La televisión, las redes sociales y la “estupidización”

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. En 1997 Giovanni Sartori, publicó el libro "Homo Videns, la sociedad teledirigida"; mediante el cual alertaba a los consumidores de televisión y video (imagen) respecto a los impactos directos de las personas u “homo sapiens” en sus capacidades cognoscitivas; expresaba con gran pesimismo, que estos aparatos anulan el pensamiento y oscurece la posibilidad para articular ideas claras y diferentes.

El libro fue escrito, en una época de incipiente crecimiento de la tecnología y constatando con lo que sucede actualmente, la situación se ha agravado y las dependencias hacia la televisión, aparato móvil, Internet y los programas aplicativos se han incrementado para bien y también para mal.

Recientemente en su artículo semanal César Hildebrandt, dice con gran asertividad que el cociente intelectual de los peruanos disminuye día a día y dirige sus miradas a los consumidores de Combate y Esto es Guerra, dos programas que no se destacan por exacerbar las cualidades analíticas de los peruanos; sino al contrario para destacar el morbo y las contradicciones entre estos “nuevos héroes” de la televisión.

Recientemente en su artículo semanal César Hildebrandt, dice con gran asertividad que el cociente intelectual de los peruanos disminuye día a día y dirige sus miradas a los consumidores de Combate y Esto es Guerra

Lo que está en agenda en los medios televisivos, es la vida personal de tal o cual personaje y la necesidad de una adecuada transmisión de contenidos que fortalezcan el nivel cognitivo de las personas, simplemente no se encuentran o son muy limitados.

Hildebrandt con dureza refiere el nivel cultural e intelectual del ex presidente del Consejo de Ministros Javier Velásquez Quesquén, quien usaba palabras incorrectas como “decíanos”, “habíanos” y recientemente “contitución”, "ete" y otros barbarismos que antes no era común entre los políticos peruanos; sin embargo, no es el único, muchos de su oficio tienen igual e incluso menor capacidades cognitivas e intelectuales.

Es común observar en una avenida densificada por los transeúntes, decenas de “homo sapiens” usando el celular, concentrados no en el contexto inmediato; sino en aquel que está en la red. En las viviendas, las comidas tienen un invitado tecnológico y es el teléfono móvil que es usado para responder o interactuar con alguien lejano. Se ha sumado al aparato televisivo que en la década de los 50 significó la gran revolución.

La vida misma de las personas, la misma que estaba circunscrita al entorno inmediato, ahora es puesta a disposición del mundo entero gracias a Facebook. Este portal, es una puerta de información de fobias y filias entre sí. Para el escritor Houdini Guerrero Torres, “El Facebook” es un lugar común de información, pero adicionalmente una herramienta para descargar todos los enconos”.

Los aprendizajes, según La teoría de Lev Vigotsky se basa principalmente en el aprendizaje sociocultural de cada individuo y por lo tanto en el medio en el cual se desarrolla. Bajo este mismo concepto, debe entenderse que los contextos son nuevos y por lo tanto los aprendizajes diferentes a los de décadas anteriores. Si la gestión de estos medios (televisión, redes sociales, etc) se banaliza; los grandes perjudicados será la sociedad que forma parte de ella.

En el campo del periodismo, la noticia para los periodistas, ya no se obtiene en las fuentes primarias y tal vez con la rigurosa investigación de fuentes secundarias confiables; ahora, los contenidos se encuentran en twiter y otro instantáneo programa que agiliza las comunicaciones.

¿Podemos construir saberes, en este contexto?. Evidentemente sí, pero las metodologías y las estrategias, deberán ser lo más responsables posibles para lograr aprendizajes que ayuden a resolver adecuadamente los problemas de la vida.

Recientemente los jóvenes, y otros mayores que ellos, iniciaron una campaña para la mejora de los contenidos de la televisión peruana. el impulso solo fue un efluvio, pero demuestra que aún la razón es una posibilidad y le necesidad de mejora de lo que se difunde una perspectiva.  

Pristina 255