fbpx
26
Dom, Jun

Sullana: Comerciante fallece en trágico accidente

Sullana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP/Sullana. Un comerciante murió trágicamente la noche de ayer cuando el motofurgón que conducía impactó contra una cisterna que se encontraba estacionada sin luces de advertencia en el distrito de Querecotillo, provincia de Sullana.

segundo alburquequeLa víctima fue identificada como Segundo Alesio Alburqueque Farías (47) quien perdió la vida de manera instantánea a bordo de su motofurgoneta color roja sin placa de rodaje, en la que retornaba de vender plátano en el centro poblado de Jíbito, cuando colisionó contra la parte posterior de una cisterna color blanco de placa de P2X-853, que estaba estacionada a 20 metros del puente de la Margarita del referido distrito.

Según los familiares, Alburqueque Farías, no se habría percatado que el vehículo de la empresa Acproboquea estaba estacionado succionando agua de un pozo tubular, cuando chocó violentamente. Los hechos se produjeron al promediar las 7.30 de la noche del día de ayer. La cisterna era conducida por Jaime Noriega Herrera (42), quien decidió ponerse a buen recaudo, ante la reacción de los pobladores y amigos que decidieron incendiar la cabina del vehículo acusándolo de no haber puesto ninguna señal que indicará que la cisterna estaba detenida.

Hasta el lugar llegaron efectivos de la comisaría del sector para controlar a la turba que amenazaba con linchar al chofer. El fiscal de turno, llegó hasta el lugar para ordenar el levantamiento del cadáver y su internamiento en la morgue del Ministerio Público para la necropsia de ley. Las primeras investigaciones hechas por la policía de la comisaría de Querecotillo, revelan que Segundo Alesio, habría manejado a excesiva velocidad y bajo estado etílico.

Esto se pudo comprobar por los resultados del dosaje etílico practicados a los implicados, arrojando positivo para el occiso y negativo para el conductor de la cisterna. La víctima era conocida cariñosamente por sus amigos y familiares como “Areco”, deja viuda a María Rivera Rodríguez, así como en la orfandad a tres menores de edad de 6, 12 y 15 años. Sus retos vienen siendo velados en la calle Bolognesi del barrio Sur del centro poblado de Santa Cruz.

familiales occiso

Pristina 255