El Ñuro apuesta por una Zona Reservada Mar Pacífico Tropical Peruano

Reportajes
Typography

ERP. El panorama es alentador, decenas de turistas ingresan a la zona de embarque y desembarque de El Ñuro, por motivos adicionales a la pesca artesanal; primero para confundirse con las tortugas verdes que existen en el lugar y segundo para darse un paseo en las embarcaciones locales. La población ha incrementado sus oportunidades de empleo y los directivos saben diversificar las oportunidades de trabajo vinculados al turismo.

Sabemos que la pesca artesanal, es tan antigua como informal. Es principal fuente de trabajo de los pobladores de las caletas del norte piurano, y debido al incremento del consumo de pescado, las principales especies vienen desapareciendo. Las causas son múltiples y la preocupación de la población por este tema igual. Ellos, quieren tener su mar haciéndolo sostenible y aplicando prácticas de pesca que no depreden.

Pero el Ñuro, principal caleta del distrito de Los Órganos, no quiere ser un simple espectador y vivir solo de protestas y reclamos, quiere dar soluciones y por ello, viene impulsando la creación de una Zona Reservada Mar Pacífico Tropical Peruano, la misma que en el caso de esta jurisdicción comprende desde Los Órganos hasta El Alto.

Zona Reservada

Zona reservada según SERNANP

Ellos saben y lo tienen conceptualizando por la experiencia misma y el asesoramiento técnico especializado que son una zona de alimentación y refugio de primer orden de las tortugas verdes y carey; además es un lugar de apareamiento, reproducción y lactancia de la ballena jorobada, que migra desde la Antártida y el fondo rocoso es hábitat de la esponja calcárea (endémica) y del mero murique, pez de importancia económica que se encuentra en declive.

Para conocer más en detalle, fuimos invitados, para conocer la propuesta técnica que se impulsa desde el Estado, y luego recorrer por la caleta del Ñuro, la zona que estaría declarándose como Zona Reservada, una medida temporal considerada en la Ley de Áreas Naturales Protegidas, hasta que se logre su categorización definitiva.

Embarcaciones Arrastre

Embarcaciones de arrastre, que perjudican especies marinas 

No es una propuesta solo del SERNANP, aunque a este organismo le corresponde definir su viabilidad para que después la Presidencia del Consejo de Ministros emita el Decreto Supremo que así lo decida; es también una propuesta consensuada de los dirigentes y población del Ñuro, quienes impulsan y motivan para que la Zona Reservada sea una realidad y se adopten medidas para la gestión de esta área.

Recientemente en Piura, Luis Valdivia Pacheco, representante del SERNANP, dejó en claro que lo más importante que tienen Piura y Tumbes es que cuentan con una muestra diferente del mar peruano. No todo el mar peruano es igual, y ambas regiones tienen algo especial, un mar con mayor diversidad en las especies que produce. "Queremos por esto promover un ámbito en el que haya el mejor uso posible", indicó.

Y no solo son las palabras de Luis Valdivia, los que dan la razón a la diferencia del mar piurano; desde hace muchos años se conoce que en este lugar confluyen la corriente del Niño y la corriente de Humboldt, las cuales crean las características naturales para la masificación de especies endémicas y necesarias en su conservación. Es por eso, que la caleta El Ñuro, Cabo Blanco y otros, tienen una diversidad de recursos hidrobiológicos que les permite sustentar su economía.

Por el momento, son cuatro zonas identificadas que comprende la propuesta de Zona Reservada Mar Pacífico Tropical Peruano, que están en un promedio de 126 mil hectáreas. Tres de ellas están dentro del ámbito de las cinco millas (son: Isla Foca, El Ñuro y Arrecifes de Punta Sal) y un sector del Banco de Máncora que está a 32 kilómetros de la costa, fuera de las cinco millas.

Los pobladores del Ñuro, estiman que crear una Zona Reservada, es lo más conveniente y así lo esperan del Poder Ejecutivo, tal y conforme lo sostiene don José Arismendiz, cuando cifra sus esperanzas que el gobierno antes de culminar su mandato, es posible se pronuncie por la creación, con el otorgamiento del Decreto Supremo que así lo decida.

La propuesta marcaría un hito en una decisión compartida por la población y dirigentes del Ñuro; de las propias autoridades que creen en esta posibilidad y de las instancias competentes que han realizado el estudio para impulsar la Zona Reservada, partiendo de esta caleta y muy probable extendiéndose por todo el territorio priorizado.

Lo que se espera, es muy simple. Que la pesca artesanal sea realizada con responsabilidad, cautelando una pesca selectiva. Están en contra de las embarcaciones de arrastre, que no tiene ninguna consideración con los recursos hidrobiológicos y depredan las especies con su forma de pescar; además de ello incentivar la presencia del lobo marino. Es la merluza el principal producto que se ve afectado y también otras especies que por malas prácticas de pesca, se ven depredadas.

Pesca Selectiva

Modalidad de pesca artesanal selectiva que realizan pescadores del Ñuro

Adicionalmente a ello, El Ñuro sabe por propia experiencia que es posible armonizar la necesidad de la conservación con la economía. Son un ejemplo vivo, las decenas de turistas que llegan a la zona traídos por las tortugas verdes. Ello ha implicado que la cadena productiva haya creado nuevas oportunidades para los lugareños.

De acuerdo a la Ley 26834, Ley de ANP, Artículo 5.- El ejercicio de la propiedad y de los demás derechos reales adquiridos con anterioridad al establecimiento de un Área Natural Protegida, debe hacerse en armonía con los objetivos y fines para los cuales éstas fueron creadas; y evidentemente, esta norma permite que se respete lo subsistente respecto al ejercicio de la propiedad; sin embargo, la misma norma da prerrogativas pensando en el futuro y no solo en la inmediatez.

Por el momento, están a la espera del Decreto Supremo que cree la Zona Reservada del Ñuro y para ello, cuentan con la decisión del SERNANP, de la asistencia técnica de Cultura y Naturaleza Internacional y de las autoridades regionales y locales, que quieren ser previsores respecto a lo que podría suceder con los recursos hidrobiológicos que distinguieron siempre a las caletas del norte peruano.

En tanto, un libro con firmas de adhesión para la Zona Reservada Mar Pacífico Tropical Peruano, circula en el Ñuro, en señal que lo pueden lograr, sin ser afectados en su economía y al contrario en potenciarla haciéndola sostenible para el futuro.