Hablaron la Reserva Federal y el BCE ¿Y ahora qué?

Otros países
Typography

ERP. Con tranquilidad por los bancos centrales y la política sólo nos queda mirar a la economía. En los últimos tiempos, las informaciones de los periódicos generalistas y de brókeres como iFOREX han tenido demasiado protagonismo en las decisiones de trading de los inversores. Es verdad que venimos de una crisis global con efectos en las bolsas, los bonos y el Forex, pero ha llegado el momento de que fijemos nuestra atención en la economía.

Cuando la situación económica es mala, y lo ha sido durante los últimos años, los mercados y el trading se confortan a menudo con una relajación de la política económica y, sobre todo, de la política monetaria. Con unas condiciones financieras relajadas hay, en efecto, razones para esperar un restablecimiento de la actividad económica y de los beneficios de las empresas. Eso es así porque las políticas de tipos bajos y los programas de compras de activos han estado sostenidos por los mercados en el periodo que ha seguido a la Gran Recesión.

No en vano se ha creado una correlación entre el índice S&P500 y el balance de la Reserva Federal, una correlación que no existía antes de 2009 y que ha empezado a desaparecer a partir de 2016. La bolsa ha subido cuando la Fed aumentaba sus compras de activos y ha conocido correcciones cuando las compras del Banco Central frenaban.

A partir de ahora, lo importante, recuerdan en iFOREX, es que los que realizan trading encuentren la respuesta a la gran pregunta de este momento, cómo valorar los activos en un contexto de normalización de las políticas monetarias.

Tampoco hay que olvidarse de qué pasará si los bancos centrales reducen demasiado las condiciones financieras, cortando así la actividad económica y provocando el derrumbe de los mercados.

Pero no adelantemos acontecimientos: no estamos todavía en ese punto. Por primera vez en mucho tiempo, explican en iFOREX, no hay motivos de preocupación por la situación económica global. La actividad progresa, a distinto ritmo eso sí, en todas las grandes zonas, lo que permite intuir un crecimiento global que acelera en 2017 y 2018 y eso es bueno para el trading porque abre muchas opciones de inversión.

La confianza empresarial mejora, han desaparecido los grandes miedos inflacionistas, los temores al enfriamiento de la economía china, se han reducido las turbulencias en el mercado del petróleo y en la cotización del dólar.

Y no menos importante para un trading no especulativo, el riesgo político derivado de los populismos que tan importantes consecuencias tuvieron en 2016 (Brexit y Trump) se mitiga con los resultados de Holanda, Alemania y Francia, donde los populismos eran anti europeos.

Dicho esto, los expertos de iFOREX recuerdan que hay que buscar nuevas señales de alerta. La geopolítica no para y siempre habrá que vigilar zonas de incertidumbre como Oriente Medio (Irán – Arabia Saudita) Oriente Próximo (Siria) o Asia (Corea del Norte).

Y volviendo a los bancos centrales, los analistas de iFOREX señalan que el BCE y la Fed se encuentran en un punto del ciclo económico parecido con tres años de retraso en la entidad europea con respecto a la estadounidense, pero sus objetivos son distintos (BCE inflación y crecimiento la Fed). Y no afrontan problemas tan complicados como los que afronta el Banco de Inglaterra.