El debate presidencial y las lecciones que deja para los electores peruanos

Editorial
Typography

ERP. El primer debate descentralizado de candidatos presidenciales se realizó en la ciudad de Piura. Todas las miradas se centraron en esta ciudad, capital del departamento del mismo nombre y conocida por su producción petrolífera en la provincia de Talara, fosfatos en Sechura, extensas zonas agropecuarias en las provincia de Sullana y Morropón; por las lagunas de las Huarinjas en Huancabamba y por la importante producción hidrobiológica de Talara, Paita y Sechura.

Ambos candidatos, respondieron a una dinámica previamente establecida que se inició con la visión del país y siguió con más o menor pertinencia sobre descentralización, potencialidades, manejo de recursos naturales y conflictos sociales, infraestructura y se despidieron con un mensaje final.

En una primera aproximación diremos, que ambos candidatos mostraron una orfandad significativa en aspectos fundamentales; en la mediocridad de ambos personajes, lo que prevaleció fueron los puyazos, cuestionamientos y señalamientos de hechos pasados, de propuestas realizadas e incluso de la calidad moral del entorno que los rodea.

Más con las características de un certamen de esta naturaleza, Pedro Pablo Kuczynski fue más asertivo, tuvo un mejor manejo de escenario y realizó propuestas sin hacer uso de lecturas o guiones establecidos por el grupo asesor de cada partido. Keiko Fujimori, por su parte distrajo la atención en un señalamiento frontal contra su contendor, incluso desde el primer bloque.

Ambos contendores enfilaron en contra del Sistema Nacional de Inversión Pública y el rol del Ministerio de Economía y Finanzas. Este cuestionamiento no es nuevo, ya en campañas anteriores se enfiló contra el sistema que distribuye responsabilidades y competencias para los proyectos de inversión pública y el ciclo del proyecto.

En el primer bloque programático, se conoció que no existe una propuesta real y sistémica para consolidar la descentralización del país. Vía diagnóstico ligero se dedicaron a resaltar el centralismo que hace depender a las provincias de los asuntos importantes. Producto de ello, realizaron un enfoque muy parcial del modelo actual, aunque con una ligera ventaja de Pedro Pablo Kuczynski, quien justificó el proceso actual como un “ensayo justificado”.

Otro aspecto que fue más una distorsión de lo programático, estuvo centrado al debate sobre seguridad y temas que tienen que ver con la condición policial. Evidentemente, este bloque ha quedado previsto para ser agenda del debate del 29 de mayo y que todo hace indicar, el traer a colación este tema fue parte de la desconcentración de la candidata Keiko Fujimori. Es probable que el observador poco atento no se haya percatado de este "fuera de contexto". 

En la parte de potencialidades, tanto Fujimori como Kuczynski, se encargaron de destacar las bondades del agua y ambos se comprometieron a realizar un trabajo de diálogo. El bloque estuvo marcado por el ataque verbal de la joven candidata y de la respuesta airada de su contendor, quien le increpó sobre el tema de la consulta previa para la explotación de recursos naturales.

Pedro Pablo Kuczynski, fue en esta parte bastante duro para dudar de lo expresado por Keiko Fujimori respecto al diálogo y aprovechó para lanzar un puyazo contra el principal dirigente de Fuerza Popular Joaquín Ramírez y que Fujimori respondió con similar ataque respecto a los candidatos a vicepresidente de Peruanos por el Kambio. Lo cierto, que no existe nada que vincule a Martín Vizcarra sobre ilícitos y la figura de reo contumaz es más por una formalidad que por hechos penales comprobados. 

El tema de la infraestructura fue ganada con mucha amplitud por Pedro Pablo Kuczynski, quien inició su exposición del bloque sobre agua y saneamiento, planteando reformar las empresas prestadoras de agua y saneamiento, pero de ninguna manera privatizarlas, agregando que el Perú requiere colegios, hospitales y sistema vial donde no estuvo exento con la propuesta de trenes, además de nuevos puertos marítimos, para consolidar el ducto del sur. Su contendora, de igual manera hizo un detalle de proyectos en infraestructura entre ellos la carretera Paita- El Ñuro, en el caso piurano, entendiéndose que se refiere a la vía Costanera, la cual se ejecutará en este año.

Este bloque permitió para que ambos candidatos regresen a los puyazos y donde Pedro Pablo Kuczynski, fue acusado de haber entregado el oleoducto a “dedo”, aunque con mucha inteligencia respondió el acusado para referirse a los actos de corrupción que realizó el gobierno del padre de la candidata Keiko Fujimori.

Según la candidata presidencial Keiko Fujimori, ella conoce todo el país y se le increpó a PPK por enésima vez de su viaje a los Estados Unidos; por su parte Pedro Pablo Kuczynski le respondió de una manera directa manifestando que residió en la selva, que vivió en el Cuzco y que ha trabajado en provincias, situación que trajo la hilaridad de los presentes y se evidenció que resintió a la candidata Fujimori.

La oportunidad fue propicia para conocer sus candidatos; evidentemente, estamos lejos de la calidad política y profesional de antiguos candidatos presidenciales, como lo fueron en su momento Fernando Belaúnde Terry en su primer y segundo gobierno; de Alan García y su primera elección cuando se enfrentó con un grande de la izquierda como lo fue don Alfonso Barrantes Lingán; de igual manera, Mario Vargas Llosa e incluso Alejandro Toledo.

Creemos que Pedro Pablo Kuczynski, fue mejor que Keiko Fujimori en este debate, pero no lo suficiente como para convencer a los indecisos que existen actualmente y que votarán el próximo 5 de junio para elegir al nuevo presidente democrático del Perú. Keiko Fujimori, puede ser considerada solo como una alumna aplicada que sabe leer lo que le preparan sus técnicos y hábil para los puyazos.  

El debate del 29 de mayo será determinante para los fines de inclinar la balanza a favor de uno u otro.