Clasificación para el Mundial de Rusia 2018, la gran oportunidad de devolver emoción a peruanos

Deporte
Typography

ERP. El Perú se encuentra en una situación diferente a otras eliminatorias y como sucede siempre, existe fe, entusiasmo, confianza, esperanza e incluso exageración con los resultados logrados y la buena actuación de los jugadores; sin embargo, en una circunstancia de esta naturaleza más que exageración y alabanzas se requiere tranquilidad y una invocación para que se trabaje mucho en la parte sicológica.

Seleccion Peruana 2017 1

Seleccionado Nacional 2017, nueva mentalidad para el partido definitorio con Colombia

En la oportunidad anterior, es decir el 2014, se contrató a Sergio Markarian como entrenador y se buscó realizar una buena campaña para ir hacia el Brasil sede del mundial. Era la época del presidente de la FPF Manuel Burga y los escándalos era parte de la selección; cumplido todos los partidos Perú quedó en el puesto séptimo lugar, una pésima competencia, que frustró las aspiraciones del pueblo peruano, el cual nunca abandona a su equipo de fútbol. No fue a Brasil.

En el 2010, quizá fue la peor campaña del seleccionado nacional, el cual tenía como objetivo ir al Mundial de Sudáfrica. El ex jugador nacional Guillermo del Solar fue el entrenador y los guarismos no lo acompañaron pues quedó en el sótano de la tabla e incluso fue superado por Bolivia, el equipo que solo juega por entusiasmo en cada eliminatoria.

En las eliminatorias para Alemania del 2006, el Perú tuvo una magra campaña y solo superó a Bolivia. El entrenador fue Pablo Autouri; evidentemente toda la alegría del inicio quedó sepultado por la decepción del final. Fue una oportunidad perdida para los peruanos quienes estuvieron como último mundial en España 1982.

La decepción de no ir al mundial de fútbol, un deporte ampliamente sentido en Perú, igualmente se remonta al de Corea-Japón del 2002. En las eliminatorias el equipo fue dirigido por el ex mundialista Julio César Uribe, un entrenador serio, responsable y muy disciplinado; sin embargo, el resultado no pudo ser diferente y al final quedó en el octavo lugar solo superando a Chile y Venezuela e incluso Bolivia lo superó en puntos.

La esperanza de ir a un mundial igualmente nos lleva a 1998, quizá una de las más regulares campañas del equipo nacional. La selección era dirigida por el ex mundialista Juan Carlos Oblitas y definió sus oportunidades en Chile, donde en lugar de realizar un esquema defensivo, se equivocó y salió a ganar recibiendo una goleada y permitiendo que Chile vaya al mundial. De haber empatado, Perú hubiera regresado a un certamen de esta naturaleza.

En las eliminatorias para el Mundial de Fútbol de 1994 que se realizó en Estados Unidos, Perú tomó la decisión de apostar por un seleccionador extranjero y se contrató a Vladimir Popović quien trajo como innovación la frase “Matemáticamente aún tenemos opción” y lo cierto que la matemática le fue esquiva al seleccionado nacional, el cual terminó eliminado una vez más.

En las eliminatorias para el Mundial de Italia de 1990, se contrató al brasileño José Macia “Pepe” el cual sucumbió a los resultados negativos y le aportó casi nada al fútbol peruano.

Perú siempre buscó destacar en el fútbol continental y toda una historia le acompaña. Jugó en México 1972 y en Argentina 1998 permitió, muchos dicen que de mala manera, que el equipo sede del mundial gane se convierte en el Campeón del Mundo.

Es por eso que quedó en la imaginaria popular que Perú si puede y que tiene buen fútbol, que juega bonito pero que no tenía la sapiencia necesaria para ganar. Es por eso, que tras 1882 se encargó la dirección técnica a Moisés Barack, para lograr que clasificación para el Mundial de México de 1986; el cual fue reemplazado por Roberto Chale, el cual mejoró el funcionamiento del equipo y estuvo en las mismas condiciones que Juan Carlos Oblitas para regresar al mundial; sin embargo, perdió ante Chile y postergó sus aspiraciones.

En esta oportunidad Perú podría regresar a jugar un mundial de fútbol 36 años después del precedente que fue el de 1982. Sin embargo, vale recordar que en todos los procesos eliminatorios tras un triunfo, el equipo era el mejor y tras un fracaso la peor decepción. De igual manera, tras muchos fracasos, se dijo que Perú juega bastante bien, pero que “Pierde como siempre”.

Para muchos peruanos, esta es una nueva historia y creen que el entrenador Ricardo Gareca ha realizado un buen trabajo y en realidad es así. Lo cierto que tras algunos resultados poco favorables las posibilidades peruanas dependen de sus propias acciones; se tiene un buen cuadro y existe confianza en lograr buenos resultados.

Sin embargo, más allá del entusiasmo, sin dejar la justificada algarabía y emoción como peruanos, se requiere serenidad para esperar con tranquilidad y confianza que todo será diferente en esta oportunidad y esperar que el seleccionador nacional trabaje mucho con el equipo para que puedan responder con madurez emocional y no se amilane en esta oportunidad que tiene el fútbol peruano para ir al Mundial de Rusia 2018.

Ricardo Gareca Entrenador