fbpx

¿Es posible vivir sin vesícula? ¿Sabe cómo identificar si sufre de cálculos?

Piura
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. La vesícula es un órgano importante, pero no es vital. La mayoría de los pacientes sin vesícula, viven sin mayores problemas. Si tenemos en cuenta las principales funciones que lleva a cabo la vesícula, es evidente que este pequeño órgano se encarga de concentrar la bilis producida por el hígado y por ende de mejorar la solubilidad del colesterol, las grasas y vitaminas para una mejor absorción.

Los cálculos a la vesícula son muy comunes. Hay estudios que refieren que hasta el 60 % de la población peruana sufre de cálculos en la vesícula. Se presentan básicamente por alguna alteración en la bilis, por infecciones, por pequeñas patologías en el correcto vaciado de la vesícula biliar, problemas con el colesterol, obesidad, ser mujer, mayor de 40 años y tener muchos hijos; aunque actualmente con el problema de la obesidad se pueden encontrar también niños obesos con cálculos en la vesícula.

Los síntomas surgen recién cuando la piedra se torna más grande que el orificio de salida de la vesícula. Una piedra grande puede quedar impactada en la salida de la vesícula biliar, impidiendo el drenaje de lo restante de la bilis, o cuando un cálculo pequeño ingresa en la vía biliar principal pudiendo generar pancreatitis o cálculos en el colédoco como señala el gastroenterólogo, Dr. Daniel Tissieres Ortiz de la clínica Miraflores AUNA, cuando el paciente se alimenta, el estómago y el duodeno envían señales a la vesícula, avisando que está llegando la comida, haciendo que la misma se contraiga. El problema es cuando la salida está obstruida y la contracción acaba generando una gran presión dentro de la vesícula, lo cual lleva a sufrir el cólico biliar.

El cólico biliar es un fuerte dolor en el lado derecho del abdomen, debajo de las costillas, que ocurre habitualmente después de comer, náuseas y vómitos. Cuanto más grasosa sea la alimentación, mayor es el estímulo para la contracción de la vesícula y, consecuentemente, más intenso es el cólico biliar.

En algunos casos el paciente presenta múltiples cálculos dentro de su vesícula. Cuanto mayor es el número de piedras o cuando los cálculos son de gran tamaño, mayor es la posibilidad de que ocurran obstrucciones y síntomas.

La cirugía estará indicada siempre y cuando el paciente presente piedras en la ecografía o pólipos en las paredes de la vesícula, incluso sin tener cólicos biliares o dolor, ya que la mera presencia de cálculos o pólipos especialmente en la pared posterior, puede condicionar al cáncer de Vesícula, que es de alta mortalidad. El tratamiento más común en estos casos es la colecistectomía, que es la retirada quirúrgica de la vesícula. La colecistectomía puede realizarse por cirugía tradicional o por laparoscopia, siendo esta última la más usada, menos invasiva y con recuperación más rápida. Aunque en ciertos casos se tenga que recurrir a la operación tradicional.

Tras su extirpación el alimento tendrá un proceso digestivo mucho más pesado y lento, por lo que es fundamental mejorar los hábitos dietéticos. Por tanto, sí es posible vivir sin vesícula, pero es aconsejable cambiar la alimentación, beber suficiente agua, hacer ejercicios y disfrutar de una vida más relajada para evitar el estrés según nos comenta el especialista Dr. Daniel Tissieres Ortiz de la clínica Miraflores AUNA.