fbpx
31
Mar, Ene

La jura solemne de la Independencia en Querecotillo

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Sin lugar a dudas para los norteños existe un valor agregado a su peruanidad, asociado al pasado de la patria, específicamente, a algunos hechos históricos de la independencia, que se declaró y proclamó en La Punta, Querecotillo, La Huaca, Amotape, y Colán, ignorándose al momento, si se hizo también en otros pueblos del Valle del Chira, que por ser muy pequeños, es casi difícil que se hiciera, por no contarse con cabildos, como existían en los lugares mencionados, condición necesaria para la declaración por los integrantes del ayuntamiento.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda

Director del Museo Electoral y de la Democracia de la DNEF del Jurado Nacional de Elecciones

Querecotillo es un pueblo de raíces virreinales, fue en el siglo XVIII que se constituyó como tal, en su espacio vivían los descendientes de los que llegaron como mitimaes desplazados por los incas hasta esa parte del valle del Chira. La historia distrital está asociada al paso de Pizarro y las huestes de la conquista en 1532, y a hechos ocurridos previamente, como la guerra civil entre los incas.

Querecotillo declaró y proclamó su independencia el 11 de enero de 1821, según un acta notarial que se conserva en el Archivo Regional de Piura, y la jura solemne se hizo un día como hoy, el domingo 14 de enero de 1821, y en este acto ya tuvo que ver todo el vecindario que acudiendo a la Misa dominical, estuvo presente cuando se juró solemnemente la separación política de la metrópoli española.

A fines de 1820, todo el norte peruano estaba decidido por la independencia, un fuerte sentimiento de patria se asomaba en la mayoría de los corazones norteños, que habían sido ganados por la causa sanmartiniana, y todo el Valle del Chira no era ajeno a esta idea de independencia política, como lo pusieron en evidencia, los historiadores nacionales, Ella Dunbar Temple, José Agustín de la Puente Candamo, Rubén Vargas Ugarte; y también lo evidenciaron Reynaldo Moya Espinoza y Juan Paz Velásquez.

En Piura se declaró la independencia el 4 de enero de 1821 en medio de un cabildo popular, ante el que se declaró y proclamó el deseo de ser libres, y el 6 se procedió a la jura solemne, con un tedeum a cargo del cura vicario de la iglesia matriz de San Miguel Arcángel.

obelisco Querecotillo antiguoTemplo de la Villa de Querecotillo, ubicado en el mismo lugar donde estuvo el existente en 1821. Ambos ya no existe.

Pasados los sucesos del 4 de enero, de inmediato se despacharon correos expresos a los pueblos del interior piurano, comunicando la decisión, y pidiéndoles hacer lo mismo. Esos expresos llegaron a La Punta y a Querecotillo, habiéndose declarado, proclamado y jurado la independencia en ambos lugares, del primero solo se tiene evidencias documentales, más no la fecha exacta, que si se conserva sobre Querecotillo, como lo hizo conocer oportunamente Juan Paz Velásquez.

Los pliegos que llegaron a Querecotillo, los remitía Miguel Jerónimo Seminario y Jaime, protagonista principal en los sucesos de Piura, quien envió también la copia de la proclama del intendente de Trujillo, el marqués de Torre Tagle; documentos que también llegaron a todos los pueblos del Valle del Chira.

En reunión del 11 de enero de 1821, en el Cabildo de Querecotillo, se leyó la correspondencia oficial, y se tomó la decisión de proceder como Piura, Trujillo, y los otros pueblos del norte, que ya habían jurado su independencia, y conforme a lo recomendado desde Piura, se fijó para el día 14 la celebración jubilosa, para proclamarla y jurarla ante toda la población querecotillana, con el respectivo Tedeum.

Estas dos fechas, el 11 y el 14 de enero de 1821, están asociadas a un proceso de toma de decisión por la independencia, las dos son memorables en Querecotillo, como sucede en Lima, ciudad que celebra el 15 y el 28 de julio de cada año, porque estos son los días de la declaración de la independencia de Lima y proclamación de la independencia de todo el Perú.

Por todo esto, el gobierno municipal de Querecotillo, no pasó por alto el Bicentenario de la declaración, proclamación y jura de la independencia en Querecotillo, y ante el pedido del regidor Fernando Rojas Sánchez, el gobierno municipal de ese lugar, en la villa de Querecotillo, tomando en cuenta esta efeméride, se develó una placa en la Plaza de Armas, en enero del 2021, en medio de la pandemia, no se pasó por alto esta celebración, y se honró la memoria de los querecotillanos que apostaron por el futuro de nuestra patria, expresando públicamente sus deseos de independencia.

Tenemos que entender la etapa de la independencia, asociada a la emancipación, a ese entendimiento social, de que la sociedad estaba ampliamente capacitada para gobernarse, con gente que no aceptaba imposiciones que se originaron como consecuencia de la dinámica social de otros tiempos, de someter a los pueblos a la fuerza, como ocurrió en los años de la conquista.

El Tahuantinsuyo fue sometido por los españoles, y previamente los incas habían hecho lo mismo, sometiendo a las sociedades más débiles que lucharon encarnizadamente por su libertad, y por eso se aliaron con los españoles, obrando contra los señores del Cusco, esos pueblos creyeron que iban a recobrar su libertad con la llegada de los europeos de la Península Ibérica, cuando en realidad actuaron como los romanos, con una sed imperial de la que no habían estado ajenos los incas y los aztecas con relación a sus vecinos, que igual que los romanos, se autoproclamaban civilizadores de las otras sociedades, imponiendo sus patrones socio culturales y económicos.

En tiempos como los que vivimos, cuando se procura la reconciliación con el pasado, es inadmisible el uso de las palabras yugo, por ejemplo para referirse a las consecuencias de los sometimientos que hicieron los incas con los vencidos, y los españoles con las sociedades conquistadas por ellos, la construcción del futuro se basa en el entendimiento, en obrar con criterios de igualdad, respeto y tolerancia, para alcanzar ese bien común, que seguimos procurando después de 200 años de independencia.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255