Sullana: Jesenia Vargas Ojeda asegura que vendía droga por orden de seis suboficiales PNP

Sullana
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Juzgado remite actuados a Fiscalía de Crimen Organizado.Grave acusación. Cuando la vendedora de droga, Jesenia Vargas Ojeda fue intervenida durante un megaoperativo en agosto de 2017 en la provincia de Sullana, las autoridades no imaginaron que sindicaría a seis suboficiales de la Policía Nacional asegurando que trabajaba para ellos en la venta de estupefacientes, e incluso le alertaban de las intervenciones para evadir a la justicia y continuar con este ilícito negocio.

Según el expediente número 1817-2017, Jesenia Vargas Ojeda alias “la rayada”, quien integraría la banda “los Oxitar”, sería parte de una red dedicada a la venta de droga en la provincia de Sullana. Ella asegura que trabajaba en coordinación con los suboficiales Anthony Alfredo Meca Oviedo, Oscar Ruiz Hidalgo, Julio Espinoza, los hermanos Meca Oviedo, y otros conocidos como “Chepe” Ramos y Zegarra, quienes trabajan en diferentes unidades policiales, además de agentes de serenazgo.

Jessenia vargas

En sus declaraciones ante los integrantes del Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial de Sullana, durante una audiencia celebrada el pasado 4 de julio, Vargas Ojeda señaló que ingresó al oscuro mundo de la venta de droga inducida por el suboficial Ruíz Hidalgo y Meca Oviedo.

“Una vez hubo una intervención a un chico que estaba pedido y se metió a mi casa y se trepó la pared y huyó, entonces detuvieron a mi esposo y se lo llevaron a la Depincri y me mandaron a ver y dijeron que lo habían encontrado con droga, entonces me dijeron para llegar a un arreglo, y tuve que vender mis cosas para reunir el dinero y lo sacaron después de cuatro días”, señala.

“Después de dos días me llama Ruiz Hidalgo y me dice, habla loca, no tienes chamba por ahí, no ha ido alguien que este vendiendo droga para que me lo pongas, y me dijo, te puedes venir acá, a ese quiosco rojo que hay fuera del Depincri. Le dije que no podía e insistió diciendo, vente que vas a ganar un buen billete, pero mi esposo me dijo que no vaya”, dijo en su testimonio brindado ante los magistrados.

exp 1

“Vendía droga porque me amenazaban”

Ante su negativa, asegura que los policías continuaron con sus llamadas. “Al día siguiente me llamó para insistir, pero me fui de viaje a Huaral, cuando estaba allá el señor Meca me llamó y me pasó supuestamente con su hermano y me dijo, estamos siguiendo a tu hijo, si no vienes lo levantamos y le sembramos merca. Me puse a llorar, saqué mis pasajes y me regresé a Sullana. Luego me localizaron con dos serenazgos que me entregaron una bolsa con droga para que la trate de vender y que la plata la entregue a las 6 de la tarde y me puse a vender fuera de mi casa a los fumones a un sol el paco”, señala Jesica Vargas.
Compartían las ganancias.

exp 2

Según esta mujer que es investigada por el Ministerio Público por el presunto delito de Tráfico Ilícito de Drogas, el negocio que mantenía con los suboficiales le reportaba una ganancia diaria de mil soles. “Yo ganaba mil soles diarios, a ellos les entregaba 800 y me quedaba con 200. Uno cogía el día lunes, otro martes y así se turnaban hasta el sábado, el domingo era para mí. Empecé a vender pasta básica y marihuana desde el año 2017 por las amenazas que me hacían”.

exp 3

Al ser interrogada de cómo hacía para entregar las ganancias a los policías, Vargas Ojeda explica, “a Meca Oviedo, a su hermano y a un señor Julio Espinoza que decía que era su compañero, les depositaba en la cuenta bancaria del primero de ellos. A Ruiz Hidalgo le dejaba el dinero en el quisco que hay fuera del Depincri, y cuando tomaba también quería que le vaya a pagar la cuenta, me decía vente a tal bar y ya tenía yo que mandarle a pagar la cuenta. A Chepe Ramos le hacía llegar a través de una prima mía que le entregaba atrás del colegio Las Capullanas”.

exp 4

Modus Operandi

Jesica Vargas continúa explicando de qué manera obtenía la droga y quién era el distribuidor. “Enviaban a un señor de nombre Abelio Robledo Acha (vendedor de droga capturado en Julio en Piura), quien me dijo que me iba a entregar la merca, le dije que no tenía plata, y me dijo, no te preocupes que te la vamos a fiar, luego les depositas a ellos (los policías) y ellos me entregan a mí. Me traía la droga hasta el terminal de Gechisa y me la daba en una mochila, previamente le comunicaba a Chepe Ramos y él me decía, anda, nosotros te vamos a chalequear, ya sabemos por dónde vas andar”.

Tras cuatro meses este ilícito negocio llegó a su fin. El 26 de agosto de 2017, un grupo de fiscales y policías realizaron un megaoperativo en el que fue detenida Jesica Vargas junto a sus familiares con mil envoltorios de pasta básica y 5 kilos de marihuana. Según narró ella misma, aquella madrugada recibió un mensaje de uno de los policías que le advertía de la intervención en el inmueble de la calle Ancash Mz. B lote 27, de propiedad de Eda Gómez Quichimbo, donde se hallaba en ese momento.

exp 5

“Vendo droga pero el dinero es para los policías”

“Le dije al fiscal, voy a colaborar, yo sí vendo droga pero el dinero no es para mí, es para unos policías para los cuales yo trabajo. Me preguntó si tenía pruebas, saqué el celular que previamente había escondido debajo de un colchón y se lo entregué. Le dije, revíselo ahí están los números de todos los policías, cómo se comunican conmigo y los mensajes. Prácticamente me extorsionaban para que yo la venda”, asegura.

La investigación contra Jesica Vargas está a cargo del fiscal Gilberto Cayatopa Idrogo, y será el Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial quien decida su suerte. Asimismo, este colegiado ha encontrado indicios de que Vargas sería el hilo de la madeja de una organización criminal dedicada a la distribución y venta de droga en Sullana, por lo que ha remitido copias de los actuados a la Fiscalía Especializada en Delitos de Crimen Organizado.

Jessenia vargas 3

Diario El Regional de Piura