Ciudad de Castilla: El rostro de la desgracia y de la improvisación estatal