fbpx

Algunos 'tips' anti-violencia

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

nelson penaherrera castilloERP/N.Peñaherrera. Los continuos actos de violencia que estamos experimentando a propósito del proceso electoral (o disparados por este proceso) ya han llegado a un límite.

Pienso que los hechos de Ayabaca son la gota que ha derramado el vaso y exige que reaccionemos en contra, no importa quien se arañe: la violencia se debe condenar siempre, venga de donde venga.

el objetivo que debemos adoptar como ciudadanía es puntual: evitar la violencia mediante el uso de los mecanismos y recursos legales ya disponibles para canalizar nuestra disconformidad, descontento o desacuerdo.

El desorden para nada es una salida válida a algo que puede resolverse de forma más civilizada.

Ahora bien, que la vía pacífica tiene un tiempo más largo para resolver las cosas es, hasta cierto punto, adecuado pues no hay nada peor que reparar con la cabeza caliente.

En ese sentido, me gustaría proponer una serie de 'tips' que pueden impedir que nuestra indignación degenere:

Evitar los caudillismos. Estas son épocas en que el río está tan revuelto que unos pocos pescadores, o quizás solo uno, logran ganancia, y no siempre para objetivos comunitarios. El Mesías ya vino una vez, ya lo matamos, ascendió a los cielos, y solo Él sabe cuándo regresa; pero que otro fulano nos venga a convertir el agua en vino, ¡fuiiiiira!

Desconfiar de la arenga que exacerba nuestro 'orgullo' y justifica el fin sin importar los medios. En todo caso, no seguirla, y denunciarla ante la autoridad correspondiente, especialmente si se difunde por redes sociales haciendo el clima más antisocial,,, si no, pregunten cómo todo el mundo se frunce la jeta en Sullana.

Investigar de forma independiente cuáles son los cauces regulares para canalizar lo que nos parece que está fuera de lo correcto, desde el punto de vista legal. Nada de inventar la pólvora, que, como digo siempre, hace milenios ya la inventaron. Tu santo sin pierde: San Google.

Huir del rumor, lo que me dijeron que se dice, que por ahí escuché, que se vocea. En estos casos, lo mejor es escuchar a todas las partes, incluso las que nos caen chinches, y asumir el propio criterio. Cuando se hace este ejercicio se descubre que casi siempre que lo que flota en el ambiente no es tan cierto y bonito como parece.

Si queremos actuar con violencia hacia las personas y hacia la gente, hagamos algo sencillo: démosle puñetes al piso o a la primera piedra pilca que hallemos, o pateemos la pared de nuestra casa o alguna roca en el camino. El chiste está en no utilizar protección. Cuando hallamos descargado nuestra cólera, regresemos al grupo. Esteeeeeeee... sí, cómprate un analgésico-antinflamatorio.

Si vamos a lanzar improperios, ensayemos primero gritándole a nuestros peluches, tantas veces sea necesario hasta que nos hagan algún caso. Entonces regresemos.

Todo acto ilegal, especialmente los disfrazados de justos y 'pacíficos', terminan pagándose tarde o temprano. Antes de manchar tu récord de antecedentes penales y policiales (la chamba, varón), piénsalo dos vec... perdón dos mil veces.

No le lavemos el cerebro a niños, niñas y adolescentes justificando la violencia de cualquier tipo. Es tan condenable como abusar sexualmente de ellos y ellas. Básicamente es lo mismo: se viola mentes.

Los peores consejeros en estos casos son la cumbia, la música lastimera y el alcohol. Peor aún las drogas ilegales. A mayor adormecimiento, menor posibilidades de alegar inocencia ante un tribunal.

Si sospechamos de corrupción, crucemos información entre los portales de transparencia, la SUNAT y la SUNARP; entonces, pidamos orientación al Ministerio Público. Salvado este protocolo, vayamos a los medios mostrando pruebas.

En ese sentido, recordar que hecho, indicio y sospecha no son sinónimos. Conozco abogados confiables a los que puedo referirte para que te lo expliquen en detalle con tal de que no te hagan patinar. ¡Son superefectivazos!

Finalmente, el famoso 'no hagas a otros lo que no quieres que hagan contigo' aplica de cajón aquí. Practícalo.

PD: Al amigo "Guayacundo Timoteo", porfa, no me descuartices mis artículos. No hay peor ejercicio terror... digo, periodístico que sacar de contexto lo que opino, especialmente cuando está protegido por copyright. Saluditos.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255