Inundación de Piura: Seis meses después, críticas, retardos y lecciones no aprendidas

Blog
Typography

ERP. Desde las lluvias, en el desastre y post desastre, hemos abogado por soluciones técnicas y viables para prevenir los impactos en la vida, en la propiedad pública y privada, resarcir el daño económico causado por la naturaleza y otros, de la población perjudicada por el "Niño costero" en la región Piura. Igualmente, con opiniones diversas, dimos cuenta del centralismo imperante en la mayor parte de las decisiones y que tuvo su corolario en la Autoridad de la Reconstrucción con Cambios o RCC.

¿Quienes podrían olvidar lo sucedido el 27 de marzo del 2017 en la ciudad de Piura?. ¿Quienes podrían olvidar los rostros afectados por la tragedia y compelidos a valerse por si solos?. ¿Quienes podrían olvidar la actitud de solidaridad de miles de piuranos frente a la desgracia?. ¿Quienes podrían olvidar esos rostros resignados y dolidos pero llenos de esperanza frente al futuro?. Han pasado más de seis meses y las huellas del desastre han sido parcialmente superadas en lo físico, pero se mantienen latentes en la memoria de esos piuranos afectados y damnificados por la inundación y por la ineficiencia gubernamental. 

La Reconstrucción con Cambios, tiene varias objeciones que aparentemente llevarán al fracaso de todo lo realizado. El desastre ha demostrado el antiguo poder centralista y más aún se ha fortalecido; pudo otorgarse más facultades a gobiernos regionales y locales y al contrario, se otorgó más funciones a los ministerios; en la elaboración del Plan Integral de Reconstrucción, la Autoridad de la Reconstrucción, no emitió ninguna metodología para los gobiernos subnacionales; se obvió los medios de vida de la población y lo que es más crítico, se prefirió hacer prevalecer las obligaciones tributarias y no implementar medidas más humanas. 

Las voces discrepantes respecto a lo que se viene ejecutando son varias; pero generalmente las fuentes cooperantes y que reservamos sus nombres por razones obvias, son quienes precisaron a este medio que "Primero El proceso ha incrementado las brechas en el proceso de descentralización; segundo,es un proceso centralista y con una concepción de participación errónea; y, tercero, la estrategia que han elaborado para construir el plan integral de reconstrucción no tiene lineamientos de priorización claros"

Rio Piura totalmente lleno

La ineficiente gestión del Río Piura, causó la peor tragedia de varios pueblos del norte

Ley de Reconstrucción con Cambios y Ley de SINAGERD

De acuerdo La ley de sistema nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, establece en el artículo 14, que los Gobiernos Regionales y Locales son los responsables directos de ejecutar el proceso de reconstrucción como los otros 6 procesos para implementar acciones de Gestión de Riesgos de Desastres. Igualmente existen lineamientos normativos para implementar las acciones de reconstrucción que deberían orientar a las entidades de Gobierno.Todo ello, lleva a colegir que no era necesario una nueva Ley, pues existían normas y procedimientos a tener en cuenta. 

Para la especialista en gestión de riesgos de desastres Mariella Gallo Melendez, "La decisión de haber creado una Autoridad Nacional para la Reconstrucción, debió recoger los aprendizajes de experiencias de reconstrucción anteriores en el país (Forsur sismo 2007), y su prioridad debía ser la recuperación sostenible de la población y sus medios de vida impactados por el FEN, es decir una reconstrucción con rostro humano".

Y es que justamente, transcurridos los seis meses del post desastre se habla mucho de reconstrucción y se menciona caminos, puentes, escuelas, centros de salud e incluso recuperación económica; sin embargo, no se tiene en cuenta los impactos de este desastre en los medios de vida y en las propias condiciones económicas de los afectados y damnificados. 

"Por ello, considero que la Autoridad no podrá hacer todo lo que se necesita y por ello, se tiene que fortalecer las gestiones regionales y locales para que implementen sus competencias en el marco del Sinagerd para garantizar una reconstrucción a nivel local, que asegure acciones de prevención y Reducción del riesgo de Desastres que no se implementaron antes del impacto del FEN", comenta Gallo Meléndez para llamar la atención respecto a una mayor participación de las autoridades que se encuentran más cerca de la población. 

