Distrito de Suyo: Alto grado de inseguridad y ausencia de Estado

Editorial
Typography

ERP. El distrito de Suyo, pertenece a la provincia de Ayabaca y se encuentra cercano al Ecuador. Antaño, la capital distrital del mismo nombre, era un pueblo comercial debido a su conectividad con el vecino país, pero siempre fue pacífico, ahora es un territorio liberado donde se mata y asesina a personas con total frialdad y crueldad. Los escasos policías no pueden hacer nada y han sido superados por los delincuentes.

¿En qué momento se derivó a esta condición?. Alguien descubrió hace algunos años las riquezas que existían en su subsuelo, en tanto en Tambogrande el pueblo se levantaba contra la minería en distintos lugares del distrito de Suyo, se hacían socavones para extraer el oro que después sería vendido con total normalidad en el distrito de Las Lomas.

Allí sumergidos en los socavones, muchos desempleados encontraron una oportunidad y otros agricultores dejaron esa actividad para dedicarse a las faenas mineras. Al final, sabían que les daría mucho más ingresos que estar desempleado o estar ocupado en la agricultura.

Otros, tuvieron la suerte o mala suerte de encontrar bajo su suelo una veta de oro que convirtió a Suyo en una pequeña California y en un remedo del oeste americano, donde la ley de la fuerza imperaba para hacer prevalecer la explotación minera y en el caso de la venta del mineral, se acentuaba la corrupción estatal.

Poco a poco se fue extendiendo esta actividad y nuevos ricos aparecieron en el escenario; al mismo tiempo, otros cercaron los lugares de trabajo y contrataron a residentes y también maleantes para intimidar a quienes se oponían a la explotación minera. Las primeras muertes se dieron por oponerse a la minería o por facilitar su explotación.

Cuando la situación se hizo crítica, se pidió que haya una mayor seguridad y la respuesta inmediata del mando policial, consideraba como imposible; en tanto, las muertes se siguieron dando y la desatención se miraba, como sucede ahora, desde lejos y la inacción sigue siendo el principal aliado de estos malhechores, que arreglan sus diferencias con revólveres.

Suyo no es una comunidad de desinformados y salvajes, la mayor parte de su población es gente honesta y trabajadora. Han tenido la desdicha de tener en su subsuelo el oro que en lugar de generar progreso y desarrollo ha traído muerte y desolación. No se respeta nada, incluso ni al Ministerio Público y tampoco a la propia Policía Nacional.

En cierta oportunidad fuimos testigos, del ataque sorpresivo y furibundo de unos malhechores contra un Policía. Después lo dejaron a vista y paciencia de los pobladores, quienes no intervinieron por temor a la muerte, tal y conforme ha sucedido con el esposo de la mujer asesinada en Cachaquito, el cual prefirió protegerse de las balas asesinas.

El Comité Regional de Defensa Civil de Piura, se ha reunido y solo conversa y dialoga y no encuentra acciones concretas para acabar con esta lacra. Se pide más policías y la respuesta es lenta y los sicarios no esperan. Atacan día a día y cobran las vidas que la insania les dicta, y además, porque saben que no serán descubiertos y fugarán hacia el Ecuador donde se esconderán para volver después a cometer sus fechorías.

El presidente Pedro Pablo Kucznynski ha informado que terminará con la inseguridad y ojalá que sus palabras no solo se queden en enunciados jamás cumplidos. El Perú entero necesita que acabe la inseguridad y las muertes y requiere acción total para disminuir esta situación de caos y temor que se viene imponiendo.

Que la muerte de María Consuelo Suquilanda Gamboa (55) y Sergio Grover Luján Gonzales (30) en el distrito de Suyo, sean al final la luz que se requiere para que el Comité Regional de Seguridad Ciudadana, hable menos y actúe mucho más. Se creyó que tras la muerte del alcalde de Paimas despertaría, pero lamentablemente, solo vemos burocratismo.

Asesinado Suyo