España no acepta independencia de Cataluña y realiza acciones para retomar control

Otros países
Typography

ERP. Cataluña es una comunidad autónoma española, que por razones históricas y de relaciones de poder decidió de manera unilateral su independencia, la misma que comprende diversas acciones que deberá llevar adelante sus autoridades; sin embargo para España esta decisión es ilegal e inconstitucional y por lo tanto han decidido defenestrar a los gobernantes actuales y convocar a elecciones previstas para el 21 de diciembre.

Su capital es la ciudad de Barcelona y su territorio incluso es más pequeño que la región Piura en Perú. Ocupa un territorio de unos 32 000 km² que limita al norte con Francia (Occitania) y Andorra, al este con el mar Mediterráneo a lo largo de una franja marítima de unos 580 kilómetros, al sur con la Comunidad Valenciana, y al oeste con Aragón. Esta situación estratégica ha favorecido una relación muy intensa con los territorios de la cuenca mediterránea y con la Europa continental.

Mariano Rajoy espana01

 

Las elecciones han sido previstas para el 21 de diciembre donde los catalanes irán a las urnas, según la convocatoria que firmará el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ha asumido las competencias en esa materia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Justamente estas decisiones fueron otorgadas por el Senado de España acorde al Artículo 155 de la Constitución.

Se dice que Carles Puigdemont será destituido junto a todos los miembros de su Ejecutivo en virtud del artículo 155 de la Constitución y tras la aprobación este viernes en el Senado de las medidas que después rubricó el Consejo de Ministros. Entre otras medidas adoptadas está la extinción de las llamadas embajadas en el exterior abiertas por la Generalitat —salvo la de Bruselas— y el cese de los delegados en Madrid y en la capital belga.

De acuerdo a Rajos, no se trata de “suspender la autonomía, sino de devolver la legalidad y el autobierno a Cataluña cuanto antes”. Con el objetivo de que la situación de excepcionalidad termine cuanto antes, el presidente decidió este viernes convocar elecciones para el próximo 21 de diciembre, mucho antes de cualquiera de las fechas que se habían barajado. Esta decisión posibilita que las medidas que adoptó este viernes el Consejo de Ministros tengan una breve duración.

Además, el Ejecutivo decidió registrar un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la declaración de independencia aprobada por el Parlamento catalán. Junto a las elecciones, el jefe del Ejecutivo, anunció la destitución del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, del vicepresidente, Oriol Junqueras, y de todos los consejeros, a excepción de Santi Vila, que había dimitido el día anterior.

Los consejeros cesados son los siguientes: Jordi Turull, de Presidencia y portavoz del Govern; Raül Romeva, de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia; Josep Rull, de Territorio y Sostenibilidad; Clara Ponsatí, de Enseñanza; Meritxell Borràs, de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda; Antoni Comín, de Salud; Dolors Bassa, de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias; Joaquim Forn, de Interior; Lluís Puig, de Cultura; Carles Mundó, de Justicia; y Meritxell Serret, de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

En el capítulo de ceses y extinciones de organismos el presidente del Gobierno anunció la desaparición de las oficinas del presidente y del vicepresidente; así como de las llamadas embajadas de la Generalitat en el exterior —a excepción de la de Bruselas—. Al tiempo, se decidieron los ceses del secretario general del departamento de Interior, César Puig; del director general de la policía autónoma, Pere Soler; del delegado de la Generalitat en Madrid, Ferran Mascarell, y de su representante en Bruselas, Amadeu Altafaj. En total, al añadir el personal de confianza dependiente de esos cargos, habrá más de 140 bajas.

Las medidas se condensan en cinco decretos que se han publicado en el Boletín Oficial del Estado entre la tarde de este viernes y la madrugada del sábado. Entre las medidas publicadas por el BOE de madrugada figura el cese del jefe policial de los Mossos, el mayor Josep Lluís Trapero, no anunciada el viernes, en una orden firmada por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

Se presume que en las próximas horas, el gobierno presidido por Mariano Rajoy, adopte medidas de fuerza para defenestrar a Carles Puigdemont y demás, lo que significará una reacción del pueblo de Cataluña que ha recibido con gran entusiasmo la declaración de independencia de Cataluña.