Voces desoídas tras el desastre

Tras el desastre y en concordancia con muchas voces, se esperó que haya una real reconstrucción y la historia, como otras tantas del país, parece que se quiere repetir, aunque se use indebidamente la palabra "Reconstrucción con Cambios".  No existe cambio en la gestión de los procesos y tampoco en las perspectivas para que reduzcan los riesgos frente a eventos climáticos atípicos en el norte peruano. 

Muchos piuranos, conocedores de situaciones similares, pidieron un liderazgo similar a la catástrofe de 1982-83 y reclamaron que era necesario buscar medidas excepcionales y de apoyo para la población por el nivel de daños y pérdidas ocasionadas a las familias en general. No hubo un gobernador regional, consejero regional u alcalde que tenga la idea clara para unir a los piuranos y prueba de ello es que los afectados y damnificados se levantaron solos, sin apoyo estatal y con una gran solidaridad de los propios pobladores; sin duda el acto humano más generoso visto tras la dificultad.

Es el caso del Sociólogo Martín Cornejo Cornejo, quien el 5 de abril y ante la falta de claridad de las autoridades y el desconcierto de la población manifestó "Hoy necesitamos un liderazgo claro que unifique a todos los piuranos en la reconstrucción. El 83 fue monseñor Cantuarias" pero el comentario no tuvo eco.

Lluvias Caminando Entre Aguas

Los piuranos vivieron la peor tragedia de su historia, pero lo envidiable fue la solidaridad de su pueblo

Conflictos con sesgo centralista y saber local

Durante los últimos días, declaraciones de representantes de Agro Rural y el Minagri, han pretendido asociar una opinión técnica para la descolmatación del río Piura, con la propuesta económica realizada para una consultoría. Obviamente, se pretende descalificar a un grupo de personas, representantes de instituciones de Piura, respecto a lo que se ha decidido hacer en el río Piura.

Uno de los aspectos que solicitamos en sendas opiniones de este medio, era pedir que el saber local y la institucionalidad competente se incorporen en todo el proceso de prevención y reconstrucción. Para ello, existe toda la normatividad, con metodologías incluidas del Sistema de Gestión de Riesgos del Desastre y que obliga a una organización para enfrentar este tipo de situaciones. Sin embargo, ello no fue así y el nivel central aprovechó la desorganización para plantear otra instancia que enfrente el desastre. 

Uno de los críticos más fuertes sobre lo que se viene haciendo, es el congresista Hernando Cevallos Flores, quien considera que "La Prevención y la RCC son una muestra grosera del centralismo, justificado por las deficiencias de ejecución del Gobierno Regional y los gobiernos locales; la participación técnica regional se ha minimizado. Todo lo define la Autoridad de la RCC para elegir y priorizar las obras".

Reynaldo Gobernador Piura

Reynaldo Hilbck Guzmán, no tuvo ni el liderazgo ni la sapiencia para articular un trabajo regional

El centralismo no hubiera sido posible por la sumisión del Gobernador Regional de Piura  quien tenía más interés en la pose fotografica y la propaganda personal, que al trabajado articulado y de auténtica representación. Además, del gobernador, la misma actitud de desidia y ceguera la tuvieron los alcaldes provinciales y distritales, salvo algunas excepciones, pero igualmente no supieron actuar frente a un desastre realmente grave principalmente para la provincia de Piura.

Respecto a las diferencias recientes de la Mesa Técnica de Piura y las autoridades gubernamentales, Hilbck sigue confundido y se observa en su respuesta sobre este conflicto cuando dice "Pido que se deje de desinformar. En Piura debemos de apoyarnos, de sumar, de ser unidos para aportar al desarrollo de nuestra región; no vamos a avanzar si entre piuranos nos metemos zancadilla o nos denigramos frente al país". Entendemos, que el colectivo de autoridades universitarias y de los colegios profesionales no busca confrontar, sino al contrario ayudar para una reconstrucción ordenada y que use adecuadamente los recursos asignados.  

De igual manera y en este laberinto que produjo el desastre, tras el 27 de marzo, el mundo entero se sorprendió de los sucesos de Piura, de los impactos ocurridos en las poblaciones de la capital departamental, su adyacente Castilla y sobre todo, lo acontecido en el Bajo Piura, cuya población fue golpeada por la naturaleza de la manera más dura. Igualmente, se ha desaprovechado una mayor cooperación. 

