fbpx

José de San Martín y Simón Bolívar: la entrevista de Guayaquil

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP (Por Miguel Arturo Seminario Ojeda) Sobre este comprobado hecho histórico se ha tejido una serie de conjeturas, queriendo asociar la imaginación literaria, o el encausamiento de la historia hacia determinados intereses, ninguno con el sustento histórico documental, sin nada que absolutamente contradiga en esencia, lo que se trató en esa entrevista del 26 y 27 de julio de 1822.

En mi libro Piura y la Independencia, editado en 1995, por la Municipalidad de Piura, dimos a conocer algunos detalles del viaje de San Martín hacia Guayaquil, el primer intento en el verano de ese año, regresando el Protector del Perú, desde aguas marinas liberteñas, al enterarse que Simón Bolívar no estaría todavía en ese lugar, a su arribó al puerto de Guayaquil.

Para el viaje de julio de 1822, también informamos en el citado libro, de la presencia del general San Martín en aguas del puerto de Paita, donde se detuvo por tres días, antes de continuar hacia Guayaquil, ocasión en la que donó el dinero para la construcción de un pozo permanente de agua en Paita, premió a los hermanos Cárcamo, y se entrevistó con el cura León Fajardo, recordando lo pasado en Huaura el año anterior.

San Martín, como es conocido, llegó a Guayaquil, donde fue recibido por Simón Bolívar, en un hecho que suele destacarse a través de la frase, “bienvenido a tierra colombiana”, reafirmando con eso, la ligadura de Guayaquil hacia Quito, espacio del que había sido desprendido temporalmente a comienzos del siglo XIX, para incorporarlo al virreinato del Perú, sobre todo por razones de carácter político y de la situación militar que se vivía con las convulsiones sociales, protagonizadas en actual jurisdicción ecuatoriana.

La famosa entrevista de Guayaquil fue un encuentro privado ocurrido el 26 y 27 de julio de 1822, entre dos de los más grandes americanos, don José de San Martín y don Simón Bolívar, figuras centrales en la independencia de Hispanoamérica, específicamente en la América del Sur.

Por entonces, dadas las circunstancias, en Guayaquil, unos propiciaban la continuidad con Quito, otros que se mantuviera en el Perú, y una tercera posición, giraba alrededor de la autonomía de un nuevo Estado, lo que habrá parecido inconcebible a muchos, y al parecer, finalmente se mantuvo la permanencia de Guayaquil, al espacio geográfico y radio de la Audiencia de Quito, como hasta ahora, en ligadura con Ecuador.

Los Libertadores hablaron sobre las formas de gobierno de los nuevos estados, ambos habían vivido experiencias sobre las luchas por definir las formas de gobierno en los países independientes, y sabían de las consecuencias por las tomas apresuradas de decisión. Argentina, la patria del general San Martín, estaría en guerras internas intensas que marcarían su historia, hasta que se definió la forma de gobierno que satisfizo a la mayoría de los habitantes de las provincias.

San Martín se inclinaba por un régimen monárquico para el Perú, partiendo de la larga experiencia tahuantinsuyana, y del papel central, con una especie de corte, que se mantuvo en Lima, con mayor dinamismo que en México, Con una tradición así, de casi 500 años de gobierno autocrático, la vida independiente debería iniciarse con una monarquía constitucional, que le permitiría al pueblo delegar poder a sus constituyentes, y mantener esa ligadura con una monarquía autónoma, independiente, en reconocida igualdad por las otras naciones.

Simón Bolívar, por su parte se mostró partidario de la democrática, y del planteamiento de una América del Sur Unificada. Estos detalles se conocen, y se fortalecieron, en base a la carta de José Gabriel Pérez, quien da los detalles que ahora conocemos de esa reunión, a solas, sin testigos, tras encontrarse una carta que estuvo perdida, mal clasificada, pero que ubicada en el 2013, presenta toda la luz del hecho histórico.

En 2013 el historiador colombiano Armando Martínez ubicó en el Archivo Nacional del Ecuador, la carta escrita por el general José Gabriel Pérez, secretario general de Bolívar en la campaña del sur. Pérez, el 29 de julio de 1822, por orden de Bolívar dirigida a Antonio José de Sucre, por entonces intendente de Quito en 1822, en ese documento se resumen los detalles de la entrevista.

Por la carta se deduce que la entrevista fue cordial, girando la mayor parte de la conversación, con respecto al futuro del Perú, situación de la que ya San Martín estaba enterado, puesto que Bolívar había tomado decisiones a su favor. La carta revela, que los dos libertadores no se pusieron de acuerdo sobre el tipo de gobierno para el Perú independiente.

San Martín, hizo saber a Bolívar, que aún sus mismos generales le estaban dando la espalda, y que había planificado su regreso a Mendoza, y que iba a renunciar al protectorado, antes que finalice la guerra de la independencia, pero que dejaría bien puestas las bases del gobierno, y la instalación del Congreso Constituyente que ya estaba en camino.

Bolívar, en todo momento, no se mostró partidario de la llegada de príncipes europeos a América porque de inmediato serían rechazados por las masas, sobre todos, las de la realidad social que él conocía, sin embargo, también expuso que si el pueblo, voluntariamente se manifestaba a favor de ello, respetaría sus decisiones.

Tras la entrevista, Bolívar tuvo más claro el panorama, San Martín no tenía ni las fuerzas ni el apoyo militar para la guerra final contra los españoles en el Perú, país en el que no pocos estaban en contra de las ideas republicanas. La noche del 27 de julio de 1822, San Martín fue agasajado por Bolívar con un banquete, y esa misma noche se retiró hacia el muelle, y se embarcó hacia el Perú.

En Lima, San Martín renunció al cargo de Protector de la Libertad del Perú, el mismo día de la instalación del Congreso, embarcándose hacia el sur, con destino a Mendoza. Sobre la entrevista ha circulado, una serie de documentos apócrifos, y versiones literarias, que sin proponérselo esta últimas han causado confusiones, mientras que la carta a Sucre, y la que el mismo día se escribió al Secretario de Relaciones Exteriores de Colombia nos aproximan al hecho histórico, con los detalles de lo que ahí se conversó, en una entrevista, que ha quedado registrada para la historia universal.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255