La banda sonora de nuestra transición

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Nelson Peñaherrera Castillo. Ya tenemos gobernador regional. Ya tenemos alcaldes y alcaldesas (algunas detenidas judicialmente antes de poder decir el "sí, juro"). Asumo que estos días de transición, si es que se está haciendo la transición, deben ser intensos y contra reloj. El 1 de enero los dos niveles subnacionales inician una gestión totalmente nueva, y superada la emoción de ganar un proceso, llega el estrés de arrancar el otro proceso, el de gobernar.

Alocarse o tener cabeza fría. ése es el dilema digno de drama shakesperiano, pero también éso marca la diferencia entre hacer de la gestión otro desastre que la población no tardará en apalear, o destacar como un modelo funcional donde cualquiera pelearía por involucrarse. Y éso depende de las autoridades que hemos elegido o que (mi caso) no hemos respaldado por nada, pero consideramos que están allí debido al ejercicio democrático para el que se nos convocó.

¿Cómo gobernar un departamento como Piura, o una provincia como Sullana, o cualquier otra provincia u otro distrito? La verdad todo el mundo podemos tener miles de opiniones, pero no sabremos nunca qué hacer hasta que nos sentemos a analizar las cosas sobre el terreno, allí donde el maquillaje de las relaciones públicas no existe, y donde la sonrisa diplomática quizás se convierta en un ceño fruncido o un gruñido de frustración.

Lo que sí tengo claro es qué no se debe hacer durante la gestión; pero, con la finalidad de que ésto no parezca un manual político, que no pretende serlo, y para que se nos fije el mensaje eficazmente, sería bueno que también incorporemos cierta lista de reproducción con música de aquí, de allá y de acullá, con la que bien se podría sazonar esta columna. Claro, y con una exquisita limonada frozen, además. Limón de Cieneguillo, de Tambogrande o de Chulucanas, dicho sea de paso.

PISTA 1: MEJOR NO PROMETAS

Estos días son los días cuando medio mundo, incluso quienes no votaron por el ganador, hace fila para saludarlo. Bueno, es un decir. En realidad hace fila porque necesita algún favor de la autoridad electa. Como dije antes acá, cabildear no es malo hasta que entendamos que sus propósitos no buscan un beneficio colectivo sino un aprovechamiento individual o de un grupo que siempre ha sido favorecido.

Ahora bien, ¿cuánto margen de maniobra tiene la autoridad electa para atender los pedidos? Respuesta: Ni siquiera la propia autoridad lo sabe porque no solo depende de buena voluntad; también depende de la existencia de todos los recursos disponibles (económicos, legales, personales) que hagan posible conseguir tal o cual cosa.

Podría desconchinflar una autoridad electa que diga algo como "Suena interesante, pero veremos qué podemos hacer cuando entremos a gobernar", sin embargo evitará conflictos en el futuro. Es decir, no estás cerrando las puertas pero tampoco estás diciendo que sí lo harás, porque simplemente no sabes si podrás hacerlo. Entonces, mejor curarte en salud. Además, piensa en ésto: si no creas expectativas ahora, pero cuando gobiernes descubres que sí puedes lograrlo, va a ser mucho más positivo que decir que sí lo harás y luego quedar mal. Sí entiendes, ¿no?

Digo, imagina que tú fueras el pedigüeño. Feíto cuando a uno no le cumplen, ¿no?

[Daniela Romo. "Prometes". https://www.youtube.com/watch?v=GXYjT35d6nI]

PISTA 2: SE BUSCA UN LÍDER O UNA LIDERESA

Si la gente ha votado por ti para que estés a la cabeza de un proceso que implica tomar decisiones para la colectividad, lo mínimo que tienes que hacer es estar al frente siendo la primera persona en meter el hombro. Quizás no el primero en dar órdenes, pero sí el primero en ponerse manos a la obra, haya o no haya prensa alrededor.

Un líder no es quien mete mejor floro (ése es un orador o un charlatán) sino quien predica mejor con el ejemplo. Entonces, se gana el respeto del resto, y cada vez que pida ejecutar o actuar de ésta u otra forma, ese resto lo va a hacer con el mayor de los gustos, siempre y cuando tu equipo esté altamente motivado.

No hay peor persona a cargo que aquella no estando a cargo de nada.

El liderazgo también pasa por un pequeño cambio en el lenguaje: mutar del "hágalo" al "hagámoslo". Obviamente, necesitarás un buen plan que diga por dónde vamos y quién hace qué; pero que todo el mundo debe chambear igual, todo el mundo tiene que chambear igual, sin excepción.

[Ana Bárbara. "Yo soy la mujer (Marido en alquiler)": https://www.youtube.com/watch?v=s-8zOoEt_7I11]

PISTA 3: DICEN QUE DIJISTE

Una de las peores amenazas a la política a todo nivel, aparte de la corrupción y la ociosidad, es la chismografía. Los pasillos y oficinas (y alrededores) más que de aire, suelen estar saturados de intrigas al estilo Versalles prerrevolucionario o peor.

