Partido Aprista Peruano y las elecciones internas de renovación para cuadros directivos

Editorial
Typography

ERP. El Perú no tiene partidos políticos y lo que existe de ellos, poco a poco van menoscabando su organización para perderse en conflictos partidarios e intereses de grupo que influyendo en su deterioro. Es lo que se ha visto en el Partido Aprista Peruano, cuyas elecciones internas han sido calificadas de fraudulentas y sus principales líderes se han mostrado a favor o en contra de los resultados que ha llevado al desconocido Elías Rodríguez como su flamante Secretario General.

El APRA una de las organizaciones que no sucumbió ante la arremetida fujimorista de los 90, obtuvo con Alan García Pérez en el 2016 una votación impensada incluso para el propio candidato. En efecto, García Pérez tras convertirse en la década de los 80 como el presidente de la República más joven, postuló en su segunda oportunidad para derrotar a Lourdes Flores Nano en primera vuelta y gobernar del 2006 al 2011.

Lo que pudo haber sido su tercer periodo, fue el ludibrio público más sentido del liderazgo de Alan García Pérez, quien pese al enorme bagaje partidario y organizativo, fue incapaz de crear nuevos liderazgos y fortalecer el Partido Político fundado por Víctor Raúl Haya de la Torre en la década de los 20. Sin duda, una de las grandes deudas partidarias, del presidente que sucumbió en su primer gobierno y que realizó un trabajo regular en el segundo.

De acuerdo a los resultados dados a conocer en el proceso eleccionario del APRA, el congresista Elías Rodríguez fue elegido como el nuevo secretario general por un periodo de 4 años. Los contrarios a su candidatura, consideran que hubo fraude y realizaron señalamientos a líderes históricos como Mauricio Mulder y el mismo Alan García Pérez de quererse enquistar en el los cargos de esta organización fragmentada.

César Zumaeta, quien descalifica al ganador precisa que "Lo que sucede ahí es que el tema de las elecciones de delegados y la propia participación de esos delegados electos, se ha convertido en un mercado persa, porque se ha comprado delegados con dádivas y con hospedajes en hoteles".

La precisiones vertidas en contra de Rodríguez son múltiples e incluso se dice que el año pasado Rodríguez tuvo que renunciar a la III vicepresidencia del Congreso tras una denuncia de plagio en la elaboración de un proyecto de ley. Lo cierto, que el liderazgo y la representatividad de Elías Rodríguez es imperceptible y de una presencia poco conocida en el partido que tiene como símbolo la estrella.

Sin embargo, la candidatura de Rodríguez tiene en Mauricio Mulder a su principal mentor y García Pérez en un plano de gran incidencia. Para parte de los discrepantes, con esta designación no se tiene en cuenta la renovación partidaria y menos un cambio de giro en el grupo directivo de los últimos 17 años. Para Mulder, los que discrepan no saben perder y por eso su descontento partidario.

El Partido Aprista Peruano, estuvo a punto de perder la inscripción por el último resultado electoral y gran parte de sus militantes esperaban que haya renovación. Por lo visto, durante los próximos 4 años, no se avanzará mucho, a decir de los críticos. Esta discrepancia incluso es enarbolada por Jorge del Castillo, quien durante periodos dirigió como su Secretario General la organización mencionada.

Por su parte, quizá uno de los principales responsables de este deterioro partidario como es el exmandatario Alan García, quien previamente declinó a la propuesta de la presidencia del APRA, respaldó las elecciones internas del APRA donde se eligió como nuevo secretario general del partido al congresista Elías Rodríguez, quien se presentó como único candidato al puesto.

Más allá del barullo a nivel nacional, el Partido Aprista Peruano, evidencia signos de agotamiento y no han tenido la capacidad de innovarse. El llamado para incorporar a los jóvenes en mayores responsabilidades, es una muestra que impera en su manejo institucional, la prevalencia de antiguas generaciones que no les permite mirar las conveniencias sociales y políticas de las nuevas eras.

Así las cosas, sin la existencia de nuevos liderazgos en el escenario de esta organización, es fácil presagiar que la desaparición del partido del Pueblo, será una realidad más temprano que tarde. Por lo tanto, varios dirigentes del APRA iniciarán el pedido de nulidad de sus elecciones internas ante la ONPE.