fbpx
28
Lun, Nov

Potencialidades y realidades en el turismo regional en Piura

Turismo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La Región Piura, tiene varios elementos distintivos para promover y fomentar el turismo. Su espacio territorial permite ir desde la costa hasta la sierra y pasar del océano hasta las lagunas de Huancabamba o Pacaipampa. Playas, clima, lagunas, artesanía, geografía, miradores naturales, un extenso bosque seco, y otro tipo de bosques son riquezas que se usan poco o nada.

Conocer la región Piura es llegar a la capital departamental, una ciudad que brinda las condiciones adecuadas para el turismo interno o receptivo. El Aeropuerto permita tener alternativas de desplazamiento e igual Talara. En el caso citadino se puede encontrar la Plaza de Armas, la cual ostenta orgullosa la estatua a la Libertad; iglesias como La Catedral, San Sebastián, El Carmen, San Francisco, por mencionar algunos de los templos que caracterizan Piura. 

Son 8 de las provincias y cada una de ellas sus propias particularidades. Desplazarse hacia ellas por transporte terrestro, es muy fácil. En la sierra el paisaje y en la costa igual, sobre todo la existencia del bosque seco, cuyo extenso territorio nos muestran imponentes los algarrobales o el ceibo de acuerdo al piso ecológico o faique si es en la sierra. Flora y fauna, identifican a la región y en ella a sus provincias. 

Un primer aspecto a tener en cuenta es el turismo de playa y de sol que congresa al turismo receptivo y el nacional en todo el litoral norteño. En el caso de Piura, un recorrido desde Máncora es encontrarse no solamente con una playa de aguas limpias y calientes, sino de hoteles construidos a la vera del mar, con el equipamiento y la infraestructura adecuada para buscar un descanso vacacional. 

Mancora playaPlaya de Máncora en Piura

Playas y equipamiento, son importantes y se puede mencionar a Máncora, Vichayito, Los Órganos, Punta Veleros, El Ñuro, Cabo Blanco, Lobitos, Colán, Yacila, La Tortuga, Matacaballo y otras caletas que permiten el entorno favorable para el turismo regional. En un concurso regional, se valoró la belleza de Cabo Blanco y de Lobitos como playas significativas para el visitante. 

En la costa misma, existen lugares apreciados en Morropón con la zona conocida como Piedra El Toro, lugar natural que viene concitando gran interés de las familias de la región Piura; en Piura, es mundialmente conocido Catacaos, por su culinaria, orfebrería, cerámica, sombrerería y otros elementos que la han convertido en la Capital Artesanal de la Región Piura. 

Iglesia San LucasIglesia San Lucas de Colán- Primera Iglesia en Sudamérica

Si el turismo de playa capta a turistas del país y del extranjero, es necesario destacar que existen territorios que abren por si mismo, buenas oportunidades como es el caso de la provincia de Sechura, cuyas potencialidades turísticas son diversas y que van desde las mismas playas, el desierto, dunas, médanos y sobre todo una historia que se devela en una buena conversación con los residentes de esta localidad. 

Sechura Plaza de ArmasPlaza Armas de Sechura

La serranía piurana tiene una vistosidad admirable y la pureza del aire que se respira es un recurso que poco a poco se viene valorando. Las visitas semanales hacia Canchaque se vienen incrementando y ayuda el desplazamiento la mejora vial. Al llegar a este lugar, nos encontramos con un pueblo enclaustrado en la naciente de la cordillera y rodeado de robles; goza de prestigio por el legado de Miguel Ciccia Vásquez, pero no existe desarrollo urbano, aspecto que lo viene logrando San Miguel del Faique.

En San Miguel del Faique, al estilo de Vilcabamba en el Ecuador, sus espacios se vienen usando para la oferta turística. Los piuranos y gente de otros sitios, pueden encontrar un fin de semana tranquilo y acogedor en San Miguel del Faique. Dista 3 horas de Piura y la pavimentación de la carretera ayudará mucho para crear alternativas nuevas para estos pueblos ancestralmente olvidados.

Rumbo a Huancabamba, el encuentro con la cordillera y su serpentear, nos da un panorama de nubes, precipicios y coraje. El Tambo, antiguo descanso andino se ha perdido y el tránsito vehicular es más ligero, su punto mayor se encuentra a más de 3 mil metros, donde el viento nos informa sobre el paso de una vertiente a otra. El descenso hacia Huancabamba, se hace entre arboledas, quebradas y población autóctona.

Si el viaje es diurno, se puede apreciar toda la belleza de los andes piuranos. La policromía que dan las laderas de los cerros, muestra un estilo de vida de la población. Las parcelaciones para la siembra, semejan un damero lleno de trigo o maíz. Cuánto más alto es el poblado, las ciénagas y los riachuelos proveen el agua que necesitan los residentes para sus cultivos o consumo humano. Mediante procedimientos artesanales, se almacena el agua y luego se administra su uso.

Huancabamba, es conocida ancestralmente. La presencia de ecuatorianos, colombianos y peruanos, es motivada por las Lagunas de las Huarinjas. La ciudad, perdió su encanto colonial y sus viejas casas dan una sensación de pueblo abandonado. Las casas de tejas han sido reemplazadas por construcciones más modernas y no existe una política de conservación de sus monumentos históricos.

Su rio, es torrentoso en época de invierno y llega a un nivel mínimo en otras estaciones. Pese a la contaminación, aún es usado como zona de recreación e integración social de su población. Sus aguas son limpias y transparentes. En la parte de Sondorillo, se represará para encauzarla vía un túnel hacia la zona de Chulucanas- Morropón.

Sin embargo, por ahora son las playas de Piura las de mayor frecuencia turística. Para ello, se tiene el prodigio del Océano Pacífico, cuyas aguas son adecuadas todo los meses del año. Cabo Blanco, Los Órganos, Máncora, Vichayito, tienen una alta oferta turísticas adecuada para pasar unas buenas vacaciones. 

Diario El Regional de Piura

Pristina 255