Violencia contra la mujer y el caso de Misuí Chávez Sandoval

Reportajes
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Misuí Rosalía Chávez Sandoval es una piurana que tiene 26 años y es víctima de violencia por parte de su pareja sentimental. Su caso tiene dimensión nacional e incluso internacional, por las características de la agresión cometida en su contra y por el accionar del Poder Judicial, que aún con todas las evidencias, deciden en sentido contrario a la realidad.

Hace unas semanas, y cuando aún se encontraba fresco el accionar de un joven en contra de su enamorada en Ayacucho; las cámaras de un hotel dieron cuenta de la agresión de Misuí Chávez; en un hotel ubicado en la cuadra 1 de la avenida Perú, en el asentamiento humano Consuelo de Velasco, del distrito 26 de Octubre, en Piura.

Como se informó, las imágenes muestran a Luis Ángel Piscoya Pérez (30) llegando al hotel a las 11:26 p.m. del sábado 01 de agosto. Sin embargo, trascendió que el sujeto habría estado bebiendo licor con Misui Rosalía Chávez Sandoval (26) en una habitación y ésta al decidir no continuar haciéndolo entró en furia. 

Piscoya Pérez patea, arrastra y golpea salvajemente a la joven, e incluso porta un arma en la mano con la que amenaza a Chávez Sandoval, quien se encuentra desnuda al exterior del hotel, en plena vía pública. Esta intenta defenderse, pero los golpes son tan fuertes que hasta llega a perder el conocimiento. En las imágenes se aprecia a otro sujeto que no hace nada por defender a la mujer, aparentemente sería amigo del agresor.

Es la historia primera. Posteriormente, se comprueba que Luis Ángel Piscoya Pérez fue intervenido por la policía y llevado a la comisaría de Piura. Posteriormente es liberado y hasta el momento es no habido por la justicia. Sin embargo, tiene un aliado, y es el Poder Judicial, el cual a través de la jueza Ubaldina Rojas, se le dio comparecencia.

Aunque la decisión puede ser revisada como lo ha comentado el presidente de la Corte Superior de Justicia de Piura, se demuestra una vez más, las decisiones que se adoptan por parte del ente encargado de administrar justicia en nuestro país.

"Según el certificado médico que se presentó en la audiencia, la mujer tiene dos por 12, a pesar que el video si se ve a una señora que es atacada y golpeada, lo que debe de tener la juez y con lo que tiene que resolver es con un certificado médico legal, el cual lleva a lesiones leves", precisó el presidente de la Corte de Justicia de Piura. 

En tanto, Defensoría del Pueblo no ha querido quedar en silencio frente a las evidencias del video difundido en varios medios de alcance nacional y tras la decisión de la jueza Ubaldina Rojas.

“Las imágenes difundidas por los medios de comunicación constituyen pruebas contundentes de que los golpes y la agresión sufrida por la señora Misui Chávez constituyen un caso de tentativa de feminicidio, dada la grave afectación a su salud, integridad y vida”, indica el pronunciamiento de Defensoría del Pueblo.

“La crueldad y ensañamiento reiterados sufrida por la señora Chávez constituye una muestra tangible de las relaciones de poder y discriminación de la que todavía siguen siendo víctimas muchas mujeres, aspecto que no habría sido tenido en cuenta por la jueza del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria” sostiene Defensoría.

Contra toda la ola de cuestionamientos, primero a la golpiza pública, después el accionar de Fiscalía y Policía, y posteriormente del Poder Judicial; aparece Misuí Chávez para indicar que ella no denunciará al agresor y expresa sus razones. Dicha actitud no es nueva en mujeres agredidas y responde a las distorsiones de la agredida.

La violencia contra la mujer, no es nuevo, pero últimamente se observan muchos más hechos que dicen que algo está pasando en la sociedad peruana y en las instituciones tutelares. Los casos presentados, de violencia e incluso de muertes, deben permitir mirar con mayor responsabilidad la necesidad de disminuir estos hechos y lograr construir una sociedad más pacífica y de respeto entre géneros.

La Organización Mundial de la Salud, tiene conclusiones importantes y que damos a conocer por la gravedad de lo que viene aconteciendo en la sociedad peruana y sobre la incomprensión de autoridades para adoptar decisiones adecuadas al problema:

  • La violencia contra la mujer -especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual- constituye un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de las mujeres.
  • Las cifras recientes de la prevalencia mundial indican que el 35% de las mujeres del mundo han sufrido violencia de pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida.
  • Por término medio, el 30% de las mujeres que han tenido una relación de pareja refieren haber sufrido alguna forma de violencia física o sexual por parte de su pareja.
  • Un 38% de los asesinatos de mujeres que se producen en el mundo son cometidos por su pareja.
  • Estas formas de violencia pueden dar lugar a problemas de salud física, mental, sexual y reproductiva y otros problemas de salud, y aumentar la vulnerabilidad al VIH.
  • Entre los factores de riesgo de comisión de actos violentos cabe citar un bajo nivel de instrucción, el hecho de haber sufrido maltrato infantil o haber presenciado escenas de violencia en la familia, el uso nocivo del alcohol, actitudes de aceptación de la violencia y las desigualdades de género.
  • Entre los factores de riesgo de ser víctima de la pareja o de violencia sexual figuran un bajo nivel de instrucción, el hecho de haber presenciado escenas de violencia entre los progenitores, la exposición a maltrato durante la infancia, y actitudes de aceptación de la violencia y las desigualdades de género.
  • En entornos de ingresos altos, hay ciertos indicios de la eficacia de los programas escolares de prevención de la violencia de pareja (o violencia en el noviazgo) entre los jóvenes.
  • En los entornos de ingresos bajos, aparecen como prometedoras otras estrategias de prevención primaria, como la microfinanciación unida a la formación en igualdad de género y las iniciativas comunitarias dirigidas contra la desigualdad de género o tendentes a mejorar la comunicación y las aptitudes para las relaciones interpersonales.
  • Las situaciones de conflicto, posconflicto y desplazamiento pueden agravar la violencia y dar lugar a formas adicionales de violencia contra las mujeres.

Fotografía: Facebook de Misui Chávez

Pristina 255