Desgracias y siniestros: Incendios y las medidas de protección que no se cumplen

Reportajes
Typography

ERP. Todo el Perú se ha visto sorprendido por un incendio, quizá uno de los más graves de los últimos tiempos. No es la primera vez que sucede este tipo de hechos en la ciudad de Lima; antes la zona conocida como Mesa Redonda, quedó en cenizas y cobró decenas de víctimas, dejando una secuela de dolor y lágrimas, la misma que viven muchas familias en esta oportunidad.

Cuando suceden estos hechos, los cuestionamientos no se hacen esperar y existe toda la razón del mundo. Se expresa, que varios trabajadores lo hacían en condiciones inhumanas y no tuvieron la oportunidad de salir tras producirse el incendio. Es probable, que sus cuerpos jamás sean encontrados y que el fuego los haya convertido en cenizas; es la triste realidad cuando un hecho de esta naturaleza se produce.

El edificio Nicolini, es bastante antiguo. Actualmente, este edificio funcionaba como un centro comercial, conocido como la galería Nicolini, ubicada en la zona de Las Malvinas en el Cercado de Lima, exactamente en la cuarta cuadra del jirón Guillermo Dansey, la misma que fue consumida por el fuego, dejando no solo en la miseria a miles de pequeños empresarios, sino fundamentalmente a personas sin vida.

Incendio Lima Nicolini

Las investigaciones que deben realizarse, determinará las reales responsabilidades de empresarios que sin ningún tipo de criterio, sometieron a muchos trabajadores a condiciones impensadas. Todo hace suponer, que en este lugar se realizaban actividades ilícitas y que ninguna autoridad percibió, como sucede en la mayor parte del territorio nacional.

Lo acontecido en Lima solo es una evidencia más perceptible de un país informal, donde las normas de Defensa Civil han sido incumplidas y negociadas con malos funcionarios siempre, flexibilizadas después con el objetivo de promover inversiones. Lo cierto que las normas solo se cumplen a medias y rara vez a cabalidad. Al menos, garantizar las condiciones mínimas, significaría disminuir las posibilidades de un incendio o de un accidente e incidente en un centro de labores.

Si dantesco fue el incendio acontecido en Lima, lo mismo sucedió en la ciudad de Piura el último sábado. Por tercera vez en lo que va de su historia, el Mercado de Abastos se prendió de fuego, dejando en la miseria a decenas de pequeños comerciantes. Un incendio similar sucedió en 1985 y se repitió el año pasado y a solo 6 meses nuevamente el fuego consume todo lo que encuentra en su llamarada.

Incendio Piura

El Mercado de Abastos de Piura, es un edificio antiguo construido en la década del 70. Muchos comerciantes se han ubicado de cualquier manera en este lugar y la tugurización es evidente. Es la economía de sobrevivencia la que prima y por lo tanto, un incendio es dejar en total miseria al damnificado.

Igual sucedió en la ciudad de Sullana, con un incendio realizado en la zona conocida como el mercadillo. Lo cierto, que no existe mucha diferencia en el funcionamiento de estas zonas consideradas como en riesgo por las condiciones existentes. Pese a todo lo conocido, el Mercadillo sigue funcionando y los comerciantes ubicados de cualquier manera y usando material de fácil combustión.

En ambos casos, se requiere con suma urgencia revisar la normatividad que existe sobre medidas de seguridad en las construcciones y en los negocios, y sobre todo, un accionar honesto y ético de los funcionarios y empleados responsables de hacer cumplir la norma.

La legislación define varios tipos de Inspección Técnica de Seguridad en Defensa Civil, y las responsabilidades van desde municipalidades hasta gobiernos regionales. Según lo prescrito se tiene que:

Las Oficinas de Defensa Civil de las Municipalidades Distritales, ejecutan Inspecciones Técnicas de Seguridad en Defensa Civil Básica Ex Ante y Ex Post y Previa a evento y/o Espectáculo Público con una afluencia hasta 3,000 personas, en su jurisdicción.

Las Oficinas de Defensa Civil de los Gobiernos regionales, ejecutan Inspecciones Técnicas de Seguridad en defensa civil de Detalle, Multidisciplinaria y previa a Evento y/o Espectáculo Público con una afluencia mayor a 3,000 personas, en su jurisdicción.

Además, de lo mencionado existen normas de carácter sectorial que deben cumplirse y que generalmente se negocian con funcionarios inescrupulosos. Lo cierto, que la gravedad de lo acontecido, debería llevar a una toma de conciencia para no dejar que estas situaciones mantengan un riesgo permanente.

De la desgracia se aprende y toda acción futura debe partir del conocimiento de la realidad. Es la única manera de lograr ciudades seguras para la vida y para los negocios.