Catalanes obligados a ser españoles por la fuerza del gobierno español

Reportajes
Typography

ERP. El mundo conoce Cataluña por el equipo El Barcelona, campeón de España y gran animador del fútbol europeo. Esta región declaró su independencia en contra de lo que dice la Constitución y las leyes del Gobierno Español, el cual por decisión del Senado, aplicará el artículo 155 de la Constitución Española y que crea un conflicto de inesperadas consecuencias no solo en lo político, sino también en lo económico.

Parlament Cataluna

Después del referendo realizado unilateralmente el 1 de octubre; Carles Puigdemont, actual presidente de la Generalidad de Cataluña, adoptó medidas sorprendentes para buscar diálogo con el gobierno Español, primero declaró la independencia pero suspendió sus efecto, contrario a lo esperado el pedido de diálogo no se dio y por último se vio compelido a llevar al Parlament la decisión final de esta medida que fue celebrada por la mitad del pueblo catalán.

Por el lado de Madrid, tanto la mayoría de la Cámara de representantes, del Senado, como de la presidencia se ha insistido en la ilegalidad de la Declaratoria de Independencia de Cataluña; sin embargo, la totalidad de las constituciones del mundo no contemplan la posibilidad para la escisión de ninguno de sus territorios. Pero la legalidad, pudo tener otros cauces en este conflicto y los analizaremos.

Cataluña tiene su explicación y los argumentos suficientes para su proclamar su independencia, primero historia y segundo crecimiento económico. El independentismo no es nuevo y lo sucedido en el mes de octubre del 2017, simplemente es el corolario de hechos anteriores donde los que desean irse de España como los que quieren quedarse han ido migrando de un lugar a otro.

Los catalanes se encuentran obligados a ser españoles, no por autodeterminación sino por imposición. Muchos analistas abrigaban la posibilidad de encontrar un camino al estilo de Escocia, es decir que los catalanes vayan a un referendo legal, donde se explique de manera precisa los beneficios y los perjuicios que generaría la independencia. Este camino, no fue posible y al contrario el Senado autorizó la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española.

De acuerdo a las medidas anunciadas post declaración de independencia de Cataluña, se ha procedido a destituir al gobierno, es probable que en los siguientes días se proceda a autorizar la intervención policial y la convocatoria de elecciones para el 21 de diciembre. Frente a esta medida, Carles Puigdemont no aceptó las decisiones de Madrid y al contrario hizo un llamado a la resistencia civil para evitar la intervención en Cataluña.

España es la integración de muchas regiones y nacionalidades, con mucha presencia del centralismo. Justamente dos de los aspectos que discrepan parte de los catalanes, son la forma como se encuentra distribuido el poder en todo el territorio español y segundo la desigual distribución económica en relación a lo que producen y aportan al Gobierno Español. Frente a esta realidad los que no son independentistas creen que un gobierno federal podría representar mejor los intereses de esta Nación.

Sin duda que un factor transversal y que tiene que ver con la situación política de España, es la forma inadecuada cómo se gestiona el Estado Español. Justamente el gobierno de Mariano Rajoy si bien es cierto obtuvo en las últimas elecciones una mayoría relativa, fue elegido como presidente gracias al apoyo del Partido Socialista Obrero Español y el nuevo partido Ciudadanos.

Las críticas a Rajoy son las mismas que se podrían escuchar en Perú, debilidad democrática, corrupción estatal, ineficiencia de las instituciones públicas, baja calidad de los servicios y sobre todo incapacidad para actuar. Estos hechos constituyen los cuestionamientos de fondo y que han llevado al crecimiento del partido Podemos, el cual prácticamente ha roto el tradicional bipartidismo.

Las propuestas alternas a la aplicación del artículo 155 de la Constitución la enarbola el partido Podemos. Pablo Iglesias con meridiana claridad ha expresado que la solución se encuentra en el desarrollo de un referendo donde los catalanes se pronuncien a favor o en contra de ser independientes. Esta decisión se implementó en Escocia, con resultados desfavorables para los independentistas, en un régimen que se presume democrático, llama la atención que se responda con la fuerza y no con la pertinencia de un referendo.

Tal como ha sucedido durante toda la historia de Cataluña, los ímpetus de tener más independencia no son nuevas y podría aplicarse en esta oportunidad esta iniciativa del Parlamento de Cataluña, pero se seguirá manteniendo el espíritu de los catalanes para sentirse más que españoles catalanes o como sucede con otras regiones podrían identificarse sobre todo como catalanes y además españoles por propia decisión.

Por lo pronto, los reconocimientos de la independencia no han sido reconocidos por la comunidad internacional y era de esperar. De igual manera, aún es demasiado prematuro para saber el futuro de esta decisión de parte del pueblo de Cataluña; lo cierto que de acuerdo a varios análisis, en caso de concretarse no solo sería perjudicial en una primera instancia para los impulsores de la escisión sino igualmente para el país en general, debido a la contribución de Cataluña al Producto Bruto Interno de España y de los impactos políticos en otras regiones o nacionalidades.

De igual manera, la reacción del gobierno de Mariano Rajoy, ha llevado comparar la poca diferencia entre la democracia que ejerce Nicolás Maduro quien es duramente cuestionado por la comunidad internacional en España debido al crecimiento del partido Podemos y la que impone el presidente español con sus decisiones inadecuadas para una realidad que no conculca sus aspiraciones de lograr mejores relaciones de poder.

“España no es un Rey que no ha votado nadie” ha declarado con la firmeza de siempre, Pablo Iglesias líder de Podemos.

En nombre de la legalidad cuestionada por la historia no se puede hacer prevalecer una relación asimétrica de un gobierno contra un pueblo que cree tener las condiciones para autogobernarse y que le están negando la posibilidad que se exprese por las vías democráticas como ha sucedido en otras partes del mundo, con resultados que resuelven un conflicto y que obliga a los gobiernos a persuadir antes que imponer.

Los próximos días se conoceran las responsabilidades jurídicas, penales y penales que les endilgarán a los gobernantes de Cataluña; de igual manera, el nivel de aceptación de las elecciones para el 21 de diciembre, y el nivel de lucha de la sociedad civil que deberá defender lo que con entusiasmo han celebrado al conocer la medida del Parlament de Cataluña. Independencia o prisión, es lo que vendría como posibilidad.