EsSalud: Zapatos escolares no deben ser ajustados sino dejar espacio de 1.5 cm entre pie y el interior del calzado

Sociales
Typography

ERP. Ante el inicio del año escolar, el Seguro Social de Salud (EsSalud) brinda algunas recomendaciones a los padres de familia para elegir el calzado más adecuado para sus hijos, entre ellas, que exista una diferencia de 1.5 centímetros entre la punta del pie y el calzado, con el fin de evitar molestias o problemas de salud.

Según la doctora Jeanette Borja Arroyo, jefa del Servicio de Rehabilitación Pediátrica del Hospital Edgardo Rebagliati de EsSalud, el calzado escolar puede influir en la formación adecuada de estructuras y postura de los niños.

Señaló que antes de ir al colegio los niños deben someterse a una evaluación con el ortopédico ortopedista o al médico de Medicina Física y Rehabilitación, que son los dos especialistas que evalúan adecuadamente los pies.

"Antes de iniciar el año escolar es recomendable que los niños pasen por una evaluación con el ortopédico y así, detectar algún problema en los pies. Si uno no camina con los zapatos adecuados y no tiene una buena base que sostenga el cuerpo, pueden presentarse problemas en la columna", explicó.

Dijo que las costuras del calzado no deben ser prominentes, la suela debe ser de goma y firme, mientras que la parte del talón no debe generar presión; además, debe privilegiarse el cuero porque permite "una adecuada respiración y mayor adaptabilidad".

"Los zapatos sintéticos son económicos, pero poco durables, además producen hongos y lesiones en los pies, mientras que los de cuero se mantienen libres de la formación de hongos y bacterias", agregó.

La especialista dijo que los dedos del pie deberán estar libres de presiones y tener facilidad de movimiento, debiendo privilegiarse, en este caso, puntas de zapato redondeadas y amplias para cumplir la función básica y evitar la aparición de puntos de descarga en las articulaciones pequeñas, y por consiguiente, callosidades.

Dijo que la planta del pie necesita un soporte firme y estable, pero a la vez flexible y ligero, que permita al niño apoyarse adecuadamente durante las diferentes etapas de la marcha, descargando el peso homogéneamente de manera automática y suave.

RECOMENDACIONES

La doctora Borja dijo que la elección de un calzado adecuado a las necesidades motoras del niño garantizará el desarrollo adecuado del pie y por ende del resto del cuerpo. Señaló que los calzados escolares deben tener las siguientes características:

  • Los zapatos no deben quedar ajustados, ni exactos. Lo recomendable es que haya una diferencia de 1.5 cm entre la punta del pie y el calzado.
  • Evitar los zapatos tipo balerinas o sin un taco en el talón, pues no tienen soporte y deforman el pie.
  • El talón del calzado escolar debe estar reforzado, con una planta de goma.
  • Si adquiere zapatos y la planta de estos no se pueden arquear, es mejor que los devuelva, porque este tipo de productos son causantes de severos dolores y hasta juanetes.
  • Los materiales del calzado deberán ser resistentes, firmes y permeables a la sudoración, es decir, que permitan "respirar" al pie.
  • El calzado no debe ser un aparato altamente complejo, rígido o pesado, al contrario, debe ser práctico y simple. Los refuerzos se darán en zonas de amplia fricción como la punta y la parte lateral del talón.
  • Se recomienda cuero natural para el armazón y una suela de jebe estable y con agarre para evitar los resbalones.