fbpx
20
Lun, Sep

Piura: ocupación del territorio y gestión del riesgo de desastres

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La Región Piura, entre otras regiones, es el caso típico de mala ocupación del territorio en función a la gestión del riesgo de desastres. Lo sucedido recientemente en Huancabamba y Canchaque, suman a experiencias anteriores en Piura, Sullana, Talara, Paita, Chulucanas, donde el desastre simplemente es la consecuencia de malas decisiones urbanas. Tras el hecho, es muy común señalar culpables.

En diálogo reciente con algunos pobladores de Huancabamba, recordábamos los espacios prohibidos para la construcción de viviendas; era una previsión de los abuelos y que poco a poco se han ido obviando, porque simplemente, creen que no sucederá nada que ponga en riesgo una inversión pública o privada. Lo que pasa, que la historia solo quedó en la imaginaria de los actores del momento y no se transmitieron hacia las nuevas generaciones.

Se constata cuando se observan viviendas en acantilados, en hondonadas, en cauce de quebradas y hasta de río como sucede en Huancabamba. Frente al colegio Agropecuario de Huancabamba, era una ensenada donde se expandía el río en épocas de crecientes y después desaguaba con el transcurrir de los meses menos lluviosos, para dejar la zona libre a la espera de otra creciente del río.

Esa zona, fue elevada por decisión de una mala autoridad, la población migrante comenzó a posicionarse, existen construcciones de material noble y el río que asume caudales altos en épocas fuertemente lluviosas, fue dejado solo como un riachuelo inofensivo. Las familias que con total confianza moran en este lugar, se encuentran expuestas no solo a una creciente del río Huancabamba, sino igualmente de la quebrada de La Chula.

Este es un problema de tantos otros, que quedaron al descubierto durante las últimas lluvias. Lo que quiere decir, que la mala ocupación del territorio, no solo son de las ciudades de la costa, sino igualmente de la sierra, donde la tradición dice que se eran más precavidos para ocupar el territorio y sobre todo para protegerse frente a las eventualidades de lluvias intensas.

La situación de Canchaque es una mezcla de obras mal hechas, de deforestación para ampliar cultivos en zona de bosques tradicionales y sobre todo, ocupación en zonas adyacentes a las quebradas. El huaico que se desprendió de la cordillera, trajo tristeza y dolor, con señalamientos contra autoridades y ejecutores de la carretera Canchaque- Huancabamba; sin embargo, las responsabilidades son más estructurales.

Igual sucede en la costa con sus ciudades. Ocupación en hondonadas, en cauce de quebradas y ríos, en acantilados y toda esto se obvia todo criterio de prevención. Los llantos de miles de damnificados a través del tiempo, han sido poco efectivos para cambiar la mentalidad de quienes asumen la conducción del territorio. No existe enmienda alguna de manera sostenible y corrigiendo los riesgos.

Mucho debe cambiar en la función pública y en la responsabilidad privada frente al riesgo. Como hemos dicho alguna vez, la prevención se construye en el día a día y si es con planes urbanos mucho mejor. Los lamentos y lloriqueos del momento, son inevitables, pero temas que se pueden evitar en su debido momento. Esa exigencia es la que no se toma en cuenta y prefieren declarar en emergencia un territorio, que crear lecciones para el futuro.

Es posible, ocupar el territorio previendo el riesgo del desastre por eventos naturales. Solo implica normas, planes, autoridad y decisión. Con un estado débil y centralizado, con pobladores con limitadas capacidades, todo diría que es un imposible, pero no es así, en el orbe existen experiencias que se pueden tomar de ejemplo, para vivir en un ambiente seguro y sostenible en armonía con la naturaleza.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255