Sergio Zegarra Pezo, el ex-funcionario incomprendido de la Municipalidad de Sullana

Andrés Vera Córdova
Typography

ERP. Sergio Zegarra Pezo, es un conocido sullanero que inició la titánica labor de mantener la ciudad verde y ajena a la contaminación ambiental. Su inusual forma de trabajar sorprendió e incluso lo llevó a algunos merecimientos personales. Si buscamos íconos en la gestión de Carlos Távara Polo, sin duda, era quien mejor representaba los intereses ciudadanos contrario al descrédito de otros que aún se mantienen en el puesto.

Premunido de una vestimenta sencilla y de campo, Sergio Zegarra no se amilanaba frente al reto; salía él mismo con sus trabajadores para devolver la limpieza a la ciudad encomendaba; lo hacía generalmente cuando la administración municipal descansaba, pero para él no había motivo para el sosiego y menos para la irresponsable costumbre de esperar los días laborables para cumplir con sus funciones. Sin duda, era un funcionario diferente.

Lo que pudo ser un eslabón para mayores responsabilidades, quedó en el cese de las funciones de este responsable personaje, quien ha recibido y con justo merecimiento el reconocimiento de la sociedad civil sorprendida por el desatino de una autoridad, que quizá no tiene mucho de eficiencia y menos de eficacia, pero se esperaba que tenga criterio y sensatez para resolver. Pero no fue así.

Cercano a las funciones que realizaba Zegarra Pezo y quizá para mostrar la otra cara de la moneda, una profesora de educación inicial, que funge de especialista en temas sanitarios, resondra y grita a los trabajadores y los increpa muchas veces sin razón y sin modos. Ella, aparentemente es inamovible y no pesan mayores criterios de evaluación para su continuidad o no del trabajo que le corresponde.

El grupo Chiras en un extenso comunicado ha reconocido la labor de Sergio Zegarra y ha expresado que “La población entera es consciente de la labor desempeñada por Sergio desde sus inicios dentro de sus obligaciones en la Municipalidad, aunque los que lo conocemos y hemos trabajado alguna vez con él codo a codo sabemos de su amor por la naturaleza y por sus innumerables esfuerzos por volver a recuperar el brillo de nuestra Perla del Chira buscando descontaminarla, limpiarla y embellecerla desde hace mucho tiempo”.

Luego y de manera comprensible la moderadora del grupo agrega “Señor Carlos Távara Polo una vez me dirigí a usted personalmente y se lo dije mirándole a los ojos, no voté por usted porque conocía a la gente que le rodeaba y que justamente esas personas iban a ser el motivo de su total desaprobación, ahora está dando la razón a mis palabras, la total desaprobación que tiene en su gestión es debido a las desatinadas decisiones tomadas y que estoy segura son producto no de su propio raciocinio sino del entorno que tiene, desde esta tribuna me atrevo a decirle que si quiere salir de la alcaldía con la cabeza en alto deberá tomar las decisiones correctas porque ya la población está cansada de tanto abuso e ineptitud”.

Agrega que “No es un secreto, ya que todos los rumores apuntan sobre lo mismo, y es que la falta de personalidad y profesionalismo de algunas personas hacen que actúen o influyan en contra de quienes sí son profesionales, y con ello les causan sombra e incomodidad, por que cumplen su trabajo a cabalidad y la única manera es deshacerse de ellos. Sergio ha demostrado de una manera única que es posible hacer cambios, lograr recuperar áreas perdidas y eso solo se obtiene trabajando y esforzándose, muchas veces por que no se le proporcionó el material necesario recurrió a las amistades para conseguir preservar, conservar y renovar ciertas áreas cuando la inversión debería haber sido realizada directamente por el municipio pero eso no lo detuvo en cumplir su objetivo”.

Las palabras de cuestionamientos contra el alcalde Távara Polo siguen y las de respaldo a Sergio Zegarra se multiplican. Lo cierto, que aún con muchas limitaciones logísticas y financieras, el funcionario defenestrado hizo con responsabilidad lo que otros son incapaces de hacer. El estilo directo, sincero y laborioso de Zegarra, es un caso de los pocos que se ven en la administración pública, lo que es común en la decisión, es la falta de reconocimiento de lo bueno que hace.

Sullana, es una ciudad que exige mucho de su propia población, tiene quizá el lugar más sucio donde se expenden alimentos, el canal vía regularmente se llena de desagües y basura y el cauce del río Chira recibe de la manera más tribal primitiva las aguas residuales que genera la población. Las autoridades que se han sucedido, han sido incapaces de encontrar una solución real para crear condiciones adecuadas con el medio ambiente.

Hoy, las autoridades sullaneras están preocupadas en socorrer a la población de los impactos de las aguas, un problema pudo ser evitado negando la habitabilidad en zonas vulnerables o construyendo con tiempo acciones de prevención; se ponen botas de jefe, un chaleco y salen en finta para que la población las vea; más, una autoridad responsable entiende los problemas con tiempo y actúa en oportunidad frente a las prioridades más urgentes.

La salida de Sergio Zegarra Pezo es una pérdida de un buen profesional que venía trabajando con asertividad, que pudo aportar mucho más por la provincia de Sullana; pero el desatino, la torpeza y la insensatez lo han alejado momentáneamente de un cargo público; sin embargo, las puertas de reconocimiento público lo elevan a la condición de un ciudadano ejemplar y nuevas tareas y responsabilidades le pueden esperar en el futuro.

A Sergio le podríamos recordar el dicho de la escritora y socióloga española Concepción Arenal “El hombre que se levanta es aún más grande que el que no ha caído”.

sergio zegarra2