Centenario de Luis Carnero Checa

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Miguel Arturo Seminario Ojeda. Hace 100 años Piura, tierra pródiga de artistas, literatos políticos, pintores, músicos, actores, y luchadores sociales, fue testigo del nacimiento de uno de sus hijos ilustres del siglo XX, Luis Alfonso Carnero Checa, uno de esos ciudadanos que han dejado huella a nivel local, regional, y nacional, con cuya producción dejó muy en alto el nombre del Perú.

En mi conferencia sobre literatos y políticos del pasado 29 de octubre, que pronuncié en el auditorio Martín Adán en la Feria del Libro Ricardo Palma, en Lima, destaqué a varias figuras que en los siglos XIX y XX incursionaron en ambos mundos, entre ellos a Ricardo Palma, y Abraham Valdelomar, e indudablemente, no dejé de mencionar a Luis Carnero Checa, un piurano cuya cotidianidad también consideró las aristas mencionadas.

luis carnero checa 1Luis Carnero Checa en mitin partidario | Foto: Miguel Arturo Seminario.

 

Y no dejé de recordar a Luis Carnero Checa no solo por lo ya dicho, sino porque se aproxima una fecha trascendental en la vida de este hombre, nacido en la ciudad de Piura, el 19 de noviembre de 1918, es decir, hoy es el centenario de su nacimiento.

Luis Alfonso Carnero Checa, nació en la primogénita de las ciudades fundadas en el Pacífico Sur, en San Miguel de Piura, el 19 de noviembre de 1918, hijo de Germán Carnero Palma, natural de Chalaco, y de la piurana Clara Checa Carrasco de Carnero. Sus estudios primarios los hizo en el casi bicentenario colegio San Miguel, alma mater de la educación en Piura. Algunos años de su vida los pasó en Sullana, donde su abuelo Germán fue subprefecto.

Luis Carnero Checa se tituló de abogado en la Universidad de San Marcos, y desde 1939 empezó su militancia en el Partido Aprista Peruano, agrupación política, que desde 1924 había fundado en México Víctor Raúl Haya de la Torre, y que tuvo repercusión en varios países de América. Su participación en el Partido Aprista Peruano, lo llevó a ocupar cargos nacionales en el Comité Ejecutivo Nacional, llegando a ser rector de las conocidas Universidades González Prada, propiciadas por el partido de Haya de la Torre.

En esta militancia, en lo que Luis Alberto Sánchez califica, como el huracán político, vivido entre 1934 y 1945, muchos apristas fueron encarcelados y desterrados, contándose en esa lista a poetas y escritores, acción anti democrática, de la que no se salvaron los políticos Orrego, Peralta, de la Puente, y Luis Carnero Checa.

“Lucho Carnero”, como se le conocía, inició su quehacer literario desde la clandestinidad con los “Poetas del pueblo”, ese movimiento aprista, que combatió las consideradas “dictaduras democráticas” de Oscar R. Benavides, que había sido duro contra los apristas, y había desconocido el triunfo de Luis Antonio Eguiguren, en 1936; también se consideró en ese rango a Manuel Prado Ugarteche.

Son muchos los literatos que en el Perú han incursionado en la política, y ese es el caso de Luis Carnero Checa, poeta y político, además de ser un fino narrador, que en 1940 y 1945 fue ganador de los juegos florales de su alma mater. En su larga carrera literaria, se tiene memoria que fue incorporado al Círculo Literario de Lima, Ínsula, gran cenáculo cultural, al que fue presentado por el literato Luis Fabio Xammar.

Entre su publicación literaria, y sus experiencias personales, se destacan “La ciudad profunda”, publicación de poemas que consagraron a su autor; después vino la publicación de “El poema de Angamos”, y luego “Pan herido”.

luis carnero checa 2Juramentación en Cámara de Diputados | Foto: Miguel Arturo Seminario.

Leer su libro “Poesía y papel Sellado, fue una experiencia extraordinaria, entre lo anecdótico y lo histórico, se refleja a la Piura de fines del siglo XIX y de comienzos del siglo XX. Este libro, “Poesía y Papel Sellado”, es una obra que tiene como protagonistas en una parte, a los poetas Joaquín Ramos Ríos y Héctor "Vate" Manrique, donde entre lo coloquial y lo cómico, nos acerca al efervescente mundo literario de Piura.

