Peruanos y piuranos celebran el Día de la Madre con diversas manifestaciones culturales

Editorial
Typography

ERP. La madre es ese digno ser dadora de vida, tiene un día para el homenaje y para el reconocimiento. Se viven con mucha intensidad y vivacidad; quienes aún la tienen consigo buscan estar con ella o resaltar su importancia con diversas muestras de cariño; quienes tuvieron la desdicha de tenerla, van hacia el camposanto para llenarla de flores y de rezos que les permite evocarlas por su legado.

El Día de la Madre debe ser una de las fechas que más esperan las personas para agasajar y honrar al ser que las trajo al mundo. En Perú, esta importante festividad se celebra cada segundo domingo de mayo, al igual que en otros lugares del mundo como Estados Unidos, Alemania, Venezuela, Ecuador, Puerto Rico, Colombia, Italia y Japón, entre otros. En otros países, puede variar el mes y el día; sin embargo, las razones de celebración u homenaje, son las mismas.

Las festividades en una sociedad de consumo, buscan muchas veces incentivar las estrategias de mercadotecnia; sin embargo, la celebración del Día de la Madre, se pierde en los orígenes de la Grecia antigua, donde se rendían honores a Rea, la madre de los dioses Poseidón, Hades y Zeus.

En los países cristianos como Perú esta celebración sirvió para venerar a la Virgen María, la madre de Jesucristo. Poco a poco fue asumiendo su propia connotación y escribiendo con su legado las más bellas historias de vida, que catapultan en el lugar más preciado al ser que tiene la misión de albergar en su vientre por 9 meses al ser humano y después prodigarle todos los cuidados para que crezca en equilibrio físico, mental y espiritual.

Dia Madre Sierra

Las instituciones educativas son las que se encargan de resaltar la importancia de la Madre en todo proceso de procreación y en el rol de vida; mediante ceremonias diversas eligen a quienes las representan y ofrendan en ella el amor y cariño. Luego, hacen entrega de la propia creatividad de los hijos.

En las familias, el Día mismo es una expresión de encuentro y de efusividad por el ser que dio vida a los hijos, hombres o mujeres que forman parte de ella. La Madre, es el núcleo de la familia y así se perenniza en muchos retratos, en tantas expresiones amorosos que se transmiten hacia ella.

Los centros comerciales, se abarrotan de tarjetas de salud, de canastas y regalos pensados en las Madres; las tiendas establecen promociones y encuentran un motivo especial para que los hijos hacen sentir diferente a su querida Madre. Los almuerzos y las cenas, son el lugar ideal para compartir un día diferente en la Madre peruana y sobre todo piurana. Existen motivos más que significantes para rendirle tributo a este ser querido.

Los cementerios abren sus puertas desde tempranas horas y los vendedores de flores se ubican en el exterior como elemento importante para que aquellos hijos que perdieron a su progenitora igualmente la puedan venerar. La Madre, será siempre la Madre, esté en esta tierra o en la imaginaria de cada hijo, es algo que jamás se puede olvidar.

En el rol activo de la vida, igualmente una madre, cumple un rol social muchas veces con propias particularidades. En su condición de mujer, ha debido superar la difícil brecha entre hombres y mujeres y sin duda, sus oportunidades en el mercado y en la política son menores. Estas condiciones de desarrollo, no solo les afecta a ellas; igualmente se multiplican en cada uno de los hijos que procrearon.

Justamente, nuestro reconocimiento y mensaje, va para todas las madres piuranas y sobre todo para aquellas, que son padre y madre, y que pese a esas condiciones han sabido levantarse en las dificultades y no han renegado su condición de madres. A ellas, que son una gran parte de nuestra región y del país, que luchan en el día a día pensando en el hijo que amantan y que crían con amor, que no se redimen ante las adversidades y que al contrario sacan fuerzas divinas para fortalecerse en la adversidad; nuestro mejor tributo y nuestro mejor homenaje en el Día de la Madre.

Madres damnificadas

Y en nombre del Diario El Regional de Piura, nuestro reconocimiento y homenaje a esas madres valientes, que aceptando la realidad que viven luchan para levantarse del desastre de las inundaciones ocurridas el 27 de marzo. Ellas son el mejor ejemplo, de lo que hace una madre para no dejarse vencer frente a las dificultades. Feliz Día Madre piurana.