Piura: Comentarios de los depósitos pluviales para prevenir inundaciones

Andrés Vera Córdova
Typography

ERP (Andrés Vera Córdova). Las lluvias que cada cierto tiempo se presentan en la región Piura, afectan sobremanera a las ciudades de la costa, cuyo crecimiento nunca fue planificado y tampoco las autoridades municipales, han regulado su crecimiento. Las consecuencias se viven después cuando la fuerza de las aguas de lluvia, se desplazan activando quebradas, derrumbando todo lo que se encuentra a su paso y sobre todo, dejando miles de damnificados.

El panorama que viven ciudades de la costa de la región Piura tras las lluvias es desolador; ir a Piura, Sullana, Talara, Paita, entre otras, es encontrar la huella indeleble del paso de las aguas pluviales. En todas ellas, no existe ningún sistema de drenaje funcional que permita el uso seguro del suelo y lo que es más desalentador, tampoco lo tienen.

Inundacion Piura a

Afloramiento de aguas del río y acumulación de aguas de lluvia en parque Tres Culturas- Piura

Consecuencia de las lluvias de 1982-83 y de las de 1997-98, se realizaron obras de drenaje, las cuales solo significaron drenes y canales determinando para ello los mayores desniveles y pendientes de la ciudad. En Piura, el sistema de drenaje que se hizo y que existe, tiene esa funcionalidad. Se encauzaron parte de las quebradas urbanas, se canalizaron a tajo abierto la mayor cantidad de ellas y quedó irresoluto la situación de las viviendas ubicadas en zonas vulnerables y si a este problema se le agrega la permisividad para que se formen nuevos asentamientos humanos en zonas vulnerables, el desastre es mayor. 

Mediante encauzamientos del agua y posterior evacuación con motobombas, se encontró solución al tema de la urbanización El Chilcal, cuyas aguas de lluvia inundaron las viviendas e igual infraestructura y equipamiento se hizo en la Avenida Andrés Avelino Cáceres, en la zona de la urbanización Ignacio Merino, construidas con recursos del FONAVI. Lo cierto que después de las lluvias urbanas de 1982-83, no se ha podido comprobar el pleno funcionamiento. Al margen de la tecnología usada, existe un estudio de drenaje de la ciudad, el cual debería ser tomado como referente para toda acción posterior. 

En el caso de Sullana, tras las lluvias de 1982-83 durante la gestión de gobierno de don Jaime Burneo Arrese, se diseñó y construyó lo que se le conoce como Canal Vía, a la postre una obra que sirve para desaguar con mucha prontitud las aguas pluviales, pero todo hace suponer que su capacidad ha sido superada por la enorme masa de agua que soporta la ciudad como efecto de las lluvias de estación o los denominados “Fenómenos el Niño” o “Niño costero” que es la última derivación. Se requiere, no solo completar el proyecto original, sino pensar en soluciones alternativas para evitar inundaciones. 

canal via

Vía evacuadora de drenaje de la ciudad de Sullana conocido como Canal Vía, el cual ha colapsado

Igual decisiones se repitieron en Talara, en Paita con el Zanjón y en Sechura. En Catacaos, Tambogrande y Las Lomas, tanto como en Chulucanas, la ingeniería usada para los sistemas de drenaje son los mismos que sus pares de Piura, Sullana y Talara. Todos son a tajo abierto y las aguas de lluvia siguen la ruta de la pendiente.

En la ciudad de Piura se hizo una obra diferente en ingeniería a lo que regularmente se ha visto para desaguar las aguas pluviales y me refiero a la Avenida Vice, la cual era una cuenca ciega donde era imposible avanzar en caso de una lluvia. La cantidad de agua caída en la ciudad de Piura ha permitido observar que es una obra que funciona y una ingeniería que se puede replicar en otras cuencas ciegas de la ciudad y de otras de la costa piurana.

Avenida Vice Via

Esta obra, incorpora una nueva tecnología para solucionar el tema de las inundaciones. Av Vice- Piura

Casos de Madrid y Barcelona

Verificando sistemas de drenaje de ciudades importantes, encontramos las referidas a Madrid-España, cuyos tanques subterráneos o “tanques de tormenta” como se les conoce, superan las 63 instalaciones y que son capaces de retener hasta 1,46 hectómetros cúbicos. Los beneficios son dobles, primero evitar inundaciones y segundo liberar las aguas de altos contaminantes que se desplazan en las masas de agua con lodo. Tienen todo un proceso y una ingeniería que las vincula con el sistema de agua potable.

En Barcelona, la tecnología usada es parecida a la de Madrid. Como consecuencia de una pasantía al ayuntamiento de Barcelona, pude observar y conocer estos depósitos. Según sus especialistas indicaban que las zonas bajas se inundaban, y coincidiendo con los Juegos Olímpicos de 1992 cuando se empezó a poner remedio a este problema mediante la ejecución de depósitos de regulación de pluviales repartidos por toda la ciudad. En la actualidad hay un total de 13 depósitos repartidos por la ciudad, con una capacidad total de almacenamiento de unos 500.000 m3 y la planificación no se detiene.

Cómo ya hemos expresado, estas cumplen doble función y que está vinculada a la calidad del agua:

  • Por un lado sirven como elemento de aceptación y laminación de caudales lo que permite que la red de saneamiento trabaje más holgada sin alcanzar su capacidad máxima.
  • Por otro lado tiene un beneficio ambiental ya que sirve como retenedor de contaminantes arrastrados por la lluvia evitando su vertido incontrolado al mar ya que una vez cesa el episodio de lluvias los residuos son devueltos de manera gradual a las riberas.

