La sociedad piurana a través del tiempo

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

plaza de aramas sullana antiguaERP/M.Seminario. Desde cuando existe la sociedad piurana, desde cuando podemos hablar de un núcleo humano con este nombre, si para hablar de sociedad se necesita considerar su existencia en el espacio y en el tiempo, tratemos de darnos una respuesta a partir de ciertos considerandos sociológicos.

puente viejo sullanaPese a los extraordinarios parecidos físicos, los grupos humanos asentados en espacios demarcados geográfica y políticamente, tienen comportamientos diferentes, y maneras diversas de reaccionar frente a determinados estímulos. Y es que cada sociedad es el resultado de una serie de experiencias, que se han ido acumulando a través de los años y de los siglos, dándole a cada una características especiales en su manera de organizarse, de dictar y aceptar sus reglas, y de vivir sus propias tradiciones.

La sociedad existe en el espacio y en el tiempo, no es una improvisación, y aunque al trasladarse masivamente de un espacio a otro un gran número de piuranos, al llegar a su nuevo hábitat son parte de la sociedad que los acoge, y tienen que someterse a su ordenamiento, por la fuerza de la costumbre siguen celebrando sus fiestas patronales, sus efemérides y otras actividades que los enlazan con su sociedad de origen; no en vano se asume que una sociedad es la suma total de los grupos que viven en determinado espacio. Así los piuranos fuera de Piura, se reúnen en grupos sociales y en organizaciones sociales constituidas como clubes, que atendiendo a indicadores de carácter socioeconómico, he dividido en: 1.- Clubes elitistas, 2.- Clubes semi elitistas, 3.- Clubes semi populares, y 4.- Clubes populares.

La sociedad no es una improvisación repentina que se constituye jurídicamente es el resultado de un proceso histórico–social que requiere espacio y de un gran conjunto humano. Para el sociólogo Fichter la sociedad es un "un gran número de seres humanos que obran conjuntamente para satisfacer sus necesidades sociales y que comparten una cultura común". Para el mismo autor, los grupos solo comprenden un sector de la sociedad, pues ésta va más allá de la suma de individuos, que si realmente se sienten parte de una sociedad es porque comparten una herencia cultural de la que son continuadores y protagonistas.

En este caso, desde cuando podemos hablar de sociedad piurana, creo que desde el siglo XVI, siglo, en el que como consecuencia de la suma de 5 madres patrias, (peruana, hispana, árabe, negra, asiática), empiezan a perfilarse en Piura, como en todo el Perú, experiencias asociadas a procesos geo históricos, que dan como resultado las sociedades que hoy tenemos en el país, ya que para entender a este todo general, que es la sociedad peruana, no genera ningún riesgo, detenerse en un análisis de las particularidades de cada una de las sociedades regionales. Las raíces de la sociedad piurana se pierden en el tiempo, desde que los hombres primitivos se asentaron en este espacio moldeado entre las dunas del desierto y los celajes serranos que han integrado sucesivamente las generaciones continuas que han ocupado este espacio, llámese Vicus o Tallán, con todas las influencias prehispánicas continuas, en la que los incas aparecen como grandes protagonistas, precedidos de Sipán, Wari, Chavín y otras culturas pan peruanas.

Cuando señalamos que cada sociedad tiene patrones sociales propios, hacemos referencia a las particularidades de todas en cada uno de sus espacios; y no debemos de confundir sociedad con nación porque esta se refiere primordialmente a los vínculos culturales entre un grupo de personas que les concede una identidad compartida; y que sociedad es la agrupación autónoma de personas que comparten un territorio común y una cultura común (conjunto compartido de creencias, valores, costumbres, Etc.)

Características de la sociedad

Todas las sociedades presentan formas particulares en su organización y desarrollo, la vida cotidiana de sus componentes, personas, organizaciones y grupos difiere de otras sociedades aunque muchas veces se encuentran rasgos conductuales parecidos. Así varia la población si la apreciamos biológicamente, ya que si bien el mestizaje es una característica común, los grupos que se han mezclado con los blancos en América, por ejemplo son diferentes étnicamente si son aguarunas, quechuas, guaraníes, aymaras o comechingones.

Los miembros de la sociedad aprender a querer el espacio sobre el que desarrollan su vida cotidiana, fortaleciéndose en ellos el sentimiento de patria, y esa constante interacción pese a los conflictos que puedan surgir los integra a reconocerse como una unidad culturalmente fortaleciendo la propia identidad que los lleva a reconocer como una unidad culturalmente diferente a las otras.

