Lagunas naturales y reservorios artificiales sin recurso hídrico en región Piura

Blog
Typography

ERP. La situación de los recursos hídricos en la región Piura se hizo crítica. La presa de Poechos, y la de San Lorenzo, las cuales almacenan las aguas del río Catamayo-Chira y sus afluentes en el primer caso y de las del río Quiroz en la segunda, se encuentran vacías y lo que regularmente son unas inmensas lagunas artificiales, muestran solo una pequeña reserva que viene siendo administrada con tardanza para conservarla hasta que lleguen las lluvias.

La primera presa en construirse en Piura, fue la de San Lorenzo, que respondió a una aspiración de los congresistas de la época. Actualmente se ha encargado la operatividad técnica de la misma a la Junta de Usuarios del Sector Hidráulico San Lorenzo. Tiene a su cargo el sistema hídrico regulado y no regulado del Valle de San Lorenzo, desde la bocatoma Zamba hasta el último canal del sector El Algarrobo.

Después se realizó lo que debería ser el más ambicioso proyecto de irrigación de la región Piura, y que corresponde al Proyecto de Chira-Piura, y cuya ejecución tuvo etapas para beneficiar primero a Piura vía el Canal Daniel Escobar y después hacia la provincia de Sullana y Paita, mediante la tercera etapa. La una y la otra por el momento, tienen las mismas dificultades y su población viven las mismas angustias.

Con la primera se amplió la frontera agrícola en los distritos de Las Lomas y Tambogrande y con la segunda se incorporaron a fines agrícolas con agua permanente y regulada de las provincias de Piura y Sechura; Sullana y Paita. Con estos recursos hídricos, se ha logrado que haya aproximadamente 300 mil hectáreas de frontera agrícola.

Recientemente, el Comité Técnico para la operación del Sistema Hidráulico Chira-Piura decidió con las Autoridades Locales de Agua y Juntas de Usuarios respectivas el corte del suministro de agua en Canales de Derivación Daniel Escobar, principal Bajo Piura y Miguel Checa, como un plan de contingencia ineludible ante el escaso ingreso de agua. Por el momento, todo es ineficiente y se espera que la naturaleza realice lo que las autoridades piuranas no lo podrán hacer.

Presa Poechos emergencia

Es lógico entender lo que viene sucediendo en la presa de Poechos; actualmente solo ingresan 5 m3/segundo y salen 50 m3/segundo promedio para atender las demandas, lo que en lenguaje no muy complicado significa perder capacidad de almacenamiento y consumir las reservas existentes. Igual sucede con el reservorio San Lorenzo, el cual una vez más queda sin reservas de agua, por la falta de lluvias en la serranía de Ayabaca y Huancabamba. 

El proyecto Especial Chira Piura opera y regula el agua proveniente del sistema hidráulico de los ríos Chira y Piura para atender 150,000 hectáreas, mediante la captación, derivación y regulación en el reservorio Poechos, presas Ejidos y Sullana y su óptima distribución por canales principales, secundarios y terciarios en su mayoría revestidos, complementada por una vasto red de drenaje agrícola y sistemas de defensas ribereñas contra inundaciones.

Como se sabe, la gestión de los recursos hídricos es una competencia de la Autoridad Nacional del Agua y en el Proyecto Especial Chira Piura, es Operador de Infraestructura Hidráulica del Sector Hidráulico Mayor Chira Piura - Clase A. En términos objetivos el Gobierno Regional de Piura no tiene competencia en este campo y supedita el uso de sus cuencas a las decisiones administrativas de una Entidad diferente.

Presa Poechos Visita

Sin embargo, para adecuarse a la norma el Proyecto Especial Chira Piura tiene un título habilitante del ANA, para el almacenamiento de los recursos hídricos existentes, derivación, riego, operación y mantenimiento de la infraestructura hidráulica principal construida y rehabilitada de los Valles del Chira y Piura, “para lograr el aprovechamiento e incremento de la producción y productividad agrícola”.

La situación presentada llevará a una declaratoria de emergencia por parte de la Autoridad Nacional del Agua; sin embargo, como reiteramos una vez más, no se trata de declarar emergencias, sino de construir una cultura de uso diferente donde se alternen muchos procesos, que impliquen no solo cuidar el recurso como un bien apreciable; sino incentivar a las poblaciones que residen en las fuentes de agua para que contribuyan a no deforestar.

El cambio climático, está reconfigurando en el territorio las condiciones climáticas. Antes era muy común esperar los meses de enero, febrero y marzo, para que llueva intensamente en la sierra; ahora, las lagunas incluso las naturales yacen vacías, los cauces de los rios transportan poquísima agua y las lluvias tardan en llegar; igualmente, cuando no se espera que llueva en la costa, nos sorprende una lluvia atípica.

Piura tiene 3 cuencas importantes con sus respectivas subcuencas y que garantizan sus actividades humanas y económicas, una es la del Chira, otra la del Piura y la tercera que va hacia el oriente que es la de Huancabamba. En esta oportunidad, las 3 se encuentran afectadas por la situación climática. 

Es probable que en cualquier momento, esta situación culmine y vengan lluvias en abundancia y por lo tanto, agua para almacenar; frente a ello y para el futuro se requiere decisiones adecuadas para enfrentarse a estas nuevas condiciones. Esperemos que suceda algo positivo de la emergencia.