Casos de corrupción promovida por ODEBRECHT y las delaciones en Perú

Blog
Typography

ERP. Penas menores a las que corresponderían, es el estímulo de los representantes vinculados a ODEBRECH para delatar a sus antiguos aliados en los negocios. En el Brasil y en otros países, la información proporcionada vincula directamente a altos funcionarios de los gobiernos, como es el caso de Perú, donde poco a poco se van develando comprometidos de los presuntos latrocinios gestados en los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García Pérez y Ollanta Humala Tasso.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, la empresa ODEBRECHT reconoció haber pagado 29 millones de dólares entre los años 2005 y 2014, lo que lleva fácilmente a deducir que se encuentran comprometidos los funcionarios de alto nivel y otros de menor jerarquía de los 3 gobiernos democráticos últimos y seguro, lo que creará un ambiente de nerviosismo, muy probablemente los primeros mandatarios.

Los primeros detenidos, trabajaron en el gobierno de Alan García Pérez y el segundo directamente involucrado es Alejandro Toledo, quien se encuentra fuera del país y en su ausencia se ha realizado una intervención en su vivienda de Lima. Al margen de su proclamación de inocencia no creída de García Pérez y el silencio de Ollanta Humala, existen hechos que podrían llevarlos a la prisión.

Alejandro Toledo y su discurso de moralidad, pero…

Era calificado por su esposa Eliane Karp, como el “Cholo sagrado”. Emergió a la política en la época de Alberto Fujimori, primero hablando desde la plaza de Armas de Lima pidiéndole que deje el Gobierno y promocionándose él como un economista preparado y exitoso. Su postulación fue un fracaso; sin embargo, persistió y logro erigirse como el principal líder de la oposición tras entrar en mentiras y declaraciones contradictorias en la primera vuelta del 2001 y la marcha de los 4 suyos, que finalmente lo catapultó a la presidencia de la República.

Las candidaturas hacia el Congreso, no estuvieron exentas de cupos y negociados. Testimonios de personas cercanas a su entorno, declararon que para ser incorporado en la lista debería entregar una determina suma de dinero. En un país con normas imprecisas e imperfectas para una campaña electoral, todo método es válido, así se infrinja los elementales conceptos de moral y de ética.

El discurso del “Cholo sagrado” era de moralidad y de rechazo total a la corrupción incubada en el gobierno de Alberto Fujimori. Más aún, mantuvo siempre una actitud decidida para juzgar a los responsables de los latrocinios habidos en el “oncenio” de Fujimori. Se podría decir, que la expatriación del ex mandatario estuvo liderada por el gobierno de Alejandro Toledo.

De acuerdo a la información proporcionada por ODEBRECHT, ésta empresa entregó entre el 2005 y 2008, unos 20 millones de dólares al gobierno de Alejandro Toledo. Según testimonios que se dan a conocer en RPP Noticias, la información que obra en el Departamento de Justicia de Estados Unidos también ha sido confirmada por Jorge Barata, lo que quiere decir, que la situación de Alejandro Toledo pende de un hilo.

El motivo para entregar este soborno, tuvo su motivación en ganar la licitación de los tramos II y III de la Carretera Interoceánica y como de verdad sucedió. En su momento, Contraloría General de la República hizo las observaciones del caso, que nadie hizo eco para una mayor profundización y determinación de responsabilidades. Las investigaciones permitirán conocer los entretelones de esta delación y sobre todo del real rol que tuvo en este gobierno el empresario israelí Josef Maiman, quien habría sido el receptador.

Alan García Pérez, el incorruptible de dudosa credibilidad

Después de estar ausente del país y vivir cómodamente en Francia, el ex mandatario Alan García Pérez, regresó para postular en la campaña que ganó Alejandro Toledo y logró 5 años después imponerse hasta retornar nuevamente a la presidencia de la República. Durante su primer gobierno de 1985 al 90, fue duramente criticado por actos de corrupción, pero sus delitos prescribieron aunque la leyenda de corrupto, quedó en la imaginaria popular y en los estudios de percepciones realizados en Perú.

