fbpx

El reto de tomar decisiones al segundo y de manera eficaz

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Nelson Peñaherrera Castillo. Cuando en periodismo cubrimos una emergencia, tenemos en claro una máxima de sentido común: la mejor forma de tener una respuesta eficaz es actuando en forma eficiente. Mejor dicho, para chuntarla en el blanco, reduce la cantidad de pasos pero dalos en forma segura, disminuyendo tu margen de error. Y lo mismo hacemos cuando algo imprevisto pasa en nuestras vidas: buscamos resolver sobre la marcha y en el menor número de pasos posible.

La reciente crisis del Covid-19 nos ha obligado a que muchos resolvamos emergencias en nuestras casas: cómo trabajamos, cómo compramos, cómo obtenemos dinero, cómo traemos la medicina, hasta cómo nos ponemos en forma. Dudo mayormente que tu respuesta haya sido esperar largos plazos; tu ingenio ha buscado que tu adaptabilidad haya sido lo más breve y menos traumática como fuese posible. ¿Lo lograste? Ése es un buen tema de discusión que podemos enmarcarlo en algo llamado micropolítica, tomar decisiones en espacios más pequeños.

¿Qué pasa si aumentamos el rango a lo macropolítico? Puede que tu opinión sea muy diversa, pero trataremos de ser objetivos dentro de lo subjetivo. La impresión que la gente tiene a nivel nacional es que, si bien las decisiones de inmovilizarse y dejar de trabajar son incómodas, en términos de preservar nuestra salud son necesarias.

Una encuesta de Ipsos pedida por RPP a mediados de mayo reveló que por cada cinco personas, cuatro apoyan la gestión del presidente Martín Vizcarra. Sus detractores dicen que es el efecto crisis que siempre favorece a cualquier líder populista en cualquier parte del mundo: cuando la situación no marcha bien, se necesita alguien que ponga las cosas claras, y parece que el presidente no ha perdido su toque… totalmente desordenado en el discurso, pero tiene el toque aún.

Reduzcamos lo macropolítico a lo mesopolítico, los espacios de los gobiernos regionales y locales. En los lugares donde la crisis sanitaria parece haberse salido de control, como Piura, mucha gente ha buscado un líder que vaya orientando los esfuerzos y parece no haber encontrado a nadie; o mejor dicho sí, a un grupo de personas que no tenía claro cómo organizarse. Y si arriba las cosas no están claras, imagínate cómo están conforme bajamos en el nivel de jerarquía.

Una encuesta aplicada en Piura determinó que apenas cuatro personas por cada veinticinco apoyan la forma cómo el gobernador regional Servando García está manejando la emergencia por Covid-19, tal como lo publicó El Regional de Piura la última semana de mayo. Y parece que ha sido la constante del político porque la población consultada también desaprobó su gestión la última semana de marzo.

Urgencia y burocracia no riman

El asunto aquí es que el nuevo coronavirus no te da mucho tiempo para consultar y decidir; tienes que ser lo más operativo posible para que seas oportuno y eficaz. La situación en nuestro sistema de salud y nuestras propias estadísticas parecen evidenciarnos que a esa actitud nunca se llegó.

Yo pienso que los niveles burocráticos tenían mucho que ver. Mientras el Ministerio de Salud en Lima instruía a sus ministerios y éstos pasaban la voz a nivel nacional, a nivel regional se tenían que dar más pasos. Es falso que el Ministerio de Salud ordene, instruya, siquiera sugiera de forma directa a la Dirección Regional de Salud qué tiene que hacer. Lo que nadie quiere decir es que el ministro de Salud instruye a su viceministra de Salud Pública, ésta pide de favorcito al gobernador regional para que instruya a su gerente general, éste luego le pasa la voz a su gerente de Asuntos Sociales, y recién éste último le avisa al director regional de Salud, quien a su vez tiene otra escalera burocrática bajo sus pies.

Hasta que la decisión inicial de Lima llega al último establecimiento de salud, hay como nueve escalones como mínimo, y cada uno con sus propios plazos; y si se trata de una emergencia, ¿es un modelo adecuado para dar una respuesta que salve vidas?

Ahora que CNN cumple 40 años, cubrir noticias de último minuto bien podría darnos una lección: la eficacia se consigue cuando eres más eficiente, cuando reduces los estamentos y la toma de decisiones demora mucho menos. Eso debió hacerse durante esta emergencia.

Y si bien es cierto que la ley lo prohíbe, también es cierto que la ley es perfectible, y en ese caso el Congreso de la República se ha puesto a dispararle al arco iris pero no al virus, dando leyes que no nos sirven, son porquería completa, y como defensa ahora se la están emprendiendo contra el gobierno por marcos legales que a ellos, y solamente a ellos, les correspondía agilizar.

Por lo menos en la emergencia del Covid-19, lo que recién hizo el 21 de mayo fue pasar como ley el eliminar estamentos: que la orden del ministro de Salud vaya a la viceministra de Salud Pública, y de allí directo al director regional de Salud. Lo que faltó definir es cómo bajar la orden expresa a cada establecimiento, saltándose las direcciones subregionales, las redes y las microrredes de salud. Solo cuatro pasos, menos tiempo. Si el gobernador regional y sus gerentes se arañan, lo sentimos: es una emergencia y lo que no ayuda, que no estorbe.

Dicho sea de paso, la experiencia de nuestras autoridades regionales en la rama ejecutiva francamente deja mucho que desear, y no es que obvie ponerme en sus zapatos; pero hay decisiones que son de simple sentido común. De otro modo no se entiende por qué el Gobierno Regional de Piura ha gastado apenas 25 centavos por cada sol que el gobierno central les transfirió para hacer frente a la pandemia en nuestro territorio. Y la respuesta es simple: porque ni siquiera saben gastar un duro.

Claro que esto también nos cuestiona si todavía necesitamos a los gobiernos regionales en el Perú. Aunque no es momento para este tipo de reforma, la experiencia con el Covid-19 nos deja en claro que no. Y un no redondo. Pero ya habrá momento para analizar a fondo si lo dejamos como está, lo simplificamos más, o lo dejamos ir para siempre. Por ahora, ya lo dije, nuestro enfoque es el virus, el enemigo de esta nueva guerra en vivo, en directo y a centímetros de distancia. Y hablando de cubrir una guerra en vivo, y considerando que sigues en cuarentena, haz click aquí: http://nelsonsullana.blogspot.com/2020/05/tres-dos-uno-al-aire-al-aire-si-al-aire.html

[Opina en mi cuenta de Twitter @nelsonsullana usando el hashtag #columnaNelson]

nelson pc columnista

Diario El Regional de Piura

Pristina 255