fbpx
01
Jue, Dic

El asesinato del Presidente Constitucional Manuel Pardo

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Entre las imágenes de la fototeca del Jurado Nacional de Elecciones, se conserva una del asesinato de quien fuera Presidente Constitucional, Manuel Pardo y Lavalle, hecho que se produjo, cuando ya era senador de la República.

Por Miguel Arturo Seminario Ojeda

Director del Museo Electoral y de la Democracia de la DNEF del Jurado Nacional de Elecciones

Manuel Justo Pardo y Lavalle, había nacido en Lima, el 9 de agosto de 1834, y fue asesinado el 16 de noviembre de 1878. Se destacó en el campo de la política, llegando a ser, primero, alcalde de Lima, y después, Presidente Constitucional de la República; su carrera política terminó representando a Junín como senador, presidiendo su cámara en 1878.

Fue hijo del político y escritor Felipe Pardo y Aliaga y de Petronila de Lavalle y Cavero, En 1865, fue nombrado ministro de Hacienda del gobierno de Mariano Ignacio Prado, conformando el llamado Gabinete de los Talentos. Tras fundar el Partido Civil fue elegido Presidente de la República, ejerciendo su cargo desde 1872, después de 50 años de gobiernos militares en Perú.

De su gobierno se recuerda que pese al gran déficit fiscal, que encontró, intentó remediarlo con una ligera alza de impuestos, entre otras disposiciones. Durante su gobierno se firmó el Tratado de Alianza Defensiva con Bolivia de 1873; De otro lado, se tiene memoria de las reformas en la educación pública. Al finalizar su gobierno fue a residir a Chile.

Murió asesinado de un balazo en la espalda que le propinó el sargento del ejército, Melchor Montoya, a su ingreso al entonces local del Senado, en el actual Museo del Congreso y de la Inquisición. Su vida acabó a los 44 años de edad, con un golpe a la democracia, interrumpiéndose de esta manera el protagonismo de un hombre comprometido con la decisión de los ciudadanos, de endosar representatividad en sus autoridades, conforme a lo dispuesto por la ley.

Después de muchos años de gobiernos de militares en los primeros 50 años de historia de la República, los peruanos al fin tuvieron un presidente civil en 1871, don Manuel Pardo y Lavalle, pese a que en ocasiones anteriores, hubo candidatos civiles que no obtuvieron el triunfo, él si llegó a la primera magistratura del Perú, marcando un hecho singular dentro de la historia de los gobernantes del Perú.

En la historia electoral y de la democracia en el país, se cuenta con hitos que se convirtieron en coyunturas que remecieron a la vieja estructura enquistada dentro de la dinámica del poder político, el triunfo de Manuel Pardo en 1871, y ratificado en 1872, equivalió a haber dicho a los peruanos, que los civiles también podían, que estaban capacitados para dirigir la administración del Estado, que no era un privilegio para los triunfadores en las batallas de la independencia.

Los sufragios definitivos del triunfo electoral, después de las elecciones primarias del 15 de octubre de 1871, fueron ratificados el 1 de mayo siguiente, respetándose la voluntad popular de tener un presidente civil, cuyo nombre perdura en calles, avenidas y parques en la ciudad de Lima, y algunas en el interior del país.

En el proceso electoral 1871-72 participaron 6 candidatos: Manuel Pardo, José Rufino Echenique, Evaristo Gómez Sánchez, Andrés Segura, Toribio Ureta y Antonio Arenas; José Francisco Balta, hermano de José Balta, que también había comunicado su candidatura, finalmente no participó. Manuel Pardo, junto con Miguel Grau y Ramón Castilla, son los peruanos más recordados del Perú independiente del siglo XIX.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255