Dos peruanas asesinadas, redes sociales y los riesgos de la emigración

Reportajes
Typography

ERP. Punta Lara es una localidad balnearia del partido de Ensenada, en la Provincia de Buenos Aires, Argentina, en este lugar fue el escenario de la muerte de dos peruanas. Madre e hija, fueron asesinadas por un sujeto que se encuentra identificado y se le conoce que se dedicaba como proxeneta, pero no fue justamente esa situación que habría influido en la confianza de las fallecidas, sino el ofrecimiento de trabajo.

Maruja Pérez Chacón (50) y Shirley Cielo Barrientos (15), vivían desde hace 12 años en la Argentina y eran el sustento de su familia en Perú. La desgracia por la pérdida de su esposo, llevó a la peruana a emigrar a un país, que tradicionalmente ha sido acogedor y receptivo a los nacionales; sin embargo, el 28 de enero desaparecieron para nunca más regresar con vida y frustrando los sueños pendientes.

Según las fuentes que opinaron sobre el caso, indicaron que madre e hija concurrieron a una cena de un amigo ocasional y quien podría haberlas matado al intentar abusar de ellas. Un audio es revelador sobre lo acontecido y la fuga del presunto autor identificado como Hugo Orlando Hidalgo, un presunto proxeneta, quien se encuentra prófugo de la justicia y posiblemente sin recursos económicos para huir fuera de Punta Lara.

De acuerdo a la prensa argentina, madre e hija aparecieron enterradas en una quinta de la Calle Brown de Ensenada, frente a un camping policial. El cuerpo de la menor estaba encima del de la madre y ambos totalmente desnudos envueltos en bolsas y frazadas.

El móvil y las esperanzas de un nuevo trabajo

Tanto Maruja como su hija Shirley vivían como pensionistas en una casa precaria del lugar conocido como La Ensenada. Con la finalidad de lograr su propio sustento y el de la familia en Perú, su trabajo se extendía incluso unas 16 horas. Un informe del Portal Infobae, indica que un día antes Chacón informó a sus familiares, que irían a cenar a la “Casa de un amigo”.

El “Amigo” fue Hugo Hidalgo, quien sería un electricista con personalidad mitómana, quien había iniciado una relación amical con la occisa, merced a las redes sociales. Incluso el ánimo de tener un nuevo trabajo la habría motivado a aceptar la cena ofrecida, en un inmueble que no era de su propiedad y que había sido proporcionado en alquiler.

Lugar Asesinato

Lugar donde se realizó el asesinato, ubicado cerca al Palacio Piria, en Punta Lara-Argentina

El 28 de enero salió hacia la invitación, para nunca más regresar. Un conocido de la víctima reportó la desaparición y se inició la búsqueda, para encontrarse después con el macabro hallazgo, que sorprendió a la Argentina y en gran parte de Perú.

El amigo, era conocido por las occisas como “Hugo Marcos Amiel”, un seudónimo que era usado por Hugo Orlando Hidalgo de 40 años de edad, y que tendría antecedentes y denuncias por haber prostituido a su propia esposa natural de Paraguay. Una denuncia encontrada en ese país, demuestra que este sujeto, que se dedicaba a la destilería, no era de confiar.

Frente a la desaparición, la Policía Argentina, concurrió a la casa del presunto asesino, revisaron el patio y en un sector con tierra removida del fondo del patio se encontraron con el horror; se había realizado un hueco de un metro de profundidad, cerca de una parrilla, procediéndose al retiro de los cadáveres el 7 de febrero último; sin embargo, el asesinato pudo producirse el mismo 28 de enero.

Un audio que revela la desesperación

Un hijo de la occisa y hermano de otra de las fallecidas, aportó mayores elementos para comprender el crimen. Indica que una amiga de Maruja Chacón, la llamó para saber de ella, y aunque no respondió pudo escuchar el ruego para que no la maten; “No, por favor, no quiero morir”, en tanto que la adolescente la instaba a salir del lugar y salvarse de la actitud homicida del sujeto.

Todo grito y ruego fue insuficiente; aunque se desconoce esa parte de los hechos, se estima que la captura de Hidalgo, permitirá tener todos los elementos del caso, para conocer con exactitud que móviles llevaron a adoptar tan draconiana decisión.

Tener cuidado con redes sociales

Las inmigrantes siempre estarán expuestas; así se puede deducir de lo acontecido a madre e hija, quienes de acuerdo al testimonio de uno de sus hijos en Perú, su madre conoció al asesino a través de las redes sociales y aunque no eran pareja, el factor de esperanza jugó a la desgracia “Les dijo que estaba vinculado con una empresa de limpieza, que necesitaba cinco mujeres y que iba a contratar a mamá y a mi hermanita”, dijo Kimberley Barrientos, quien reside en Perú.

Hugo Hidalgo

Hugo Hidalgo, presunto asesino de peruanas en la Argentina

“Es un mentiroso serial. Todos los datos que daba y la información que compartía con los conocidos no es cierta”, dijo un investigador a Clarín. Pero además, sería también un homicida.

Lo cierto que este sujeto, no era un santo y menos un apacible amigo, interesado en ayudar a nadie. Una denuncia encontrada en Internet de hace cuatro años, indica que fue aprehendido en el Paraguay, acusado de violencia familiar y trata de personas, denunciado por su suegra, por presuntamente haber prostituido a su propia esposa. Indica igual la nota, que él después trató de demostrar que en la realidad, los hechos eran consentidos por la mujer.

Asesino se encuentra cercado

El principal sospechoso de dar muerte a las dos peruanas se encuentra cercado y es posible que sea capturado en cualquier momento. Su detención permitirá conocer lo que aconteció para acabar con dos víctimas, cuyo único delito era proveerse de los recursos necesarios para mejorar sus condiciones de vida de ellas y de sus familiares en el Perú.

Maruja Chacón Pérez llegó a la Argentina en el 2007 y es de entender que se fue con su aún pequeña Shirley, quien estaba en el tercer año de la escuela 13 de Ensenada. Tenía sueños de cantante, los cuales se frustraron en manos de un asesino.

Maruja ya en Argentina, y con lo que proveía como fruto del esfuerzo, enviaba remesas a Perú.

Sin duda una pérdida muy sentida para sus familiares y amigos de Argentina y de Perú, de estas dos mujeres que tuvieron la desdicha de encontrarse con un sicópata en el camino y ser asesinadas, arrancándolas de la vida y acabando con los sueños de dos vidas que dejaron su país, para encontrar nuevas opciones en uno vecino.

Se espera, que el asesino sea capturado y caiga sobre él, todo el peso de la Ley. Es posible que ello suceda.

Preparado con información de Infobae y el Clarín