Durante su segundo gobierno, gran parte de los señalamientos se estancaban en su ex secretario general de la Presidencia Luis Nava. Además, debido a su habilidad Luis Mantilla ex ministro del Interior de su primer gobierno, fue a la cárcel sin siquiera mencionarlo en los actos de corrupción y el caso de Rómulo León Alegría, la voz de este último era casi insignificante y poco oíble.

En el caso ODEBRECHT, muchos analistas consideran que se encuentra involucrado pero se ha “cuidado más”. Pero, los primeros detenidos son parte de su Gobierno. De acuerdo a la confesión de la empresa brasilera, pagaron US$ 1.4 millones a un alto funcionario del gobierno de García Pérez; sin embargo, tanto Edwin Luyo como Jorge Cuba y Miguel Navarro no pueden ser los señalados como altos funcionarios considerando que no lo son.

Pero, al margen de si son altos funcionarios o no lo son, ellos formaron parte de la buena pro de la Línea 1 del Metro de Lima ejecutado por la empresa corruptora. La acusación del Ministerio Público, indican que estos personajes habrían recibido 7 millones de dólares en sobornos.

Llama la atención, que los actos de corrupción aún no salpiquen a García Pérez quien con total intrepidez calificó de “ratas” a estos funcionarios y se distanció del tema, tal como igualmente lo hizo su ministro Enrique Cornejo.

Al margen de las proclamas de inocencia de Alan García Pérez y de Enrique Cornejo, existe una percepción de culpabilidad del voluminoso ex presidente y además, una confabulación de las élites del Partido Aprista para protegerlo y llevar a sacrificar a Enrique Cornejo, según se puede desprender de las medidas disciplinarias iniciadas en contra del ex ministro de Transportes y Comunicaciones.

Ollanta Humala Tasso y su silencio estratégico

Este ex presidente peruano, llegó al poder en el 2011; lo hizo enarbolando las banderas de la izquierda; sin embargo, por su condición de un político advenedizo y precario conceptual, derivó después hacia la derecha creando una gran decepción entre sus electores. Según las informaciones proporcionadas por ODEBRECHT habría recibido 3 millones de dólares de la empresa brasileña y que se condicen con investigaciones peruanas de años anteriores para explicar de la fortuna de la pareja presidencial.

Aunque las acciones legales aún no llegan al ex primer mandatario del último lustro; se cree que podría ser el segundo “Pez gordo” que caiga en manos de la justicia peruana; para no caer en la trampa de declaraciones y demás, hasta el momento se mantiene en silencio y excepto el caso de su esposa Nadine Heredia Alarcón, diarios del Brasil dan cuenta que el dinero fue entregado directamente por Lula Da Silva.

Lo cierto que los signos exteriores de riqueza de Ollanta Humala, fueron evidentes y no se condicen con los ingresos que percibió como mandatario. Corresponde al Ministerio Público demostrar los entroncamientos entre lo lícito y lo ilícito. Además, de ello, el caso se ha venido investigando en el Congreso de la República en la comisión denominada Lava Jato, que tiene indicios que serán alimentados con otras informaciones posteriores.

Sorpresas aún pendientes…

El primer “Pez Gordo” Alejandro Toledo va camino, posiblemente a un encierro similar al de Alberto Fujimori, o de repente no; el otro considerado como “Pez Gordo” y que va parejo a la corpulencia acumulada es Alan García Pérez y que gran parte de peruanos, sobre todo en las redes sociales, creen que es de verdad, por el momento hace indica que se ha “cuidado mejor” que los otros; en tanto la situación de Ollanta Humala es mucho más evidente y posiblemente sea la próxima víctima.

Sin embargo, lo más aleccionador de este caso de corrupción estatal, es que la historia tiene repetitivos eventos como sucedió con Robespierre en la Revolución Francesa quien cayó guillotinado. De confirmarse lo de Toledo, quedará igualmente guillotinado acusado de corrupción que en teoría denostó.