ¿el camote con Piura (Trujillo era la otra opción) se debió a la alta votación que tuvo acá? Finalmente, ¿de cuándo acá una de las fuerzas en competencia decide dónde se hace el debate cuando –en teoría- debió acordarse entre ambas campañas por consenso?

En conclusión: ¿todo el mundo está haciendo un debate a la medida de Keiko? ¿Espectaremos un tele drama en vivo donde ella agreda y se haga la víctima, distrayendo la verdadera agenda nacional? ¿Es consciente la organización de estarle armando un telemitin a costo cero?

Sorry otra vez. Tengo derecho a ser malpensado.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

nelsonpenaherreracastillonueva1

Pristina 255

Juan Manuel propaganda