A propósito de las lluvias: error de planificación o de acción

Juan Manuel Aguilar Hidalgo
Typography

ERP. (Eco. Juan Aguilar Hidalgo*) El país viene afrontando una situación difícil a consecuencia de las lluvias por el denominado Niño Costero, fenómeno que apareció cual fantasma, de un momento a otro y sin que nadie haya sido capaz de predecir. En nuestra región las consecuencias al igual que en otros lugares de nuestro querido Perú son devastadoras, más de 15 mil damnificados hasta el momento, 40 mil viviendas afectadas y daños que pueden superar fácilmente los mil millones de soles.

La pregunta que todos nos hacemos es ¿Qué pasó? ¿Qué hemos hecho desde los fenómenos El Niño 1983 y 1998 para evitar todo esto? Hemos escuchado decir por diferentes medios que la planificación ha fallado y quizás haya algo de razón en ello.

Pero ¿Qué es la Planificación? Para mí, una de las mejores definiciones es aquella que señala “la planificación es el pensamiento que antecede a la acción”. Es decir, planificar exige hacer una pausa, analizar la problemática u oportunidades de un territorio, sector o empresa, etc. Y a partir de ello tomar las mejores decisiones. Se trata de saber priorizar las acciones, y priorizar exige la sensatez de hacer aquello realmente importante para el desarrollo, entendido este según Amartya Sen como “el proceso de expansión de las capacidades de las personas, que amplía sus opciones y oportunidades”, es decir la persona es la razón de ser, el centro de nuestras acciones.

A finales del año pasado un grupo de funcionarios de tres gobiernos regionales del norte del País hicimos una pasantía a Quebec – Canadá con la finalidad de conocer cómo funcionan sus entendidas públicas, y una de las cosas que más me sorprendió fue cuando más de un funcionario (a) canadiense nos decía les sorprendía todo el esfuerzo y los recursos que hace Perú por planificar, para posteriormente la planificación no se utilice y sirva de guía a las diferentes acciones de gobierno, mientras en Canadá no tenían sistemas de planificación formales, pero sí no movían una sola piedra sin antes tener planificado cada paso que darían. Y quizás esa sea la gran diferencia.

Quebrada San Francisco

"Existen documentos de planificación, pero si se habla de reconstrucción debe hacerse bien"

En el caso de Piura, he vuelto a revisar los diferentes instrumentos de Planificación tales como el Acuerdo Regional Piura al 2021, Plan de Desarrollo Regional Concertado 2007 – 2011, Plan de Desarrollo Regional Concertado 2013 – 2016, y Plan de Desarrollo Regional concertado 2016 – 2021 y todo sin excepción señalan la necesidad de realizar intervenciones desde el estado, los privados y las propias familias para adaptarnos a Fenómenos como El Niño, incluso se señalan proyectos como la gestión integral de las cuencas hidrográficas para evitar inundaciones, o el sistema de drenaje pluvial para diferentes ciudades. Adicionalmente ciudades como Piura, Castilla, Sullana, Paita, Talara entre otras, cuentan con mapas de riesgos e inundaciones elaborados por INDECI, estos mapas muestran las zonas inundables, las rutas de evacuación establecidas por cada población, así como las zonas más altas que son las áreas de seguridad, donde podría proponerse la instalación de albergues si fuera necesario. En total en nuestra región se ha identificado más de 800 zonas de riesgo de inundación, de las cuáles 431 puntos son catalogados como prioritarios.

Ahora es tiempo de pensar en la reconstrucción, hagámoslo bien, que no sea a la loca como se dice, sino por el contrario bien pensada y utilizando los instrumentos de planificación disponibles. Que esta sea la oportunidad para dar el salto a ciudades modernas.

----------------------------------------------------------------------------------------------

(*) Econ. Juan Manuel Aguilar Hidalgo, Director Ejecutivo del Centro Regional de Planeamiento- Piura