Estanques tormentas

El Estanque de Tormentas de Pozuelo de Alarcón en Madrid mide 150 metros de largo por 60 de ancho y más de 5 de altura. Puede recoger y filtrar hasta 30.000 toneladas de agua en caso de fuertes lluvias.

Caso de Guayaquil

El más conocido y difundido en Piura en los últimos tiempos es el sistema de drenaje de Guayaquil y que puede ser observado en un video donde se difunde los pormenores del mismo. Lo cierto, que la realidad de las ciudades de Piura son parecidas, lluvias cíclicas cada cierto tiempo, inundaciones constantes, destrucción de infraestructura pública, afectación de las actividades sociales y sobre todo productivas, la ciudad de destruye dejando una secuela de dolor e impotencia frente a la naturaleza.

Respecto a las ciudades la tecnología e ingeniería existen y los modelos para copiarlos e implementarlos en nuestras ciudades se encuentran en Guayaquil que solo está a escasas 12 horas de Piura; o Barcelona, o Madrid, o Paris o Chicago si se desea, pero todas ellas tienen un principio común; si no puedes evacuar con facilidad la masa de agua proveniente de la lluvia, tienes que almacenarla y después procesarla.

Caso de Piura o Sullana o Paita o Talara

Muchos dirán que en el caso de Piura, Sullana o Paita o Talara es imposible y quienes ejecutaron la avenida Vice dirán que si se puede; lo que pasa que los depósitos pluviales para prevenir inundaciones pueden ser una realidad si población y autoridades así lo deciden. Imagínense, cuanto beneficio habría si deciden construir un depósito pluvial bajo la avenida Andrés Avelino Cáceres frente a EPPO y que comprendería desde la avenida Sánchez Cerro y hasta la avenida Vice, sin duda que se resolvería los problemas de la urbanización Ignacio Merino.

Poco a poco esta ciudad y otras de la costa piurana como Sullana o Chulucanas, pueden ir aumentando su capacidad de retener las aguas de lluvia incrementando la capacidad de retención medido en metros cúbicos. Al menos, se habrá salvado en parte las viviendas existentes; las otras soluciones para el ordenamiento de la ciudad son más peruanas y solo es cuestión de normas y cumplimiento de las normas.

Cada ciudad requiere estudios propios, pero generalmente los problemas son los mismos. Una lluvia de escasos milímetros, perjudica a muchas personas y afecta los sistemas de producción urbanos; ninguna autoridad del país, supo adelantarse a soluciones frente a problemas recurrentes. En esta oportunidad la reflexión y la dureza de la naturaleza está que lleva a tomar conciencia. 

Sobre el Río Piura

La solución para quitar masa de agua a la ciudad ha sido trabajada con amplitud por el Ing. Jorge Reyes de la UDEP. Los planteamientos han paseado por diversos funcionarios públicos y nunca se tomó en serio. Esta es la oportunidad para pensar de manera integral, es decir se resuelve el tema de las crecientes del río Piura y las inundaciones de las ciudades. 

Rio Creciente 05

Un estudio de la UDEP estima represar estas aguas del río Piura mediante la construcción de una presa

Pérdida de oportunidades y limitaciones al desarrollo

Mucho se ha expresado de las oportunidades que tiene Piura para su desarrollo; sin embargo, las lluvias y sus impactos han incidido negativamente. Se avanza y se retrocede con mayor velocidad a lo avanzado y nos devuelve a una realidad de limitaciones y subdesarrollo. Las pérdidas de un "Fenómeno el Niño" son multiples, se evidencian pérdias en lo social, en la infraestructura pública y privada, en el medio ambiente y sobre todo en los sectores económicos que afectan directamente al ideal de desarrollo. Si se tiene un territorio seguro y gestionado contemplando todos los riesgos, esta región puede superar con creces las dificultades que pueden crear los fenómenos naturales. La clave es simple, información histórica, estudios, planificación e inversión

Al menos sabemos que muchas de nuestras ciudades tienen sus Mapas de Peligros, Vulnerabilidad y Riesgos; pero igualmente sabemos que no se respetan y que no existen regulaciones para hacer exigible el cumplimiento de las recomendaciones y conclusiones. Existe una disparidad de acciones municipales y el Gobierno Regional es un ente con competencias dispares con los gobiernos locales. Esta situación tiene que revisarse. 

Si hay solución

Conforme se podrá apreciar, las soluciones están dispuestas y solo depende de decisión y de autoridades que gestionen adecuadamente los recursos. Todo ello, debe articularse con el sistema de agua y saneamiento, pues esta empresa y lo que se haga deberán definir el quehacer sobre el subsuelo. Los ingenieros para esta tarea pueden traerlos o de las propias universidades y buscando cooperación de gobiernos. Solo se pide, que haya racionalidad y sensatez, un dinero mal usado es perjuicio para miles de pobres que ahora lloran los desatinos de sus autoridades y tampoco reconocen sus propios yerros. 

Algo que debe quedar claro, el cambio climático es una realidad y la tropicalización de Piura irá en aumento; cabe a las generaciones presentes adecuar el uso de su territorio a las prioridades climáticas.