El Partido Popular Cristiano y el limitado liderazgo para salir de la crisis actual

Blog
Typography

ERP. El Partido Popular Cristiano, es bastante pequeño y su sobrevivencia se debe a triunfos esporádicos en la zona de Lima. Enfrenta una de sus crisis más significativas y es probable que el anuncio de Lourdes Flores Nano, comprometiendo una alianza con el Partido Aprista Peruano los haya afectado y contribuido mucho más a la crisis que enfrenta.

Uno de los bandos es liderado por Raúl Castro Stagnaro, quien aspira ser candidato presidencial; y por el otro lado, Lourdes Flores Nano, quien desistió de sus expectativas de ser candidata presidencial y lo más ingenioso que se le ha ocurrido es hacer una alianza con un personaje que la ridiculizó en su figura política.

Se ha querido interpretar esta presunta alianza electoral, indicando que es de partidos serios unirse para la gobernabilidad. Lo cierto, que en el caso del APRA la figura de García Pérez es determinante y no existe una democracia que les permita a ellos mismos, dar mucha más oportunidad a nuevas generaciones; en tanto, Lourdes Flores Nano, cree en el triunfo en las urnas y frente a esa posibilidad, ha llamado a la calma.

Respecto al Partido Popular Cristiano y conforme lo indica Radio Exitosa, “se colocaría al partido en una encrucijada extrema, difícil de superar, tras el terrible enfrentamiento verbal entre Lourdes Flores Nano y el mencionado Castro, por presuntas irregularidades en las elecciones internas del pasado domingo”.

Frente a ellos, se encuentra el fundador del PPC, don Luis Bedoya Reyes, quien animó contiendas políticas en los lustros anteriores y su suerte nunca le fue favorable, al ser considerado un partido netamente de derecha. Cansado de tanto perder en elecciones, pese a su verbo hilarante y cáustico, el fundador se retiró cediendo la posta del liderazgo a Lourdes Flores Nano.

Muchos reclaman que Luis Bedoya, tenga en esta oportunidad una mayor intervención. Sin embargo, sus 96 años, estarían limitando su accionar y las posibilidades de hacer de mediador en un conflicto que rebasó los espacios internos, para llegar a los medios y debatirse con dureza respecto a las responsabilidades de ambos.

En el fondo se encuentra la duda respecto al triunfo de Castro Stagnaro, y la propuesta es que se anule lo realizado y se realice una nueva elección interna. No se sabe, que puede suceder con esta alternativa; lo que si se cree, es que Lourdes Flores antes de este laberinto, era una lideresa que pudo aspirar la presidencia de la República con más opción. Ella, ha negado toda posibilidad de participar en elecciones de esta naturaleza.

Bedoya Reyes ya habría planteado dos escenarios con este comité. El primero es sancionar al presidente del PPC como responsable político por el desgobierno. El otro, expulsar definitivamente a Castro del PPC y enviar documentación al Ministerio Público para que investigue a los responsables del posible fraude. Esta es una especulación y que de ser verdad, llevaría a pulverizar en definitiva al partido que acompañó de Fernando Belaúnde Terry en su segundo gobierno.

Encontrar una solución, es liderazgo más como bien lo precisa el abogado piurano Francisco Córdova Sánchez, “En el fondo hay una crisis de liderazgo. La ausencia del líder histórico Luis Bedoya Reyes ha originado una correlación de fuerzas donde, lamentablemente, los hijos del líder no han sabido capitalizar este liderazgo paternal a su favor”. El asunto de fondo, es liderazgo y ese liderazgo, en definitiva no puede ser cubierto por Luis Bedoya Reyes, y sus hijos, que bien podrían haber asumido esa tarea, han preferido mantenerse al margen.

Diversos reformistas adelantaron a diario Exitosa que los próximos días presentarán una denuncia penal contra los que provocaron las irregularidades en el proceso electoral. Los delitos serían: Contra la fe pública (alterar el padrón del ROP del PPC que hace el JNE) y contra el derecho a sufragio.

En tanto, nuevos actores salen a la palestra, de un bando y otro; entre ellos Alberto Valenzuela, quien se presentó en Radio Programas del Perú, para defender al bando de Lourdes Flores Nano y precisar que el mandato de Castro Stagnaro ha culminado. Por su parte, las huestes de Castro, insisten en su legitimidad y sobre todo con los resultados nacionales que les dan el triunfo.

Todo hace suponer, que el principal motivo de este lío, fue el empecinamiento de Lourdes Flores Nano, de querer “comulgar” con el APRA; situación que llevó a los PPC “Puros” a oponerse mediante situaciones como las mencionadas, donde el voto negó esa posibilidad.

Lo que pudo ser una posibilidad, ha devenido en un conflicto superior, que incluso el APRA al haber observado lo que sucede en el denominado partido de la derecha, Mauricio Mulder ha declarado “Nos parece que ya no existen elementos que lleven a considerar la posibilidad de una alianza o de un entendimiento entre el Partido Popular Cristiano…”.

Así las cosas, lo que viene quedando del entusiasmo de Lourdes Flores Nano, es un partido pulverizado por sus propios integrantes y con la posibilidad de desaparecer; opositores naturales a la intención de someter al pequeño partido, a otro cuya democracia solamente se circunscribe a ser ellos mismos y no generar un mínimo consenso.