Pedro Pablo Kuczynski : Primer año de gobierno, fragilidad, debilidad y centralismo

Editorial
Typography

ERP. El presidente Pedro Pablo Kuczynski ofrecerá hoy su segundo Mensaje a la Nación ante el Congreso de la República, con motivo del 196 aniversario de la independencia del Perú. Será un discurso de mirar el pasado como evaluación, pero mucho más en perspectiva para su segundo año de gobierno, el cual se desenvuelve en un contexto especial, por culpas propias y otras de estructura.

Existe una debilidad estructural que nace desde el momento mismo de su triunfo. Conforme hemos explicado en otras opiniones, el Congreso de la República se constituye con perjuicio de las minorías. El porcentaje obtenido por Fuerza Popular si bien es cierto, es legal; de ninguna manera lo es desde la realidad. Bastaría mirar lo que sucedió con Gregorio Santos, para darse cuenta de esta distorsión.

La derrota de Keiko Fujimori, no fue admitida como la expresión de una ciudadanía y al contrario, se usó el Poder Legislativo para intimidar a un gobierno débil en su formación, pero al mismo tiempo, débil en su funcionamiento. Lo sucedido con el ministro de Educación Manuel Saavedra, es una muestra del uso indebido de la fuerza del Congreso y de la debilidad del Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

La intención subyacente de ver libre a Alberto Fujimori, es usado como una estrategia donde nadie quiere dar el primer paso. Los fujimoristas se llaman muy institucionales y evitan legislar con nombre propio aún a costa de Alberto Fujimori y por otro lado, la falta de precisión de Pedro Pablo Kuczynski para no crear expectativas en el grupo opositor, llamado Fuerza Popular.

La salida del gabinete de su ex ministro y además Vicepresidente de la República, Martín Vizcarra, es el otro ejemplo de impericia del gobierno. Impericia para gestionar los asuntos públicos como el caso de Chinchero, impericia para definir con claridad política sobre el quehacer; pero, igualmente impericia para crear motivos y argumentos a favor de la oposición.

Chinchero fue una mala decisión para el Gobierno y una mala decisión para la imagen de un presidente con antecedentes de haber obtenido ventajas del Estado. El amplio informe que hizo Contraloría sobre el particular, demostró la precariedad de la Adenda que se suscribió con la Empresa respectiva.

Después de ello, el Ministro de Economía se equivoca en su actuación pública y cae por sus propios errores. La actitud del Contralor de aquel momento, si bien es cierto fue inadecuada, pero igualmente dio las luces para demostrar que algo oscuro se tejía debajo de la mesa del Gobierno. Era obvio que el contrato era deseado por los amigos de Pedro Pablo Kuczynski y de su ministro Fernando Zavala.

Sin embargo, los cambios de Ministros realizado por el presidente Pedro Pablo Kuczynski, demuestra que se sigue con ceguera en el manejo del Estado. Fernando Zavala no tiene la pericia para liderar el equipo de trabajo y los errores son múltiples. Podría ser un buen técnico, pero en lo político viene demostrando mucha precariedad.

Adicionalmente a lo mencionado, muy pronto los desaciertos en el proceso de Reconstrucción comenzarán a evidenciarse y marcará un distanciamiento entre las provincias y la presidencia de la República, la cual ha acentuado su manejo centralista en lo económico. Estas decisiones, de crear una autoridad de la Reconstrucción con Cambios, entregando la dirección a un profesional poco competente en temas del Estado, es un desacierto que viene llevando a la protesta a nivel nacional.

Pedro Pablo Kuczynski, ingresa a su segundo año de mandato, y lo que si queda claro, es que su debilidad es resultado de sus propios errores y lo que es más lamentable, no hace nada para encontrar el camino adecuado y dar la estabilidad que el país necesita. Al menos, en la sapiencia del presidente, es decir en la Economía, no hay ningún cambio y ninguna mejora.