En ese mismo libro, que ha sido reeditado en el 2015 por el Fondo Editorial de la Universidad Federico Villarreal, hay una serie de anécdotas narradas con un fino estilo literario que delatan el alma sensitiva, y la creatividad de un narrador y poeta de espíritu inquieto, que había estado atento a las conversaciones de sus mayores, y que con gran estilo, dejó un retrato de la Piura que se desvanecía, y de sus costumbres, ante la intromisión de nuevas tecnologías, que alteraban la pluri cotidianidad de sus gentes.

Carnero Checa se destacó en el mundo del periodismo como sus hermanos y primos hermanos, llegando a ser director de “La Tribuna”, diario de Lima; y en 1957 llegó a ser Secretario General de la Federación de Periodistas del Perú, presidiéndola en 1959; y al año siguiente, y en 1966, se desempeñó como co-presidente de la Federación Interamericana de Periodistas.

Muchas personas creían que Luis Carnero Checa había nacido en Sullana, por su permanencia en esa ciudad en la década del 50, cuando ejerció su carrera de abogado en La Perla del Chira, época en donde queda el registro de sus escritos en el diario El Norte, a través de dos columnas, “Puñados de alumbre”, y “Rayas en la arena”, escribió además en el diario La Prensa de Lima.

Entre 1963 y 1968 fue elegido diputado por Piura, obteniendo una gran votación en Sullana, por su experiencia en esa ciudad y en toda la provincia. Años después concursó y fue nombrado Juez del Sétimo Juzgado de Instrucción de Lima, siendo promovido a una vocalía de la Corte Superior de Lima, el 27 de enero de 1978.

En El faique, distrito huancabambino, el nombre de Luis Carnero Checa está en la memoria colectiva, como se evidenció en el cincuentenario de la creación del distrito, cuando hasta la capital distrital llegaron su esposa y sus 5 hijos, porque la ocasión lo ameritaba, él fue el gestor de la creación del distrito, así, en enero de 2015, la gratitud de la gente de San Miguel de El Faique, se manifestó en el reconocimiento que recibió la familia del recordado político, a través de la viuda de Luis Carnero Checa, doña Martha Ávalo Adrianzén de Carnero.

En Sullana, Luis Carnero Checa está asociado a la repatriación de los restos del poeta Carlos Augusto Salaverry Ramírez, el vate que murió en París víctima de una parálisis aguda, que lo llevó a la tumba el 9 de abril de 1891, y siendo un clamor de los sullaneros, el tener con ellos las cenizas de tan ilustre personaje, siendo diputado don Luis Carnero Checa, sus restos fueron repatriados en 1964 descansando actualmente en el cementerio “San José” de Sullana, donde en su mausoleo hay una obra de arte del escultor paiteño de La Huaca, Luis Agurto, hecho por encargo del diputado Carnero Checa.

Cuando el Jurado Nacional de Elecciones creó el Museo Electoral y de la Democracia, y se inició el acopio de bienes culturales para conformar su colección, la familia de Luis Carnero Checa donó un conjunto de fotografías, y una medalla del ilustre piurano, que se exponen en las salas del Museo, siendo este gesto, imitado por otras familias, que posteriormente hicieron donativos que hoy conforman en parte, el fondo museográfico del JNE.

No hay todavía en Piura y en Sullana, hasta donde sabemos, una calle que lleve el nombre de Luis Carnero Checa, ni una plaza, ni un busto. Luis Carnero fue parte de una familia, que se destacó en el campo del periodismo, la educación, y la política, cuya memoria bien merece que se levante una plaza, la Plaza Carnero Checa, que honre la memoria de estos ilustres hermanos que han dejado una huella perdurable, en la historia del periodismo, por sobre todo.

En 1958, en la publicación del Festival del Libro Piurano de 7 tomos, en uno de ellos se compila la producción de Arturo Briceño Carrasco, Luis Carnero Checa, Raúl Estuardo Cornejo Agurto, Augusto Feijo Sánchez, y otros vates piuranos, recopilación que hizo Federico Varillas Castro, en el tomo sobre Poetas piuranos contemporáneos, en cuya selección hay versos de Luis Carnero Checa.

Falleció en Lima hace 35 años, el 14 de febrero de 1983.

Pristina 255