fbpx
23
Jue, Sep

El impacto económico de la COVID-19 todavía es difícil de calcular

Economía
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Con más de 50.000 casos confirmados en nuestro país, la epidemia del coronavirus se resiste a irse. La situación es similar en el resto del mundo. Si bien se ha logrado reducir la curva de contagios a escala global, lo cierto es que la pandemia dista todavía mucho de estar controlada. Ya son más de 3.500.000 las personas que se han contagiado a escala mundial. También hay temores a una segunda ola de contagios que pudiera resultar más peligrosa que la primera, como ocurrió en la pandemia de la gripe española de 1918.

Tampoco se sabe todavía cuándo estará lista la tan deseada vacuna para erradicar el coronavirus. Y de esta incertidumbre sanitaria nace una incertidumbre financiera que hace que pronosticar el impacto económico de la COVID-19 sea una tarea muy complicada. Hay quién considera que lo peor ya ha pasado, ¿pero qué nos dicen realmente los mercados?

Los mercados financieros mundiales muestran síntomas de indecisión

Si echamos un vistazo al Nasdaq100 o a cualquier otro índice bursátil de referencia de las principales economías del planeta constataremos una misma circunstancia: el patrón en el gráfico de las cotizaciones es muy similar. Los principales selectivos bursátiles reflejan todos ellos una gran caída a mediados del mes de marzo, seguida de un tibio rebote y de un periodo de consolidación. La situación que dejan entrever es de incertidumbre, de indecisión. Los inversionistas parecen estar a la espera de un desencadenante que les haga abrir o liquidar posiciones, en una o en otra dirección. Y es que no hay directrices claras prefijadas para un escenario tan atípico como el que estamos viviendo este año. No hay manuales de instrucciones para responder a un cisne negro de estas características. Por este motivo, acertar en las predicciones económicas es misión prácticamente imposible.

La economía peruana, entre el cauto optimismo y la incertidumbre

Un mes en tiempos de coronavirus da para mucho. El anuncio realizado hace apenas unas semanas por parte de la ministra de Economía de lanzar el plan de estímulo más ambicioso de América Latina parece haber tenido buena acogida en los mercados, tanto a nivel nacional como internacional. La bolsa de Lima lleva varias jornadas en positivo, lo que puede interpretarse como una invitación a un cauto optimismo. A esta actitud tímidamente positiva contribuye también la buena reacción de los inversionistas extranjeros, que son de la opinión de que la recuperación será rápida en el Perú.

ReactivacionEl impacto económico de la COVID-19 todavía es difícil de calcular | fuente Pixebay

En resumen, el impacto financiero de esta crisis es todavía difícil de evaluar. Desde que a mediados de marzo la OMS declarara la emergencia por pandemia, se han sucedido acontecimientos inconcebibles para la gran mayoría de los ciudadanos, como cuarentenas obligatorias, cierres de fronteras y parones forzosos de las actividades comerciales. Todavía es pronto para hacer un análisis fiable de las consecuencias económicas de estas circunstancias. Las próximas semanas serán decisivas para ver si las medidas adoptadas por gobiernos como el peruano logran o no disipar las dudas que todavía se ciernen sobre los mercados financieros de prácticamente todo el mundo.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255