Piura: Contando los meses de la incompetencia en la "Reconstrucción con Cambios"

Editorial
Typography

ERP. Se han cumplido 8 meses del trágico suceso que dejó en la miseria a miles de piuranos y la vía Sullana-Talara se encuentra destruida, lo mismo sucede con la que integra Piura y la provincia de Sechura; las ciudades de Piura, Sullana, Paita, Talara, Catacaos, Cura Mori y otros centros poblados muestran como símbolo del desastre del 27 de marzo, los desagües y las calles destruidas. Esto está resultando peor que la reconstrucción de Ica.

La Reconstrucción con Cambios, creada por una Ley y buscando actuar mejor a lo vigente, tiene fallas de origen que se está observando en su ejecución. Un nivel central macrocéfalo, con tentáculos para querer cubrir todos los espacios de Piura y otras regiones y gobiernos regionales y locales disminuidos en sus capacidades y competencias.

Inundacion Avenida Tacna La central

Inundación de ciudad de Piura el 27 de marzo del 2017- Fotografía El Regional de Piura

Se designó como director ejecutivo para la Autoridad de la Reconstrucción a un incompetente, quien en lugar de crear participación y consensos comenzó a insultar a funcionarios regionales y locales. Primero le disculparon y después se hastiaron y pidieron su cese.

Se ha designado a otro profesional para este cargo, pero el enfoque es el mismo, “Papá gobierno” pretendiendo resolver desde Lima las necesidades de la región Piura. Los ministros y sus funcionarios, son los principales pasajeros de Latam Perú de Lima hacia provincias y gobernadores, alcaldes y funcionarios, pasajeros de vuelta hacia Lima para conseguir recursos.

Pero no solo son Ministros queriendo hacer de todo y centralizando los recursos para los contratos, sino funcionarios regionales sumisos, obedientes y contritos para hacer de comparsa de esta forma de actuar. Los alcaldes, superados por las aguas que destruyó su capacidad operativa, esperan en silencio que les programan algunas obras para superar los destrozos.

La academia y los colegios profesionales, buscaron con mucho entusiasmo estar en la etapa de la reconstrucción. Analizaron los problemas y plantearon soluciones, recomendaron que hacer para quitarle agresividad al río Piura, pero no fueron escuchados. Al contrario, se les pretendió denostar e injuriar para sacarlos de en medio y lo lograron.

Inundacion Avenida Loreto Piura

Inundación de ciudad de Piura-Avenida Loreto- Fotografía Diario El Regional de Piura

La sociedad civil con mucho coraje pero con pocas estrategias, buscaron ser oídos. Acompañados en unas oportunidades por los alcaldes, marcharon para sensibilizar a los piuranos, sin darse cuenta, que el poder del gobierno central se ha extendido y es determinante para la solución de los problemas causados por el “Niño costero”.

Se pidió que alguien lidere la etapa del post desastre, que sea capaz de vincular las perspectivas de reconstrucción, con otros temas importantes como la destrucción de la base económica de Piura; sin embargo, no hubo un líder legitimado para lograrlo y al contrario, cada quien siguió su propio camino con el propósito, quizá, de recibir presupuestos dentro del Plan Integral de la Reconstrucción.

Cada quien comenzó a buscar su propio presupuesto para sus obras de reconstrucción. Los del Gobierno Regional de Piura buscando más ser “amigos” que gobernantes del nivel central, los alcaldes con sus proyectos en busca de financiamiento. Al final, muchas obras en el papel y un Plan de Reconstrucción que incluso asigna a los ministerios, los recursos para pistas y veredas.

El Gobernador Reynaldo Hilbck soslayó sus responsabilidades y la tímida acción del alcalde Oscar Miranda no tuvo el eco para reaccionar. El arzobispo del momento, aunque preocupado por el apoyo social de los damnificados, no tuvo ni el coraje ni la iniciativa de don Oscar Cantuarias Pastor, para convocar a los piuranos y plantear procesos que hubieran permitido lograr en 8 meses, al menos recuperar parte de lo perdido.

Aparentemente, aunque en la concepción general no ha cambiado, se evidencia un interés político del Ejecutivo para ser más efectivo en el trabajo de la reconstrucción de Piura.

Tras la protesta, llegaron (Desde Lima) los ministros de Vivienda Carlos Bruce, de Transportes Bruno Giuffra Valverde, quien anunció como acciones inmediatas la intervención en las destruídas carreteras Piura – Catacaos; Sullana – Talara; la avenida Progreso en Castilla y también el Puente Independencia.

Ministro Bruce En Piura01

Ministros en Piura, los mismos niveles de centralismo, pero con voluntad de mejorar

De igual manera, se informó que se han destinado 16 millones de soles para realizar las obras del Puente Independencia e incluso, la empresa que realizará estas acciones será “Mota Engil Perú”. Luego se dijo que en Enero se adjudicarán la reconstrucción de la carretera Catacaos – Sechura; Tambogrande – Chulucanas; Querecotillo – El Alamor; en tanto que la vía Canchaque- Huancabamba se adjudicará en el mes de abril del 2018.

El ministro de Vivienda hizo lo suyo y detalló lo que hará en la parte de la vivienda y en el de saneamiento. Se dijo que se iniciarán los trabajos de rehabilitación de colectores para asegurar el servicio de saneamiento y distribución de Agua Potables en Catacaos, Piura, Castilla y Sullana. Aseguró que ya se ha convocado el proceso para construir 5 mil 200 viviendas para familias damnificadas en la modalidad de Sitio Propio, para lo cual se han desembolsado 500 bonos en los distritos de Catacaos, Paita, Cura Mori y Chulucanas.

Protestas Ignacio Escudero

Protestas en Piura, se incrementarán si reconstrucción sigue sin analizar problemas sociales

Otros ministerios seguirán llegando a la región Piura, para mantener enhiesta la esperanza; muchos seguirán pensando que la descentralización es un nuevo modelo de gestión más eficiente y eficaz; pero no, la forma como se gestiona el territorio, sigue siendo el mismo del siglo XIX y cada día tenemos más oficinas desconcentradas de los ministerios y una inmensa masa burocrática en los gobiernos regionales y locales.

Reconstrucción con Cambios, es el ampuloso nombre de la Ley, que por el momento no resuelve con cambios casi nada.