La “Paisana Jacinta” y las críticas del Ministro de Cultura Salvador del Solar

Reportajes
Typography

ERP. Salvador Alejandro Jorge del Solar Labarthe es un abogado dedicado a la actuación y es el responsable del Ministerio de Cultura; entre las películas más conocidas se encuentra “Pantaleón y las Visitadoras” inspirada en la novela de Mario Vargas Llosa; en tanto que Jorge Luis Luren Benavides Gastello es un cómico exitoso de nuestro país, que creó un personaje denominado la “Paisana Jacinta” el cual ha sido criticado.

No es la primera vez que sucede estas discusiones por el personaje caricaturesco de la “Paisana Jacinta”; excepto que en esta oportunidad un actor de cine, critica al bisoño actor de cine y antiguo humorista peruano Javier Benavides, por considerar que el personaje es atentatorio contra la imagen de la mujer de la serranía peruana.

Paisana Pantaleon

Para Salvador del Solor, la ficción es igual que la realidad, una crítica impropia para la "Paisana Jacinta"

Solo como un referente, porque existe muchos sobre temas similares, hace unos años, el cine de México hizo popular una cinta de la India María, con características muy similares a la “Paisana Jacinta” un personaje que entre la ambigüedad expresaba actitudes, emociones y sentimientos sorprendente a las expresiones culturales de la ciudad donde se desarrollaba. Nadie confundió a la “India María” con la mujer mexicana, como tampoco ahora confundirán a la “Paisana Jacinta” con la mujer del ande peruano.

Lo consideramos denigrante porque se refiere a un grupo vulnerable históricamente en el país como es la mujer andina, y específicamente, la mujer andina migrante a la ciudad que es motivo de burlas por su acento, su manera de hablar el castellano y que en diferentes episodios - no me estoy refiriendo a la película - ha sido presentado como ignorante, sucia, se le llama alpaca y desde el Ministerio de Cultura nos parece racista y denigrante, eso es lo que rechazamos”, señaló Del Solar.

Evidentemente, que un actor critique a otro actor llama la atención. Pues el personaje evidentemente no es real y constituye esa mezcla simulada de realidad y ficción que envuelve el cine, hace confundir las historias y personajes y otorgarles un valor diferente al que tienen. Para los cinéfilos y también televidentes, la “Paisana Jacinta” será un personaje caricaturesco, empática, ocurrente, divertida, pero irreal.

Para los cinéfilos, Pantealón siempre será un personaje de cine y por lo tanto figurado, quizá con parecidos con la realidad pero no es real. Esa dicotomía entre la realidad y la ficción del cine, es lo que está en opinión. El cine, es arte, el cine es entretenimiento, el cine es diversión, el cine son historias, creadas, recreadas o irreales, pero el cine siempre será el cine, pero jamás reemplazará a la realidad que muchas veces llevarla al cine, es mucho más difícil.

Salvador del Solar se equivoca en sus apreciaciones y se equivoca al hacer una sinonimia entre lo real con la ficción. Llama a sorpresa, cuando en realidad sería quien mejor calificado podría estar para hacer estas diferenciaciones. En el cine, se admira el guion, la labor actoral, el sonido, la fotografía, el contexto en el que se desenvuelve y los fotogramas que se van sucediendo en el tiempo que dure.

El cine tiene fuerte efectos, que envuelve al cinéfilo y lo hace dependiente de la historia durante el tiempo que transcurre. El que concurre a una sala de cine o el que sigue una historia en la televisión, podría vincularse fuertemente con la trama y asociarla con hechos reales y considerarlos que son parte de su contexto; sin embargo, más allá del estado temporal de su obnubilación no se sustrae de la realidad real.

Ir a ver a la “Paisana Jacinta” la misma que ahora se proyecta en las principales salas del país, no es ir en búsqueda de un personaje femenino de la sierra, conocer sus costumbres, evaluar su vestimenta y sus diferencias culturales. Ir, significa pasar un momento de entretenimiento, buscar un buen argumento o un buen guion, admirar las ocurrencias e hilaridad del actor o las actrices que forman parte de ella; podría encontrarse hechos comunes con la realidad, pero la realidad es la realidad y la sierra no se encuentra poblada por ninguna “Paisana Jacinta”.

Hubiera sido interesante haber escuchado de Salvador del Solar una crítica en realidad en lo que es, es decir una obra de cine. Creo que hubiera sido mucho más constructivo en este arte muy incipiente pero de gran desarrollo en nuestro país; hacerlo con sinonimias con personajes reales que no existen es confundir lo que significa el cine, propio quizá para anodinos del séptimo arte, pero impropio para quien es parte de él.

"Me extraña porque él como actor y director sabe perfectamente la diferencia entre la ficción y lo real. Es como si yo dijera que a mí me avergüenza su personaje de 'Pantaleón' porque denigra y deja a los militares como 'cafichos' o proxenetas. No tendría sentido porque yo sé que es un personaje de la ficción porque no existe" ha expresado el actor y cómico Benavides.

Evidentemente, es una discusión impropia y que lleva a la crispación de la realidad la ficción de los personajes del cine, que por más que se parezca a la realidad, siempre será ficción y muchas veces será arte.