No dio leche evaporada, ay qué vaca tan salada (tolón, tolón)

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP/Nelson Peñaherrera Castillo. No sé si se han dado cuenta pero 2017 debería renombrarse como el "año nacional de la dualidad crisis y oportunidad". El caso es que muchos aún persisten en estancarse en la fase crítica sin querer avizorar la otra orilla, la de la oportunidad. Por si alguien no lo tiene claro, ahí está el más reciente escándalo nacional, el de la leche 60% leche Pura Vida.

Mientras algunos analistas sospechosamente agoreros se comenzaron a rasgar las vestiduras en favor del Grupo Gloria, al que se le agradece habernos dado calcio y vitaminas por casi tres cuartos de siglo, nadie parece comprender que incluso los productos tienen un ciclo de vida ante el que tienes tres opciones: recorrerlo como quien envejece naturalmente (ejemplo: el telégrafo), reinventarte (ejemplo: Madonna), o aplicar esa de que a rey muerto rey puesto.

Aunque no me especializo profundamente en mercadeo, lo obvio en esta crisis es que los estantes van a quedarse vacíos porque la leche 60% leche, aparte que ha sido embargada por Indecopi, está trayéndose de encuentro a las otras marcas de la misma empresa e incluso colateralmente a las otras empresas, lo que significa baja de ventas, quizás discontinuaciones, quizás relanzamientos. No es algo nuevo ni exclusivamente peruano. Sucede alrededor del mundo más a menudo de lo que creemos. Ahora, que no leamos noticias económicas, ya es otro tema. Regresemos al punto.

Si las estanterías van a quedar vacías, lo lógico es que se llenen con algo similar, una alternativa, o algo tan novedosamente contundente que hasta podría cambiar los hábitos del consumidor. Aunque, claro, primero habrá que preguntarle a la ASPEC, la heroína casi por accidente de toda esta controversia.

Por lo pronto en Lima, la Universidad Nacional Agraria La Molina, que vende leche fresca y derivados, ha comenzado una (muy) agresiva campaña en redes sociales tratando de posicionarse como la opción académicamente natural para quienes desean sentir el espíritu de la vaca lechera que no es una vaca cualquiera (muuuuuu).

En su estilo más conservador, una tienda de productos ecológicos en el distrito de Barranco de pronto está sintiendo que su demanda ha crecido gracias a la crisis.

Y si eso fuera poco, por los palos está entrando Danlac prometiendo regresarnos a la época del lechero y su indesligable botella del néctar bovino fresco en la puerta de su casa a primera hora del día.

Y probablemente irán apareciendo más ofertas para una demanda que está moviéndose, salvo análisis errado o variable omitida aplicable solo al caso de Lima Metropolitana.

¿Qué está pasando a lo largo de Piura? Desde que el embargo de Pura Vida es nacional, eso también significa que aquí la veremos desaparecer de estantes y anaqueles igualito, aunque no faltará el vivazazo que la venda como si fuera contrabando, o no le dé su reverenda gana hacer caso de la suspensión dictada por Indecopi, como lo comprobó el jueves un congresista y varios medios de comunicación el viernes. Igual, por si no se enteraron, técnicamente el viernes Indecopi ilegalizó la venta de Pura Vida.

Mi punto es: ahora que el mercado de la leche corporativa está sufriendo algo parecido a la extinción de los dinosaurios, ¿qué alternativas locales tenemos?

Ganado vacuno sí criamos (recordemos que incluso Huancabamba iba a ser el nuevo proveedor de Gloria), y hace algunos años la Universidad Nacional de Piura (Zootecnia para ser exacto) trató de vendernos la idea de migrar al consumo de la leche de cabra y sus derivados (¿de dónde crees que salen las natillas y el manjar blanco?). Pero, en la coyuntura actual, ¿dónde está la oferta regional alternativa? ¿Está aprovechando el tópico de conversación del momento para comenzar a impulsarse?

Yo siento que no; y si lo está haciendo, aún el impacto es mínimo, por lo que tendrá que esforzarse un poco más, obviamente, usando estrategias del siglo XXI.

Y si no existe oferta, ¿cuán consistente es el discurso ése de Piura, la región agroganadera?

Contrariamente a lo que pensarían sectores más recatados, el sentido de la oportunidad no está basado en la fuerza y la posición de la competencia sino en la demanda del público. Claro que el requisito es presentar una opción que sume calidad, alto poder de penetración de mercado y un empaque práctico y agradable.

Y no me digan que es pretensioso: con cuatro escuelas de comunicación social en el mercado, ese estándar es "el" estándar; con varios centros de formación agropecuarios, ese estándar es "el" estándar... con una envidiable ubicación al oeste de Sudamérica, ese estándar es "el" estándar.

Y eso que me falta incluir a las escuelas de biología, industrias alimentarias, economía, negocios internacionales, en fin, un largo etcétera que también tiene aquí una oportunidad para demostrar por qué se están peleando las acreditaciones y certificaciones.

Ahora si alguien aún sigue pensando que a la lechera del cuento nunca se le rompió el cántaro, bueno, que siga viviendo en su mundo de fantasía; pero con los llamados 'emprendedores' (que más bien parecen secta religiosa en algunos casos), no sé qué están esperando para sorprendernos con sus innovaciones de calidad al alcance de todos los bolsillos.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

Pristina 255

Juan Manuel propaganda