Sin responsabilidades por el uso inadecuado de recursos

El vecino y damnificado de la calle Cusco de Castilla, don Rodolfo Fossa Quispe nos recuerda "Ninguna autoridad nos alertó de los riesgos de inundación, nunca se hizo un simulacro y si en el proceso previo se actuó sin ninguna responsabilidad, igual sucedió en el desastre, pues el agua se metió en nuestras viviendas y nos obligó a salir de ellas; además, pasada la inundación se sigue actuando sin mayor responsabilidad y los problemas son mayores. No hay conciencia"

En efecto, si se habla de responsabilidades, el desastre tiene una explicación natural y otra que es humana y que cae en las competencias gubernamentales. Pese al tiempo transcurrido, no existen respuestas a problemas concretos y cuya obligación debe llevar a tener una explicación de lo realmente sucedido, por el bien de las actuales generaciones y sobre todo de las futuras.

Por ejemplo, quienes fueron los responsables del dispendio del 2015?. Nadie. La inundación con menos agua que el 98 ha sido explicada? No. Se consultó mediante una metodología adecuada respecto al quehacer en la etapa de la prevención? No. Se tuvo la claridad para reaccionar en la etapa post desastre? No. Las autoridades regionales y municipales hicieron lo correcto?. No.

Inundacion Ignacio Merino

Urbanización Ignacio Merino de Piura, espera que esta realidad no se repita

Entender las razones de la inundación permitirá que en el futuro no sucedan este tipo de hechos. Para prevenir se encuentran las entidades públicas con sus funciones y competencias, los colegios profesionales, la academia y sobre todo el saber local. Tras el desastre, la falta de una metodología adecuada, llevó a los alcaldes y demás funcionarios a la inacción, esperando quizá que el Gobierno Nacional, haga lo que corresponde a las instancias regionales y locales.

Las autoridades regionales y locales, se dedicaron a la ayuda humanitaria y está bien, pero en absoluto se reaccionó con información y conocimiento para encontrar las vías que le den a Piura, lo que se reclama por años. Es decir, reducir las vulnerabilidades por lluvias intensas o más conocidas como “Fenómeno el Niño” y es lo que menos se hace. Las ciudades siguen a expensas de los riesgos de la naturaleza e incrementado estos riesgos por la acción humana.

Poca articulación intergubernamental 

Conforme lo sostiene la especialista Gallo Meléndez, se requería frente a la emergencia una articulación fuerte y entender la valía de lo subnacional para la toma de decisiones "En lo local está la población impactada y que aún sigue en condiciones de riesgo alto o muy alto, por tanto deben ser las entidades de gobierno más cercana a ellas las que implementen las acciones que permitan su recuperación y reducir su vulnerabilidad frente a futuros eventos de origen natural".

Lo que falla y falló es la articulación entre entidades y organizaciones para garantizar el bien común. Basta recordar las diversas voces, exposiciones en escenarios diferentes de lo que se requeriría para Piura. Unos hablando de la gestión integral del río Piura, otros de la planificación, otros de la gestión de las ciudades y todos ellos, en un diálogo de sordos y sin institucionalidad. Pero todo ello, con una preeminencia de ministerios y programas centrales. 

Frente a ello, el alcalde encargado de Piura Dr. Christian Requena Palacios indica que "Continúa el centralismo. Las decisiones tomadas no han considerado el aporte académico y técnico de nuestra localidad. La experiencia y el conocimiento local ha sido dejada de lado por decisiones no reconocidas, quizás por el principado económico. Hoy nuestra reconstrucción ha sido y será realizada y manejada, casi virtualmente, desde el gobierno central".

Muchos rogando, explicando y proponiendo a la Autoridad de la Reconstrucción con Cambios, a su Director Ejecutivo y también a sus gerentes regionales. En lugar de articularse entre niveles de gobierno regional y local, las autoridades prefirieron seguir la comparsa centralista, siendo receptores benevolentes y contritos de ministros, viceministros y funcionarios centrales de menor nivel que llegaron a Piura con el justificante de la reconstrucción.

Pablo de la flor riesgos

Pablo de La Flor ha demostrado ser totalmente incompetente en el cargo encomendado

Mesa Técnica con talentos regionales

Posteriormente y en el camino post desastre se conformó una Mesa Técnica, integrada principalmente por el Colegio de Ingenieros de Piura, la Universidad de Piura y Universidad Nacional de Piura. Los profesionales conformantes de esta Mesa Técnica, muchos de ellos conocedores de la realidad de la región Piura, hicieron sus propuestas y difirieron de lo que se venía haciendo para la descolmatación del río Piura.

