Accidentes de tránsito y crímenes conmueven y causan dolor en la región Piura

Editorial
Typography

ERP. Alguien debería adoptar las medidas del caso, para evitar que las muertes en la vía Tambogrande- Puente Internacional se conozca como la “vía de la muerte”. Un padre y su pequeño hijo, sucumbieron tras ser embestidos en el vehículo en el cual viajaban por un conductor, posiblemente ebrio. No es la primera vez; sin embargo, creemos es el suficiente para entender el problema.

Los vehículos que van y vienen entre las poblaciones de esta parte de la región Piura, lo hacen a toda velocidad. No tiene contemplación alguna y los accidentes son frecuentes; sin embargo, es insuficiente para que las autoridades nacionales, regionales y locales, adopten decisiones para encontrar una solución. Esta es una vía nacional y por lo tanto, la administración corresponde a Provias Nacional. 

Accidente Tambogrande Padre

¿Quién controla la vía Tambogrande- Puente Internacional?. Evitemos las muertes- Fotografía Trinidad Noticias

En esta misma carretera, los vehículos menores son el transporte público preferido por la población. Al subirse a uno de ellos y trasladarse por la antigua Panamericana, lo hacen por necesidad, sin darse cuenta que el riesgo y peligro es constante. La construcción de vías laterales serían una necesidad y prohibición para que usen la carretera otra. Alguien debería resolver. 

El multitudinario sepelio de padre e hijo, debe llevar a la toma de conciencia de un problema que es real, que existe, que se mantiene y que exige soluciones. No se puede ser un participante activo de sepelios cuando es posible garantizar la vida de las personas que viven en Tambogrande, Las Lomas, Cruceta, Partidor y otras poblaciones que se encuentran a la vera de esta carretera. 

Sin embargo, Domingo de Resurrección no solo fue una celebración religiosa. También lo fue de dolor para una familia del caserío de Cachaquito en el distrito de Suyo. Igualmente, un padre y un hijo fueron acribillados por sujetos que no respetan la vida de las personas y que obviando todo derecho, dispararon a mansalva, dejaron tendidos en un charco de sangre a padre e hijo. 

En este caso y algo que demuestra la valía de la Policía Nacional del Perú, detuvieron a los asesinos; es probable que reciban la cadena perpetua y sean confinados a lugares donde nunca jamás cometan un delito. No se puede admitir, que la riqueza de un territorio también lleve a la pobreza moral de gentes que prefieren usar el gatillo de un revólver para silenciar a una persona. 

Seguridad y más seguridad es lo que se reclama en el distrito de Suyo. No es la primera vez que sucede una muerte; se reclamó en su momento mayor presencia policial; sin embargo, hasta la misma policía se encuentra amenazada por el poder oscuro de una actividad que no respeta vidas y que tampoco le interesa el ambiente. La violencia y la delincuencia no pueden ganar al Estado. Es necesario actuar y pronto. 

muerto en suyo

Dolor y muerte en distrito de Suyo- ¿Declaratoria de emergencia?

Por último, en la misma ciudad de Piura, una camioneta se volteó causándole la muerte a un joven en la plenitud de su vida. Aparentemente, el chofer iba ebrio y no pudo controlar el vehículo. La consecuencia, una persona fallecida y otros heridos. 

Existen responsabilidades institucionales y otras que tienen que ver con la propia cultura de las personas. No se puede manejar borracho, se dice, se repite, se encuentra sancionado y los casos son recurrentes. Campañas de las entidades responsables de controlar este tipo de situaciones y otra que lleve a internalizar a las personas sobre la necesidad de tener en cuenta las recomendaciones es urgente. 

Accidente madrugada

Cumplir las reglas de tránsito es ineludible

Una vida siempre será una vida; tiene un valor incalculable para los familiares y para la sociedad misma. Existen acciones que pueden llevar a disminuir los riesgos y peligros. En muchos casos corresponde a las entidades que tienen competencia y en otras, se encuentra en las propias personas. Cautelemos que haya responsabilidad de todos, es posible hacerlo, es posible lograrlo. Todo depende de la voluntad de funcionarios competentes y de la sociedad en su conjunto. 

Que la vida de los dos padres, los dos hijos, que la vida del joven que falleció en una madrugada en Piura, lleven a lecciones y acciones. La indiferencia no vale, no contribuye a nada, la indiferencia no se puede permitir. Reemplacemos el dolor y el llanto por las personas muertas y reemplacemos por otras donde se garantice la vida.

Diario El Regional de Piura