Las características, de la sociedad, de acuerdo a Fichter, son:

- Unidad demográfica: se considera a la población total con todas sus características e indicadores: hombres y mujeres, niños, ancianos, ocupados, desocupados, etc. En este sentido, los piuranos somos un gran número de personas expresión de un mestizaje que no acaba, que comenzó en el siglo XVI, con la llegada de los hispanos, árabes y negros, y que se continuó posteriormente a partir del siglo XIX con la presencia de asiáticos japoneses y chinos. Si hoy nos miramos a la cara, contemplados todas las facetas de este mestizaje en el que unos somos más claros o más oscuros que otros, pero que sabemos reconocernos como habitantes de un espacio que se llama Piura.

- Zona geográfica común: es el espacio común heredado por los nuevos miembros de la sociedad y que ellos van mejorando después de una experiencia a veces milenaria; es lo que se denomina heredad común con límite físico, y que cuando se habla de sociedades generales, se traduce en un sentimiento de patria. La zona geográfica común la tenemos en el espacio correspondiente al Mar de Grau, el desierto, los valles, la sierra nuestra, el páramo, los ríos Chira, Piura, Chipillico, Quiroz, Huancabamba y otros que junto a infinidad de quebradas llenan de vida la tierra en la que vive la unidad demográfica.

- Función social: integran la sociedad grandes grupos, que se diferencian entre sí por su función social, unos orientados a la producción, a la educación, a la salud, a la comunicación, al comercio, a la agricultura, al arte y entretenimiento, a las ciencias sociales, a las ciencias duras, etc. En Piura hay educadores, militares, sacerdotes, artistas, orfebres, obreros, empleados, deportistas, todos tienen una función social que cumplir, en la sociedad no se existe solo como una cifra cuantitativa, sus miembros tienen un rol que los mantiene como elementos vivos, interactuantes, que apuntan con su función social, hacia el futuro del grupo humano al que pertenecen.

- Cultura semejante: es decir que el patrón de la cultura presenta variaciones en la sociedad que aparentemente es homogénea porque por lo general hacen uso de la misma lengua y tienen pautas de conducta relativamente parecidas. En cada pueblo de Piura se venera a un ecce homo crucificado, pero con rostros diferentes, representan al mismo Jesús, pero con caras y nombres distintos, así vemos al Señor de la Misericordia de Chipillico, al Señor Cautivo de Ayabaca, o al Señor de la Buena Muerte de Chocán de Querecotillo que cohesionan a una gran número de piuranos que en cada festividad se unen espiritualmente frente a lo divino de sus creencias. La Semana santa se vive en todo el mundo católico como sucede en Piura, pero aún en el interior piurano se celebra con variaciones, de manera semejante, y no del mismo modo, como lo hicimos conocer en un artículo publicado en este diario.

- Es un todo: la sociedad actúa como un todo aunque existan conflictos internos. El conflicto es uno de los procesos sociales comunes en los grupos humanos, sin embargo el reconocimiento como parte integrante de una sociedad lleva a sus componentes a obrar como un bloque, como cuando los piuranos protestan por la reivindicación de sus derechos, o se hacen paros para llamar la atención de las autoridades, frente a la no solución de sus problemas, o se solidarizan con los afectados por los desastres naturales, o vibran con entusiasmo frente a los triunfos de los actuales grandes protagonistas de la piuranidad.

- Identidad propia: cada sociedad se reconoce como una unidad separada, frente a otras sociedades. Aquí se alude a la identidad que se logra en la conformación de la sociedad cuyos miembros aprenden lo que culturalmente poseen y que los lleva a saberse diferentes de otras sociedades; por ejemplo, entre un piurano, un tumbesino y un lambayecano, que pese a tener varios elementos comunes, poseen otros que son particulares de casa espacio.

A los piuranos como miembros de una misma sociedad, los cohesionan una serie de símbolos en todos los campos de la cotidianidad. Miguel Grau aparece como el personaje principal si al heroísmo nos referimos, así como en la poesía se destaca a Carlos Augusto Salaverry, o en el deporte a Juan Seminario, y en la pintura a Ignacio Merino. En las comidas el atractivo por los platos regionales como el cabrito, tamal verde, seco de chabelo y la malarrabia, son generales, o por dulces que como las natillas, acuñas, y bocadillos, de origen árabe según Juan José Vega, nos deleitan el paladar. Aunque hoy las natillas parecen toffee sin punto, y las nuevas generaciones están acostumbrando su paladar a esta variedad de la golosina tradicional, yo me quedo con las natillas terrosas, arenosas de leche de cabra y "atao de dulce" o chancaca, que ya son difíciles de encontrar, salvo en escasos lugares de Sullana, Piura y Tambogrande.

Para bailes piuranos, se destaca el tondero cuyas raíces se pierden en la danza de la pava, según estudios del folklorista Guillermo Riofrío Morales, quien más allá de la imaginación, investigó siguiendo un método riguroso, que llevó al autor del tondero "La Perla del Chira", a encontrar en este baluarte de la piuranidad, la suma de elementos negros que posteriormente dieron origen a esto que se llama tondero.

?

Pristina 255

Juan Manuel propaganda