No cabe duda, que la firme posición de esta Mesa Técnica incomodó al Nivel Central e incluso regional. Sendos comunicados hablan con claridad que en ningún momento amainaron y que al contrario, fueron prístinos al pedir una gestión integral de la cuenca del Río Piura, tal y conforme lo solicitaron en su momento el representante del Consejo de Recursos Hídricos, el Gerente Regional de Recursos Naturales y otros conocedores del tema.

Un nuevo actor y un nuevo conflicto, abona en la tan dispar realidad de Piura. Con total viveza criolla por parte del nivel central se ha pretendido asociar los diferendos en las propuestas de trabajo de la Mesa Técnica y los presuntos intereses del vicerrector de investigación de la UDEP Antonio Mabres. Evidentemente, quienes conocen la idoneidad y calidades profesionales de Mabres, se han sentido ofendidos y han salido a defenderlo.

Justamente, tanto el nivel central como el regional de Piura, han mostrado su poca predisposición en incorporar a la academia, colegios profesionales y sociedad civil, en los trabajos que se encuentran priorizados en el Plan Integral de Reconstrucción. Respecto a las críticas indebidas contra el ex rector de la Universidad de Piura, este ha considerado la situación como conflictiva e irreconciliable, lo que deja a su albedrío a la institucionalidad sin el soporte imparcial de los conocedores del tema. 

Declaraciones del Dr. Antonio Mabres, respecto a un innecesario conflicto (Video: RPP/Juan Nunura)

Más allá de la anécdota, el actual proceso de Reconstrucción se puede calificar como un laberinto que puede llevar a grandes decepciones. Han pasado más de seis meses y en la región solo existe el entusiasmo de muchos millones de soles para el gobierno regional y locales; los trabajos de prevención se han mezclado con otros que no son concordantes con la emergencia, y por supuesto, desde las instancias públicas se han despertado un ánimo de hacer negocios aún a costa del dolor de miles de piuranos que se vieron afectados y en gran parte son damnificados del “Niño Costero”.

Dique Simbila

Trabajos en el río Piura, principal crítica de Mesa Técnica en Reconstrucción de Piura

En estas circunstancias lo que no retrocede es ese centralismo que se aprovecha de las debilidades regionales y locales para imponerse. Bastaría leer el post del gobernador regional Hilbck Guzmán cuando echa la culpa a la Mesa Técnica de Piura, en caso de perder su posibilidad de ejecución de proyectos. Para este funcionario regional y quizá algunos alcaldes, el asunto principal no es que se hagan las cosas bien, sino que haya proyectos que ejecutar. .

Aún existe esperanza y capacidad de reacción

Contra todo, la población de la región Piura puede levantarse y defender su institucionalidad y sus derechos frente al centralismo. Si gran parte de la población lloró su desgracia y su dolor tras la inundación, un acto de responsabilidad sería devolver con eficiencia y eficacia la reconstrucción. Por el momento, todo hace indicar que se vienen repitiendo los mismos errores de procesos lluviosos anteriores y no existe reconstrucción con cambios. 

Andres Vera/ERP

------------------------------------

Leer también: 

  1. Río Piura causa el peor desastre de su historia en Piura, Castilla y Bajo Piura
  2. Ciudad de Castilla: El rostro de la desgracia y de la improvisación estatal
  3. Piura: Las responsabilidades por el desastre ocurrido en la inundación del 27 de marzo
  4. Bajo Piura: La ruta del agua del río y el rostro del dolor a dos semanas de la inundación
  5. Región Piura se levanta de a pocos y sola, del desastre del 27 de marzo
  6. Región Piura: El desastre económico causado por el desborde del río
  7. Región Piura: Desastre y las oportunidades económicas perdidas de las poblaciones de la costa
  8. “Reconstrucción con desarrollo para todos los piuranos”, reclaman instituciones de la región Piura
  9. Estructura productiva de Piura destruida por lluvias e inundación requiere ser reactivada
  10. Autoridad de la Reconstrucción, mediocridad y una innecesaria presencia de Pablo de la Flor
  11. “Fenómenos el Niño” y las diferencias entre 1972, 1982-83 y 1997-98
  12. Bajo Piura: La ruta del agua del río y el rostro del dolor a dos semanas de la inundación
  13. Inundación de Piura: El Perú conoce en más detalle la desgracia de damnificados por el río Piura
  14. Centralismo, burocracia, competencias dispersas y perjuicio a economía y población