Aunque el chisme se combate con información cierta, con datos veraces, la autoridad o su oficial de comunicaciones puede que no consigan eliminarlo, pero sí pueden hacer el esfuerzo para que los hechos se impongan a las opiniones o las tergiversaciones, y ahora hay muchas formas de acabar con los rumores en cuestión de minutos. Aprendan a usarlas de forma inteligente y con mucha empatía.

Así que mucho ojo eligiendo a tu equipo de comunicaciones: si convierte la oficina en un reality show, ya sabes que algo anda pésimo.

[Alejandro Sanz. "No es lo mismo": https://www.youtube.com/watch?v=xNgTMDRoa60]

PISTA 4: NO ESTÁS SOBRE LA LEY

Es cierto. Ahora eres autoridad, pero no tienes ningún tipo de inmunidad. Si tienes por ahí tus deudas con el sistema de justicia, lo peor que puedes hacer es escudarte detrás del sillón y aferrarte a él, mismo gato Silvestre, para evitar que tal orden o tal sentencia se cumplan.

Aunque no es lo mejor para ti, especialmente si tu libertad está en juego, lo correcto es ponerse a disposición, responder, esperar a que los casos se resuelvan, acatar los fallos.

Si te libras, bien por ti; si no te libras, lo peor sería tenerte en un espacio que va a cuestionarse por tu desesperación de no afrontar las consecuencias de tus actos.

[Los Sepultureros. "El gran faenón": https://www.youtube.com/watch?v=l47ngTrLdqQ ] (Sugerida por Mario Tabra, uno de los vocalistas.)

PISTA 5: TIERRA DE DESAFÍOS

Quizá una de las razones que explican el bajo nivel de motivación en cualquier espacio de decisiones, especialmente el sector público, es porque tenemos personal con mucho potencial al que se le encasilla en hacer el mismo papeleo de toda la vida. Y -hello!- los tiempos han cambiado, estamos en otro milenio, aquí no se trata de cuán voluminoso sea sino cuán eficaz y eficiente se comporte, no se trata de tener el trasero pegado ocho o diez o más horas a un asiento sino de conseguir el producto bien hecho en el tiempo que sea necesario. Lógicamente, las exageraciones por exsceso o por defecto tampoco son buenas.

En la medida en que la autoridad crea un entorno competitivo dentro de cada instancia de gobierno, el gobierno mejora. Si el gobierno mejora, mejora la comunidad. Si la comunidad mejora... ¡ya pues, hermano!

No me cansaré de repetir que en estas épocas ya no compites con tu vecino del otro escritorio, ni con el de la otra oficina, ni con el de la municipalidad del otro distrito. Ahora competimos con el mundo entero, nos identificamos bajo una marca que puede ser la de nuestra propia comunidad, le damos valor agregado a cada acción que realizamos. Ése es el signo de estos tiempos.

Si tu equipo anda en esa nota, verás que tu gobierno será recordado con gusto por la población. Si no, bueeeeno, otra raya más al tigre de la mediocridad.

[Laura Pausini. "Gente": https://www.youtube.com/watch?v=P8G4H5qIcU0 ]

PISTA 6: LA OPOSICIÓN ES TU ALIADA

En los entornos democráticos de esta época, cuando le estamos dando estocadas al pensamiento único y estamos buscando que florezca la diversidad de todo tipo (sí, también ésa... enrónchate), es suicidio cortarle el espacio, la palabra y la existencia a quienes nos dan la contra. Al contrario, son la medida que nos permite saber cuán bien vamos o cuán bien la estamos regando.

Entonces, la autoridad pierde tiempo, dinero, saliva y glóbulos blancos devanándose la cabeza cómo anular a la oposición. Mas bien debería sentarse a escucharla y evaluar cuán racionales o viscerales son sus argumentos, e incorporarlos en la toma de decisiones.

Es cierto que cuando le das la razón al opositor, éste se empodera; pero lo que nadie les dijo a ambos es que el peso del desafío se lo pones a ese opositor ("si tanto criticas, a ver, demuestra que funciona a tu modo"), y le pones el reflector encima. si la hace, caballero, reconoce que es capaz; si no la hace, ni digas nada que la opinión pública se encargará del resto.

en resumidas cuentas, quienes te apoyan son tus aliados, pero quienes no te apoyan también lo son. Cuando logras entender esta dinámica, verás que tu gobierno pasa de ser un esfuerzo con lastres a un esfuerzo con resortes.

[Juanes. "Odio por amor": https://www.youtube.com/watch?v=y-XvXyrp4uU]

Y recuerda tomarte las cosas con calma. Si tanto insististe cuchocientas veces por llegar al gobierno, y comienzas a quejarte que ess pesado o no es lo que te dijeron que era, ni modo, el problema eres tú.

Claro que no será un tiempo fácil, pero si sabes dar los pasos correctos y eres incluyente, y analizas las cosas con mucha sabiduría, y tomas las decisiones correctas, todo el mundo se beneficia. Por éso estás donde estás. Cualquier otra idea, cuestiónala. Si hay mucha fatiga, deja el espacio para quienes sí tienen la energía.

Éso sí. Si vas a portarte mal, te has metido en un serio problema.

[Opina en Facebook y Twitter con el hastag #columnaNelson]

Pristina 255