Alcaldes responsables de desastres en las ciudades según experto Julio Kuroiwa

Entrevistas
Typography

ERP. El Ing. Julio Kuroiwa, es el responsable de la obra de ingeniería llamado Canal Vía en Sullana, la misma que se formó por la fuerza de las aguas partiendo en dos la ciudad. Es un experto en sismología y sobre todo en asuntos del Fenómeno "El Niño" el cual ha estudiado bastante y ha realizado trabajos en ese sentido; él ha declarado a Perú 21, sobre una verdad que pocos dicen y hablan y que explican las degracias que suceden en los espacios urbanos del norte peruano. 

Para el indicado profesional, son los alcaldes los responsables en gran medida de la emergencia que afecta a diferentes partes del país y generalmente se da por dejar ubicar a las personas en zonas vulnerables que después la propia naturaleza lleva a causar desastres que se pudieron a evitar. Por la importancia de la entrevista y sobre todo por la lucidez de un profesional que conoce este tema, reproducimos la entrevista. 

¿Se pudo prever esta emergencia?

-Ya desde mediados de enero teníamos dos informes: uno del Centro de Estudio del Niño Internacional de Ecuador y también del CEREN del Perú. ¿Qué teníamos allí? Que en el norte del Perú, frente a Piura, Tumbes y Lambayeque, la anomalía (en la temperatura) era más un grado. Normalmente en el norte la temperatura siempre está en 26 o 27 grados de tal forma que un grado más ya significa temperatura alta y mucha lluvia. Por otra parte, en el resto de la Costa peruana la anomalía era menos un grado y ya se sabía que venía un Niño costero; por eso es que las lluvias se producen en la parte baja de los valles de la Costa.

Rio Creciente 07

Construcción en una zona baja de Piura, inundada por crecida del río

¿Las medidas adoptadas por el gobierno hasta el momento son las más acertadas?

-Desde el año 98, después del Fenómeno del Niño de 1997, 1998, una serie de tesis de egresados de la UNI indicó que el mapa de inundación de Piura, Tumbes, Sullana, Talara fue copia al carbón de las inundaciones de 1982 y 1983. Yo propuse al entonces primer ministro, que era jefe de la Reconstrucción del Niño (CEREN), y a los alcaldes de las ciudades de Piura y Tumbes, que la reconstrucción debía hacerse de acuerdo al mapa de inundaciones, incluyendo el efecto sísmico. Desde el año 1998 hasta el 2015 tenemos el mapa de amenazas múltiple de 170 ciudades incluyendo Piura, Chiclayo, Tumbes, Chaclacayo…

¿Las autoridades atendieron las sugerencias de ese mapa?

-Hemos difundido todo lo que se puede y esos mapas están en página web del Indeci. Hace como 15 años hemos venido trabajando eso. Hay mapas que indican dónde se inunda, cuáles son los sitios más peligrosos para tsunami, para terremoto. Lamentablemente los municipios no están utilizando esto a pesar que no nos cansamos de advertirles. Yo pedí durante mucho tiempo que la gestión de riesgo de desastres sea política de Estado y en diciembre de 2010, en el gobierno del presidente Alan García se dispuso que la política de Estado número 32 sea la de gestión de riesgo de desastre.

¿El gobierno está actuando acertadamente?

-Hay un decreto supremo de la Presidencia del Consejo de Ministros, de 2012, que establece que los miembros del gobierno central, regional y local tienen la obligación de aplicar la política de Estado que dice que se debe cuidar el efecto de cambio climático. Es un problema local, los alcaldes son responsables. Aún más, hay una persona especifica que tiene esa responsabilidad (en los municipios) y son los gerentes de Defensa Civil que junto con los gerentes de Desarrollo Urbano deben densificar y expandir las ciudades hacia sectores con peligro bajo. ¿Qué ha hecho Piura? Crecer hacia la parte baja y ahora se ha vuelto a inundar. Chosica tiene esos planos hace tiempo. En 1997, la Quebrada E Pedregal se llenó de enormes rocas y mató a 70 personas. El viernes vi una imagen satelital y el lugar está totalmente lleno de casas en un ancho de 300 metros.

Hay responsabilidad directa de los alcaldes.

-¿Qué hacen los alcaldes? Se quejan pero no han cumplido con la ley porque desde el año 1998 hay 170 ciudades que tienen el mapa de amenaza múltiple: es decir, dónde deben crecer. Obviamente en las zonas de peligro bajo y medio, y eso es lo que no se ha hecho.

¿Qué debe hacerse en este momento?

-Lo que tiene que hacer el gobierno es hacer que la ley se cumpla. Que se cumpla la política de Estado 32, que los municipios que no cumplan con la política de Estado de identificar sus ciudades reciban su castigo; que los subgerentes de Defensa Civil sean personas preparadas y motivadas y no parientes o amigos del alcalde como yo lo he detectado.

¿Cuál es su balance sobre la actuación del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN)?

-El COEN recién toma cartas en el asunto pero creo que con la organización de las Fuerzas Armadas va a poner disciplina, es muy importante, sin disciplina no caminamos a ninguna parte. Cada alcalde hace lo que le da la gana y muchas veces ellos mismos, por fines electoreros, propician la ocupación de sectores con peligro muy alto. La Fiscalía debe detectar quiénes hacen eso.

¿Estamos preparados para lo que se viene? El ministro de Transportes ha señalado que esta situación podría prolongarse hasta mediados de abril.

-Recién en el año 2030 se comenzarían a sentir los efectos de la reducción de la emisión de la quema de petróleo, o sea que todavía nos quedan más de 10 años en que se van a seguir produciendo muchas lluvias por un lado y sequías por el otro.

¿Lo ocurrido entonces es solo una alerta? Esto recién empieza…

-Hasta el año 2030 por lo menos, eso es lo que ha informado el Comité Científico de Naciones Unidas. Si se pasa dos grados al final del siglo XXI nuestros nietos se van a achicharrar. Bueno, esa es la irresponsabilidad de la raza. Somos como un microbio en un cuerpo y ya el cuerpo tiene fiebre y seguimos cometiendo errores más que nada por fines económicos de algunos grupos.