fbpx
26
Jue, May

Ex alcalde de Sullana y vecinos piden justicia por muerte de Lidia Burgos Antón

Sullana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La justicia muchas veces deja de serlo cuando los operadores no tienen la capacidad y la solvencia para resolver los casos que se presentan. Es lo que sucede tras la muerte de Lidia Burgos Antón, hija del ex alcalde de Sullana José Burgos Ramos, quien fue victimada en el mes de marzo del 2017 y pese al tiempo transcurrido, las investigaciones son lentas y aparentemente indiferentes y no existe captura alguna.

En el frontis del Ministerio Público de la provincia de Sullana, el ex alcalde José Burgos Ramos, yace sentado, quizá afectado por el peso de sus 92 años, pero se deduce con la preocupación propia de un padre que perdió de la manera más cruel e inhumana a una hija. Se le hace preguntas y su mirada es indiferente, tiene limitaciones para escuchar; sin embargo, un cartel que posa en sus manos dice todo.

Justicia Lidia Burgos02

Perdió a su hija en un asesinato no esclarecido, ex alcalde pide justicia

“Fiscal Chantal Alván Vela, su trabajo es indignante, hay videos, audios, testigos. Exigimos la captura inmediata de esos malditos asesinos. ¡Cadena Perpetua!” acota el cartel que sintetiza las esperanzas de un padre, que tuvo el infortunio de perder a una de sus hijas en el mes de marzo del 2017.

Una nieta del ex alcalde pide que la Fiscala los atienda y no obtienen ninguna actitud favorable. Siguen esperando y perorando en la vía pública a la espera que haya una decisión positiva y puedan exponer su caso y esperar de Alván Vela la explicación de las razones de esta lentitud. Exhiben con aparente desesperanza su indignación y tienen razón. Transcurridos 13 meses, el caso no tiene la celeridad que amerita. 

Don José Burgos Ramos, fue un alcalde que dignificó a su provincia. Demostró que ser capaz es un asunto de dignidad y responsabilidad. Recuperó una ciudad destruida por las lluvias y por la indiferencia. Su historia es una lección de vida y su reclamo de ahora, ya no es de aquel personaje preocupado por hacer las cosas bien aún a costa de su propio perjuicio, sino un ciudadano que exige justicia y solo justicia por un acto inhumano cometido en contra de su hija. 

Justicia Lidia Burgos01

Hace un año asesinos ingresaron a la vivienda de Lidia Burgos Antón y la victimaron

Justicia que se encuentra en manos de la Dra Claudia Chantal Nicole Alvan Vela, Fiscal Adjunto Provincial que debe aunar a su extenso nombre, la sapiencia para dar celeridad a un caso de muerte y demostrar que no existen imposibles para llegar a la verdad y a la sanción de quienes cometieron un crimen cruento, cruel e inhumano contra Lidia Burgos Antón.

Obtener justicia es un derecho de todo ser humano, capturar a los criminales una obligación de las autoridades. Eficiencia, oportunidad, es lo que reclaman los amigos y familiares, que reemplacen la indignación y pérdida de fe. No podrán lograr que Lidia Burgos Antón resucite, pero al menos se evitará que los asesinos cometan otro crimen. Es deber del Estado dar seguridad y del Poder Judicial, aunque resulte redundante decirlo, administrar justicia.

Pero, una justicia que tarda deja de ser justicia y en este caso, la lentitud mata las esperanzas de todo familiar o amigo que desea que un crimen no quede sin castigo. Evitemos que las calles y la protesta reemplacen las capacidades que deben tener los operadores de justicia. Han salido a las calles perdiendo el miedo, pero su miedo convertido en desafío es una lección adicional a quienes reclaman por la muerte de una inocente ciudadana. 

Diario El Regional de Piura

Pristina 255